Saltar al contenido principal

Francia condenó el tratamiento "inaceptable" de China hacia los uigures

En esta imagen de archivo del 21 de septiembre de 2018 se muestra a un hombre de etnia uigur trabajando en una obra en la región de Xinjiang, en China.
En esta imagen de archivo del 21 de septiembre de 2018 se muestra a un hombre de etnia uigur trabajando en una obra en la región de Xinjiang, en China. © Andy Wong / AP
6 min

El ministro de Asuntos Exteriores francés, Jean-Yves Le Drian, condenó los abusos que dijo comete el Gobierno chino contra esta minoría musulmana localizada en el interior del continente asiático, en la conocida región de Xinjiang.

Anuncios

París condenó firmemente la actitud del Gobierno de Beijing hacia sus ciudadanos de la región de Xinjiang. En esta zona, localizada en el interior del continente, vive una de las minorías más importantes de este país asiático, los uigures, una población que se proclama mayoritariamente musulmana, algo que no gusta a las élites del país comunista.

Durante los últimos años, se ha denunciado la sistemática violación de los derechos humanos por parte de las autoridades en la zona. Muchos denuncian que se han producido detenciones masivas, trabajos forzados y esterilizaciones a un gran número de mujeres, algo que ha hecho que Francia pida que sean enviados observadores internacionales independientes a la zona para que evalúen la situación.

"Francia observa con gran atención todos los testimonios transmitidos por la prensa y las organizaciones de derechos humanos", dijo el ministro de Relaciones Exteriores, Jean-Yves le Drian, a la Asamblea Nacional.

"Lo que se desprende de toda la información que tenemos o leemos son campos de internamiento para uigures, detenciones masivas, desapariciones, trabajos forzados, esterilizaciones forzadas, destrucción del patrimonio cultural uigur, y en lugares particulares de culto, vigilancia de la población y, en general, todo el sistema represivo establecido en esta región ", continuó el diplomático.

"Todas estas prácticas son inaceptables. Las condenamos enérgicamente", dijo Jean-Yves Le Drian, provocando aplausos en el hemiciclo. "En el futuro inmediato, pedimos que China permita el acceso a observadores internacionales independientes en esta área y que permita que el Alto Comisionado para los Derechos Humanos de las Naciones Unidas visite Xinjiang libremente".

Esta posición fue compartida por otros miembros del Ejecutivo galo, como el ministro de Finanzas, Bruno Le Maire, que calificó la situación como “repugnante e inaceptable” y trasladó su condena hacia la actuación china. Le Maire no habló sobre la polémica que ronda sobre la posibilidad de que las mascarillas importadas por varios países europeos se fabriquen en campos de concentración uigures.

La condena ya había llegado por parte de Estados Unidos

Esta posición de Francia es destacable dentro de la órbita de la Unión Europea, pero los primeros en denunciar esto fue Estados Unidos, que dentro de su escalada de tensiones con China remarcó las pésimas condiciones de vida que sufren los uigures, por lo que entienden es una represión sistemática ejercida desde Beijing.

Estados Unidos anunció el pasado lunes 20 de julio que había incluido a 11 empresas chinas en su lista negra, limitando su acceso a productos estadounidenses como causa de participar en la persecución contra la minoría uigur.

Una mujer de la etnia uigur protesta frente a una fila de fuerzas armadas chinas, en medio de las acusaciones de Beijing contra los separatistas uigures por los disturbios mortales en el extremo noroeste poblado por musulmanes, pero los expertos cuestionaron cuán reales eran esas amenazas. En Urumqi, en la región de Xinjiang, China, el 7 de julio de 2009.
Una mujer de la etnia uigur protesta frente a una fila de fuerzas armadas chinas, en medio de las acusaciones de Beijing contra los separatistas uigures por los disturbios mortales en el extremo noroeste poblado por musulmanes, pero los expertos cuestionaron cuán reales eran esas amenazas. En Urumqi, en la región de Xinjiang, China, el 7 de julio de 2009. © AFP/Peter Parks

Estas 11 empresas "están involucradas en violaciones de derechos humanos y vinculadas a la implementación de la campaña de represión, encarcelamiento masivo, trabajo forzado y recolección involuntaria de datos biométricos y análisis genéticos dirigidos a los uigures”.

Washington acusa a China de encerrar en Xinjiang a al menos un millón de musulmanes. China siempre ha negado esto y asegura que son centros de formación profesional y laboral que tienen el fin de ayudar a la población a encontrar un trabajo y a alejarla del extremismo islamista.

Los uigures son el grupo étnico mayoritario en la enorme región de Xinjiang, que comparte frontera con Afganistán y Pakistán. En la zona se han producido enfrentamientos violentos que las autoridades chinas han atribuido a radicales islamistas y separatistas uigures, lo que ha desembocado en una fuerte presencia policial y militar.

Con AP y EFE

 

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.