Saltar al contenido principal

Cautela a un año de los Juegos de Tokio por la amenaza del coronavirus

Un reloj marca la cuenta atrás para el comienzo de los Juegos Olímpicos de Tokio el 23 de julio de 2020 en la capital japonesa
Un reloj marca la cuenta atrás para el comienzo de los Juegos Olímpicos de Tokio el 23 de julio de 2020 en la capital japonesa Charly Triballeau AFP
4 min
Anuncios

Tokio (AFP)

Tokio celebra este jueves con sobriedad el inicio de la cuenta atrás de justo un año para el inicio de sus Juegos Olímpicos, este jueves, aunque la pandemia del nuevo coronavirus, que ya obligó a aplazarlos de 2020 a 2021, persiste y sigue amenazando el evento.

Los organizadores han previsto una modesta celebración sin la presencia del gran público, en un momento en el que la capital japonesa se enfrenta a una segunda ola de COVID-19.

Parece muy lejano el optimismo de hace un año, cuando Japón festejaba que quedaba un año para celebrar sus Juegos Olímpicos en 2020, mientras millones de japoneses intentaban obtener las primeras entradas puestas a la venta.

En la actualidad, la opinión pública nipona, temerosa de que los Juegos no hagan sino aumentar la gravedad del COVID-19 en su país, desea mayoritariamente un nuevo aplazamiento o una cancelación definitiva de esta cita, según varios sondeos recientes.

Los organizadores y el Comité Olímpico Internacional (COI) advirtieron de que un segundo aplazamiento está descartado, debido al inmenso rompecabezas logístico y a los sobrecostes que generaría.

En caso de no poder disputarse en 2021, los Juegos de Tokio serían directamente cancelados, insisten los altos directivos olímpicos, en lo que sería una decisión sin precedentes desde la Segunda Guerra Mundial.

"Nadie sabe cómo será el mundo en julio y agosto (de 2021). Por eso debemos prepararnos para varios escenarios" con la salud de todos los participantes como "prioridad", declaró la pasada semana el presidente del COI, Thomas Bach.

- Una vacuna, crucial -

"Estos Juegos Olímpicos pueden ser una etapa importante para todo el mundo" como primer evento planetario 'post COVID', deseó Bach, que se resiste a celebrarlos sin espectadores.

A finales de abril, el primer ministro japonés, Shinzo Abe, había estimado que los Juegos Olímpicos de Tokio en 2021 serían el símbolo de la "victoria de la Humanidad sobre el coronavirus". Pero también admitió que sería difícil organizarlos si esa "victoria" no se lograba de aquí a antes del evento.

La decisión histórica de aplazarlos un año se tomó a finales de marzo, cuando la pandemia del coronavirus, que comenzó en China, forzaba a numerosos países a decretar confinamientos y hacía imposible la disputa de los torneos preolímpicos de clasificación o el entrenamiento de los deportistas.

Las restricciones se han ido levantando o suavizando en muchos lugares, por ejemplo en Europa, pero el coronavirus sigue haciendo mucho daño en varios países del mundo como Estados Unidos, Brasil o India.

Las autoridades de muchos países, preocupadas ante un empeoramiento de las cifras de infectados, están reintroduciendo restricciones o decidiendo reconfinamientos localizados.

Los avances terapéuticos se multiplican, pero obtener una vacuna eficaz, segura y accesible a gran escala antes de mediados de 2021 es una perspectiva todavía muy incierta.

Tener una vacuna o un tratamiento será crucial para permitir a los Juegos disputarse, estimó el miércoles el presidente del Comité de Organización, Yoshiro Mori.

"Si la situación actual perdura, no podremos" organizar los Juegos", añadió Mori.

- Sedes olímpicas reservadas -

Es difícil por lo tanto ser muy optimista respecto a la posibilidad de dar inicio el 23 de julio de 2021 en Tokio a un gran cónclave deportivo con millones de espectadores y decenas de miles de deportistas, entrenadores, directivos, árbitros y periodistas.

Pese a todo, los organizadores se concentran en ese objetivo, tratando de resolver uno a uno los colosales problemas generados por el aplazamiento olímpico.

Recientemente se superó una etapa importante: todas las instalaciones olímpicas inicialmente previstas para 2020 pudieron ser reservadas para 2021, lo que permite respetar el calendario de las pruebas.

Los deportistas pueden ahora "fijarse objetivos concretos", destacó la pasada semana el director deportivo del Comité de Organización, Koji Murofushi.

Pero perduran otros puntos de duda, desde las contramedidas de los organizadores ante el virus al coste total del aplazamiento, pasando por la cuestión de los patrocinadores y su mantenimiento en el proyecto.

Por otra parte, las fronteras de Japón siguen actualmente cerradas para las personas de 129 países, como medida protectora contra la pandemia. Una política especialmente restrictiva difícilmente conjugable con la dimensión de fiesta mundial abierta de unos Juegos Olímpicos.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.