Saltar al contenido principal

El PNUD aboga por un ingreso mínimo temporal para ayudar a los más pobres

Un refrigerador con bebidas y alimentos a libre disposición de las personas necesitadas en la puerta de una cafetería de Los Ángeles el 16 de julio de 2020
Un refrigerador con bebidas y alimentos a libre disposición de las personas necesitadas en la puerta de una cafetería de Los Ángeles el 16 de julio de 2020 Frederic J. Brown AFP
2 min
Anuncios

Naciones Unidas (Estados Unidos) (AFP)

Unas 3.000 millones de personas, entre las más pobres del mundo, deberían recibir un ingreso mínimo temporal para frenar la pandemia del nuevo coronavirus, estimó el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD).

Mientras la pandemia se agrava en los países en desarrollo, la adopción "inmediata" de esa medida para que los más pobres puedan quedarse en casa permitiría desacelerar el avance del virus, según un estudio del PNUD publicado el miércoles.

Estimó que unos 199.000 millones de dólares por mes podrían "proveer un ingreso mínimo garantizado durante seis meses a las 2.700 millones de personas que viven por debajo o justo por encima del umbral de pobreza en 132 países en desarrollo".

El informe subrayó que "es urgente adoptar esta medida" en la medida en que la pandemia "se propaga ahora a un ritmo de más de 1,5 millones de nuevos casos por semana, especialmente en los países en desarrollo donde siete de cada 10 trabajadores viven gracias a los mercados informales y no pueden ganar dinero si se quedan en sus casas".

"Un momento histórico sin precedentes exige medidas sociales y económicas sin precedentes", declaró el administrador del PNUD, Achim Steiner.

"Los planes de rescate y recuperación no pueden concentrarse únicamente en los grandes mercados y empresas. Un ingreso mínimo temporal podría permitir a los gobiernos proporcionar a las personas confinadas una seguridad financiera", agregó.

La pandemia deja oficialmente más de 15 millones de casos del nuevo coronavirus en el mundo y al menos 617.603 muertos, desde que apareció el virus en diciembre en China.

Según las proyecciones de la ONU, el virus podría matar a 1,67 millones de personas en 30 países en desarrollo.

"La covid-19 exacerbó las desigualdades mundiales y nacionales existentes y ha creado nuevas disparidades que golpean más duramente a las personas más vulnerables", concluyó el PNUD.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.