Saltar al contenido principal

Hacerse la prueba de Covid-19 sigue siendo una odisea en Francia

En ciertas regiones francesas, las capacidades para hacer y procesar las pruebas de Covid-19 llegan a la saturación.
En ciertas regiones francesas, las capacidades para hacer y procesar las pruebas de Covid-19 llegan a la saturación. © Jean-François Monier / AFP
5 min

Envíos masivos de bonos para las pruebas, retoma de cirugías, vacaciones del personal… Hacerse la prueba de Covid-19 en Francia sigue siendo difícil y las capacidades de testeo están al borde de la saturación en ciertas regiones, particularmente en la Île-de-France. 

Anuncios

“¡Háganse la prueba!” Para muchas personas, seguir esta consigna de las autoridades para frenar la epidemia de Covid-19 sigue siendo un dolor de cabeza en Francia.

Un joven, entrevistado por la AFP, debe esperar una semana para obtener una prueba virológica con orden médica en un laboratorio de análisis en la capital. “¿Tendré los resultados mañana?”, “No, para la PCR hay que esperar hasta el lunes en la mañana”, fue la respuesta que obtuvo otro paciente un miércoles por la tarde, en una región parisina, mientras las autoridades sanitarias aseguran que el resultado debe ser entregado a las 24 horas siguientes.

En un desierto médico de un departamento poco afectado, la situación no es mucho mejor. Así lo comprobó Michèle al buscar “dónde hacerse una prueba”. Enfrentándose con médicos que no estaban al tanto e informaciones desactualizadas en la página de su Agencia Regional de Salud (ARS), finalmente logró conseguir una cita para dentro de “seis días”.

“Las fechas para las citas siguen siendo muy lejanas, todavía hay trabajo por hacer”, lamentó Jean-François Delfraissy, presidente del Consejo Científico durante la pandemia, que descubrió esta información al llamar a un laboratorio sin dar su nombre. El resultado: “Una cita para dentro de seis días”. 

Sin embargo, lo que está en juego es importante: hacer pruebas de manera prioritaria a quienes tienen síntomas y detectar a los portadores del virus lo más pronto posible, con el fin de prevenir a tiempo a quienes estuvieron en contacto para realizarles, a su vez, una prueba y así romper las cadenas de transmisión. 

Al borde de la saturación con las pruebas en la región parisina

Aunque el país tiene la capacidad de hacer 700.000 pruebas por semana “e incluso un millón de ser necesario”, el ministro de Salud, Olivier Véran, reconoció en 'Franceinfo' que “hay lugares donde estamos al borde de la saturación, en los que se realizan muchas pruebas, como en Île-de-France (…) y otros donde hay mucho margen”. 

“Movilicé a los laboratorios para que trabajen aún más entre ellos, tengo una lista de comunas en Île-de-France donde los laboratorios no hacen ninguna prueba, entonces les dije: ‘Eso es imposible’”.

Una mujer con mascarilla camina por París, con la Torre Eiffel de fondo, el 11 de mayo de 2020.
Una mujer con mascarilla camina por París, con la Torre Eiffel de fondo, el 11 de mayo de 2020. Philippe López AFP/Archivos

Para el director de la ARS franciliana, Aurélien Rousseau, hay tres factores de tensión que favorecen los “cuellos de botella”: la retoma de las cirugías (se hacen pruebas antes de operar), las pruebas antes de salir de vacaciones y los envíos masivos de bonos del Seguro Médico para las pruebas. Ya se han distribuido más de dos millones. 

“Nos gustaría que los políticos, antes de hacer anuncios, trabajen con las administraciones para que todo esté listo”, declara François Blanchecotte, presidente del Sindicato de Biólogos (SDB). “No se trata de un problema técnico sino de organización (…) Ya había dicho hace dos meses que hacerle pruebas a miles de personas en un mismo lugar, al mismo tiempo, sería un problema”. 

“Hay un tiempo irreducible para la toma de muestras, para la limpieza de las salas para asegurar la seguridad”, explica el biólogo. Sin olvidar los demás exámenes (cáncer, diabetes, etc.) y las vacaciones del personal cansado. 

Ahora, además de los biólogos médicos, los 40.000 técnicos de laboratorio también pueden tomar muestras. De igual manera, los prefectos de departamento pueden autorizar que estudiantes de medicina o de enfermería también lo hagan. En algunas regiones, los bomberos o la Cruz Roja ayudan.

Pruebas rápidas experimentales

Pero el presidente del SDB “no ve cómo es posible lograrlo si no hay más personal médico que ayude”. Esto alude en particular a los más de 200.000 médicos activos que podrían participar en la toma de muestras. Además, el sindicato publicó en Internet un tutorial mostrando cómo realizar las tomas de manera correcta. 

Las pruebas de saliva virológicas en máquina “ahorrarían muchísimo tiempo”, afirma Blanchecotte.

Algunos biólogos las utilizan “de manera experimental y trabajan sobre este tema con el Centro Nacional de Referencia (CNR)”, según Lionel Barrand, del Sindicato de jóvenes biólogos médicos. 

Pero “esas pruebas no son confiables”, consideró Jean-François Delfraissy, incluso aunque crea que evolucionarán y que “a finales de agosto” estarán listas. 

Un médico realiza una prueba de coronavirus en un autocine en Plabennec (oeste de Francia), el 20 de julio de 2020.
Un médico realiza una prueba de coronavirus en un autocine en Plabennec (oeste de Francia), el 20 de julio de 2020. © AFP

La posibilidad cercana de poder realizar la prueba clásica sin orden médica, anunciada por el presidente Macron el 14 de julio, se sumaría al problema y “necesitaría una organización logística”, reconoció el ministro de Salud. “Lo vimos en Île-de-France: al proponerle a un millón de personas que se realicen la prueba, hay un efecto de saturación”. 

Y la cobertura de la prueba (54 euros) sin necesidad de una orden, por parte del Seguro Médico, seguía estando todavía bajo discusión el lunes, se lamenta François Blanchecotte.

 

Con AFP

Este artículo fue adaptado de su original en francés 

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.