Saltar al contenido principal

La historia de la esclavitud rastreada en decenas de miles de americanos

El comercio de esclavos
El comercio de esclavos Jonathan WALTER AFP
3 min
Anuncios

Washington (AFP)

El tráfico de esclavos entre África y América y la explotación económica y sexual de millones de hombres y mujeres hasta el siglo XIX se pueden rastrear en el ADN de sus descendientes, describe un gran estudio publicado el jueves y realizado gracias a los perfiles genéticos acumulados por la firma 23andMe.

Más de 50.000 personas en América, Europa y África participaron en este sorprendente estudio que combina análisis de ADN individuales y archivos detallados sobre los barcos que transportaron a los esclavos, 12,5 millones de hombres, mujeres y niños entre 1515 y 1865, el 70% de los cuales fueron desembarcados en América Latina y entre 300.000 y 500.000 en América del Norte.

Más de dos millones murieron durante la travesía.

"Queríamos comparar nuestros resultados genéticos con los manifiestos de transportes para encontrar posibles desacuerdos, que aparecieron en algunos casos de manera bastante flagrante", explica a la AFP Steven Micheletti, genetista de la compañía.

Los investigadores notaron que, aunque los esclavos eran mayoritariamente hombres, a lo largo de los siglos las mujeres africanas han contribuido mucho más genéticamente a la población actual, lo que observaron al analizar los genes del cromosoma X, que las mujeres tienen duplicado.

"En algunas regiones, estimamos que se reprodujeron 17 mujeres africanas por cada hombre africano", dice Micheletti, y admite que nunca hubieran pensado que esta proporción fuera tan alta.

Esto se explica por la política de "dilución" o "blanqueamiento racial" que se practicaba entonces en América Latina, que consistía en "blanquear" a la población alentando la reproducción entre colonos y esclavos, especialmente en Brasil a principios del siglo XIX, recordaron los autores del estudio, publicado en el American Journal of Human Genetics.

En cambio, en Estados Unidos los hombres y mujeres africanos se reprodujeron en casi igual proporción.

"La tendencia era alentar la procreación entre esclavos para producir más esclavos", dice Joanna Mountain, directora de investigación en 23andMe, aunque la violación de esclavas por parte de sus dueños también era común.

El estudio también revela que los afroamericanos de Estados Unidos están predominantemente vinculados a poblaciones que habitaban en una región de África correspondiente a la actual Nigeria, mientras que en aquella época estas poblaciones representaban solo una minoría de los esclavos enviados a Estados Unidos.

De hecho, los esclavos llegaban al Caribe y luego eran reenviados a Estados Unidos, una faceta del comercio de esclavos que apenas comienza a revisarse ahora.

La subrepresentación de la herencia genética de países como Senegal y Gambia en Estados Unidos tiene una explicación dramática: "Como los senegambianos a menudo eran productores de arroz en África, muchas veces eran transportados a plantaciones de arroz en Estados Unidos".

Estas plantaciones eran invadidas con frecuencia por la malaria y tenían una alta tasa de mortalidad, lo que posiblemente condujo" a esa subrepresentación, escribe Micheletti.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.