Saltar al contenido principal

Trump enviará más tropas federales a otras ciudades, en medio de denuncias de abusos en Portland

El presidente Donald Trump, durante una rueda de prensa, en la Casa Blanca, en Washington D.C., Estados Unidos, el 22 de julio de 2020.
El presidente Donald Trump, durante una rueda de prensa, en la Casa Blanca, en Washington D.C., Estados Unidos, el 22 de julio de 2020. © Reuters/Leah Millis

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ratificó que enviará enviar tropas federales a al menos tres ciudades, para “ayudar a detener los crímenes violentos”, como califica a los desmanes registrados al margen de la ola de protestas desatada tras el asesinato del afroamericano George Floyd el pasado mayo. 

Anuncios

El presidente Donald Trump intenta ampliar la intervención de su Gobierno bajo la aplicación de "la ley y el orden", mientras impulsa su campaña para un segundo mandato.

El mandatario anunció este miércoles 22 de julio que enviará agentes federales a Chicago, Illinois, Albuquerque, Nuevo México, Nueva York y Filadelfia, para “ayudar a combatir el aumento de la delincuencia”.

Utilizando el mismo lenguaje alarmista que ha empleado para describir la inmigración ilegal, el mandatario estadounidense retrató a las ciudades lideradas por demócratas como sitios fuera de control. Trump arremetió contra lo que considera "izquierda radical", a la que culpó por el aumento de la violencia en algunas ciudades.

"En las últimas semanas ha habido un movimiento radical para desmantelar y disolver nuestro departamento de Policía", dijo el republicano en un evento de la Casa Blanca.

Asimismo, culpó al movimiento de "una impactante explosión de disparos, asesinatos y crímenes atroces de violencia" (…) "Este derramamiento de sangre debe terminar", agregó.

El plan anunciado por Trump este miércoles amplía un programa existente, conocido como “Operation Legend”, para frenar el aumento de la violencia en todo el país, con el que envió a cientos de agentes federales a Kansas City, Missouri, después de la muerte a tiros de un niño de 4 años, llamado Legend Taliferro.

Trump también ha enviado militares a otras ciudades como Portland, en Oregon, para tratar de sofocar las protestas contra la discriminación racial.

Enviar agentes federales para ayudar a las localidades no es inusual. El fiscal general William Barr anunció un esfuerzo de aumento similar en diciembre de 2019, para siete ciudades con violencia creciente.

Pero esta nueva movida de la administración Trump también movilizará a al menos 100 oficiales del Departamento de Investigaciones de Seguridad Nacional, que generalmente realizan investigaciones de tráfico de drogas y explotación infantil, además de personal del FBI, del Servicio de Mariscales y de la Agencia de Control de Bebidas Alcohólicas, Tabaco, Armas de Fuego y Explosivos, ATF.

La oposición de los alcaldes frente a la decisión de Trump

El alcalde de la ciudad de Nueva York, Bill de Blasio, anunció desde el martes que desafiaría al presidente de Estados Unidos ante los tribunales si avanzaba en su amenaza de enviar agentes federales hacia la ciudad más poblada del país.

Archivo-Tropas de la Guardia Nacional de EE. UU. Conducen cerca a los manifestantes que protestan pacíficamente frente al Edificio Federal de Wilshire, tras la muerte del afroamericano George Floyd. En Los Ángeles, California, el 1 de junio de 2020.
Archivo-Tropas de la Guardia Nacional de EE. UU. Conducen cerca a los manifestantes que protestan pacíficamente frente al Edificio Federal de Wilshire, tras la muerte del afroamericano George Floyd. En Los Ángeles, California, el 1 de junio de 2020. © Mario Tama/Getty Images/Vía AFP

"Este presidente se jacta y fanfarronea y dice que va a hacer cosas, que nunca se materializan de manera regular, por lo que no debemos sobrevalorar sus declaraciones, ya que a menudo no son ciertas".

De Blasio agregó que agentes no identificados que detuvieron a ciudadanos en las calles "parecían violar los derechos constitucionales básicos".

Por su parte, Jim Kenney, alcalde de Filadelfia, otra de las ciudades en la lista del mandatario, predijo que el despliegue de agentes federales sería contraproducente al exacerbar las tensiones en un momento en que las ciudades todavía están lidiando con la propagación del Covid-19.

"Que la Casa Blanca busque imponer la participación federal de esta manera, después de meses de rescindir su responsabilidad de liderar una respuesta federal al Covid-19, es irónico y ofensivo", dijo Kenney en un comunicado.

Kenney añadió que "usaría todos los medios disponibles para resistir un esfuerzo tan equivocado".

Aumento significativo de la violencia, previo a las elecciones presidenciales

La decisión de enviar agentes federales a algunas ciudades se produce en un momento de alta repercusión política, cuando Trump intenta una nueva estrategia para su reelección en los comicios de este noviembre, luego de que las alarmantes cifras de la pandemia en su país golpearan la economía. Esta situación desmanteló lo que su equipo de campaña había visto como un boleto que aseguraría su segundo mandato.

Agentes federales, desplegados bajo la nueva orden ejecutiva de la administración Trump, para proteger monumentos y edificios federales, se enfrentan a manifestantes que protestan contra la discriminación racial y la violencia policial, en Portland, Oregón, EE. UU., el 21 de julio de 2020.
Agentes federales, desplegados bajo la nueva orden ejecutiva de la administración Trump, para proteger monumentos y edificios federales, se enfrentan a manifestantes que protestan contra la discriminación racial y la violencia policial, en Portland, Oregón, EE. UU., el 21 de julio de 2020. © Reuters/Caitlin Ochs

Cuando faltan menos de cuatro meses para las elecciones, Trump ha advertido que la violencia empeoraría si su rival demócrata Joe Biden es el ganador. Los demócratas han respaldado reformas policiales, tras el asesinato del afroamericano George Floyd y las protestas a nivel nacional que exigen justicia racial.

Trump señaló que los alcaldes de las ciudades de su lista eran demócratas liberales, lo que respalda las preocupaciones de que su decisión tenga motivaciones políticas.

Pero también es cierto que, paralelamente, este país presenta un aumento de la delincuencia común. Chicago ha visto una explosión de crímenes violentos este verano, con 116 asesinatos, hasta el 19 de julio, un aumento de cerca del 200 por ciento, con respecto al año anterior, según los datos del Departamento de Policía.

El anuncio de Trump también siguió a una alarmante noche de violencia en esta ciudad, que incluyó un tiroteo entre pandilleros en un funeral, en el que 15 personas resultaron heridas, incluida una niña de 3 años de edad, que se encuentra en estado crítico.

"Para aquellas personas en Chicago y otras ciudades donde estaremos: la ayuda está en camino", sentenció Trump.

El superintendente de Policía David Brown culpa a las batallas territoriales entre los aproximadamente 117.000 pandilleros, en la ciudad de 2.7 millones de habitantes, donde un tiroteo causa un ciclo interminable de venganza.

Albuquerque también enfrenta un aumento en el crimen, con cuatro asesinatos en 24 horas el fin de semana del 10 de julio, según las autoridades federales.

Expertos en justicia penal indican que el crimen comenzó a aumentar en lugares como Chicago, Nueva York y Filadelfia a medida que se fueron levantando los confinamientos, sumado a un desempleo histórico y la recriminación masiva contra la brutalidad policial y el racismo.

Con AP y Reuters

 

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.