Saltar al contenido principal

La ONU alerta que Boko Haram ha usado unos 200 niños como “bombas humanas” en tres años

En esta foto tomada el lunes 18 de febrero de 2019, mujeres y niños desplazados por extremistas islamistas se sientan debajo de un árbol en el campamento de Malkohi en Yola, Nigeria.
En esta foto tomada el lunes 18 de febrero de 2019, mujeres y niños desplazados por extremistas islamistas se sientan debajo de un árbol en el campamento de Malkohi en Yola, Nigeria. © AP / domingo Alamba
5 min

El grupo yihadista Boko Haram hizo uso de al menos 203 menores, la mayoría niñas, para perpetrar ataques terroristas entre enero de 2017 y diciembre de 2019, según lo indicado este 24 de julio por la Organización de Naciones Unidas en su informe sobre la situación actual de los menores en el conflicto armado en Nigeria.

Anuncios

“Los niños y niñas en el noreste de Nigeria siguen sufriendo horribles violaciones a manos del grupo yihadista Boko Haram y se vieron profundamente afectados por las operaciones militares contra el grupo por parte de las fuerzas gubernamentales”, advierte la representante especial del secretario general de Naciones Unidas para la Infancia y los Conflictos Armados, Virginia Gamba.

Según el informe presentado este viernes por la organización, en Nigeria durante los últimos tres años se han confirmado 5.741 violaciones graves contra menores de edad, entre las que se cuentan 3.061 reclutamientos forzados y el citado grupo sería responsable de al menos 1.385 de ellos. 

“Una práctica particular y especialmente despreciable de Boko Haram fue utilizar a los niños, principalmente niñas, como portadores de dispositivos explosivos improvisados, también conocidos como "bombas humanas", explicó la representante.

Concretamente, el documento habla de 146 niñas y 57 niños que fueron forzados a llevar a cabo ataques suicidas en el país. A estas cifras se suman otros 1.133 menores que murieron o fueron mutilados en el noreste de Nigeria a causa de ataques, mientras que otros 280 quedaron en medio de las ofensivas de las fuerzas de seguridad nigerianas.

Los otros menores secuestrados, según Gamba, están siendo utilizados como esclavos sexuales o se encuentran realizando tareas de apoyo como cocineros o porteadores. 

El informe también advierte que, a la fecha, se verificaron 64 incidentes de violencia sexual que afectaron a 204 menores, pero la agencia estiman que muchos otros de esos casos se desconocen porque “la violación no se denuncia por miedo al estigma, represalias, falta de responsabilidad de los perpetradores y falta de recursos para los sobrevivientes”, explica Gamba.

Lo más preocupante es que estas agresiones contra de los menores ya trascendieron las fronteras nigerianas y ahora también se llevan a cabo en el vecino Camerún, Chad y Níger, donde también se realizan acciones del grupo. 

"Los niños de Nigeria y los países vecinos continuaron sufriendo horrendas violaciones por parte de Boko Haram y la expansión de las actividades del grupo en la región de la cuenca del lago Chad es una grave preocupación para el secretario general", aseguró Gamba.

Los abusos cometidos por las fuerzas gubernamentales

Otras violaciones señaladas en el informe tienen que ver con violencia sexual y los arrestos cometidos por las fuerzas nigerianas, especialmente por parte de la Fuerza de Tarea Conjunta Civil (CJTF), un grupo local de apoyo a las Fuerzas de Seguridad formado en el año 2013.

De acuerdo con el reporte, más de 2.000 menores fueron víctimas de reclutamiento y explotación por parte de la CJTF antes de septiembre de 2017, cuando el grupo firmó un Plan de Acción con las Naciones Unidas para ponerle fin a dichos abusos. 

En esta foto de archivo del sábado 1 de agosto de 2009, tropas nigerianas en Maiduguri, Nigeria.
En esta foto de archivo del sábado 1 de agosto de 2009, tropas nigerianas en Maiduguri, Nigeria. © AP / domingo Alamba

Sin embargo, la ONU alerta de que todavía persisten las detenciones a menores “por la asociación real o supuesta de ellos o sus padres con Boko Haram”, lo que genera “gran preocupación”. Aunque la organización advierte que el número real de menores afectados “no ha podido ser determinado” ya que los investigadores “no tenían acceso a las instalaciones ni a los niños”. 

"Los niños anteriormente asociados no deberían ser penalizados con la detención y pido al Gobierno de Nigeria que acelere su liberación y priorice su reintegración en la sociedad”, exhortó Gamba quien, además, hizo un llamado al Gobierno a revisar y adoptar un protocolo para la entrega de los niños. 

El informe también recordó que la agencia de Naciones Unidas está lista para continuar apoyando al Gobierno de Nigeria y a los socios internacionales para abordar los desafíos y garantizar una mejor protección de los niños nigerianos contra los enfrentamientos armados.

¿Cómo surgió Boko Haram y cuál es su relación con el grupo Estado Islámico? 

Boko Haram fue creado en 2002 en la localidad de Maiduguri, al noreste de Nigeria, por el líder Mohameh Yusuf, con el propósito de denunciar el abandono al que las autoridades habían sumido al norte del país.

Foto del archivo del 16 de noviembre de 2017, las mujeres lloraron la muerte de un miembro de la familia después de un ataque suicida en Maiduguri, Nigeria, atentados suicidas, secuestros masivos, decenas de miles de personas asesinadas.
Foto del archivo del 16 de noviembre de 2017, las mujeres lloraron la muerte de un miembro de la familia después de un ataque suicida en Maiduguri, Nigeria, atentados suicidas, secuestros masivos, decenas de miles de personas asesinadas. © AP / Jossy Ola

En aquel momento, solo efectuaba ataques contra la Policía, al representar al Estado. Pero, desde que Yusuf fue abatido por agentes en 2009, el grupo se radicalizó e inició una sangrienta campaña para imponer un Estado de corte islámico.

Desde entonces, el noreste de Nigeria y las áreas de Camerún, Chad y Níger, fronterizas a su vez con la cuenca del lago Chad, viven bajo una doble amenaza yihadista.

En la última década, Boko Haram y su escisión del Estado Islámico en la provincia de África Occidental han acabado con la vida de más de 27.000 personas y desplazado de sus casas a cerca de tres millones, según los datos de la ONU.

Con información de Naciones Unidas y EFE

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.