El presidente de Túnez designa como primer ministro a Hichem Mechichi

Hichem Mechichi el 27 de febrero de 2020 en la capital de Túnez.
Hichem Mechichi el 27 de febrero de 2020 en la capital de Túnez. © Fethi Belaid / AFP

Mechichi, quien era hasta ahora ministro del Interior, tiene el encargo de formar Gobierno después de meses de una inestabilidad política en Túnez. 

Anuncios

Túnez vuelve a la marca de salida: el presidente, Kaïs Said, designó un nuevo primer ministro después de meses de inestabilidad política y un escándalo por corrupción que desestabilizó al anterior Gobierno. Esta vez será Hichem Mechichi, hasta ahora ministro del Interior, el encargado de formar un Ejecutivo que desencalle la situación política del país. 

Mechichi, un político de 46 años que no está afiliado a ningún partido, tiene un mes para hacer una propuesta que logre la aprobación del Parlamento tunecino por mayoría simple. De no ser así, Said deberá convocar elecciones.

El anterior primer ministro, Elyes Fakhfakh, perdió el cargo solo cinco meses después de haber llegado al liderazgo del país, acusado de corrupción al tener acciones en una empresa que recibió contratos públicos por parte del Gobierno. 

Fakhfakh acusó al partido conservador e islamista Ennahda de la crisis política del país: Ennahda, socio de Gobierno de Fakhfakh, fue quien denunció el conflicto de intereses en el que se vio envuelto el ex primer ministro. 

"Lo que han hecho es un crimen contra Túnez. Habíamos preparado un plan de rescate en un mes y medio mientras ellos preparaban la caída del Gobierno", lamentó Fakhfakh. También reconoció su error al no haber vendido sus acciones de la compañía privada, aunque lo atribuyó a que prefirió preocuparse de "los problemas del Estado y de la ciudadanía" antes que de sí mismo. 

El país inmerso en una crisis económica y política sin fin

Túnez atraviesa una crisis económica y política que parece no tener fin. El Gobierno de Fakhfakh solo llevaba seis meses en el poder después de haber conseguido la aprobación del Parlamento por un estrecho margen de votos. Sin embargo, las disputas internas entre los miembros del Ejecutivo terminaron con su mandato.

El legislativo tunecino sigue estando muy fragmentado tras las pasadas elecciones, celebradas en octubre de 2019: el partido con más representación es Ennahda, pero solo ostenta un cuarto de las sillas del Parlamento. 

La inestabilidad política tiene en pausa al país, que se encuentra al borde de la quiebra y que pronto podría verse incapaz de pagar los sueldos de sus 700.000 funcionarios. 

Además, la pandemia global de Covid-19 solo agrava la crisis económica y las discrepancias políticas alrededor de su gestión. El país registra poco más de 1.440 casos de coronavirus y 50 víctimas mortales. 

Mechichi, jurista de formación, será el encargado de manejar estas crisis a pesar de que su nombre nunca estuvo entre los propuestos por los principales partidos de Túnez.

Con EFE y Reuters

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24