Saltar al contenido principal

Brasil registró más de 70.000 nuevos casos de Covid-19 en la última jornada

Varias personas en la playa de Copacabana, Río de Janeiro, Brasil, el 28 de julio de 2020 en medio de la pandemia por Covid-19.
Varias personas en la playa de Copacabana, Río de Janeiro, Brasil, el 28 de julio de 2020 en medio de la pandemia por Covid-19. © REUTERS / Ricardo Moraes
3 min

De acuerdo con el reporte entregado por las autoridades brasileñas este 29 de julio, el gigante latinoamericano superó un nuevo récord diario de contagios con más de 70.000 casos y 1.600 muertes, lo que eleva las cifras totales a 2,5 millones de infectados y más de 90.000 fallecidos. 

Anuncios

Brasil, el segundo país del mundo más golpeado por la pandemia después de Estados Unidos, registró este miércoles un nuevo récord de casos de coronavirus: 72.377. 

Según el informe del Consejo Nacional de Secretarios de Salud (CONASS), en el gigante latinoamericano hay 2.553.265 contagiados y más de 90.134 fallecidos a causa del virus. 

São Paulo es el principal foco de contagio en el país, con más de 514.000 infectados y 22.389 muertos, seguido de Ceará, con 169.072 contagiados y más de 7.600 decesos. La municipalidad de Río de Janeiro, es la tercera en la lista de los más afectados, tiene 161.647 casos activos y 13.200 muertes. 

"Presentamos datos nacionales, pero es como si tuviéramos múltiples pandemias de Covid-19 con diferentes regiones del país comportándose de manera diferente", dijo el secretario de Vigilancia de la Salud, Arnaldo Correia de Medeiros, en una conferencia de prensa. 

A pesar de las cifras, el Gobierno del presidente Jair Bolsonaro anunció que levantará la prohibición de los viajeros extranjeros que vuelen hacia al país, siempre que tengan cobertura de seguro médico para su viaje. La prohibición hacía parte de las medidas de contención del virus que habían sido aplicadas desde marzo. 

Bolsonaro sigue promoviendo la actividad económica

Los brasileños siguen señalando a Bolsonaro y su despreocupada política de salud como responsables de la crisis sanitaria que atraviesa el país, mientras el mandatario hace caso omiso a las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS) con respecto a la reapertura precipitada de los comercios, ya que según él “la actividad económica debe prevalecer”. 

Pero el mandatario no es el único en ese tono. Con la permisividad de muchos gobernadores y alcaldes locales, los brasileños se han amontonado en bares y plazas públicas incluso sin utilizar mascarillas de protección. 

Según la prensa local, este miércoles uno de los institutos de investigación brasileños llegó a un acuerdo con Sinopharm, una empresa China, para comenzar lo que sería el cuarto ensayo importante de una posible vacuna en el país.

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, con una máscara protectora para frenar la propagación del nuevo coronavirus, asiste a la ceremonia de lanzamiento de un programa de garantía de derechos para mujeres rurales, en el Palacio Presidencial de Planalto en Brasilia, Brasil, el miércoles 29 de julio de 2020.
El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, con una máscara protectora para frenar la propagación del nuevo coronavirus, asiste a la ceremonia de lanzamiento de un programa de garantía de derechos para mujeres rurales, en el Palacio Presidencial de Planalto en Brasilia, Brasil, el miércoles 29 de julio de 2020. © AP / Eraldo Peres

"Brasil está experimentando la peor fase de la pandemia", dijo Alexandre Naime, jefe del departamento de enfermedades infecciosas de la Universidad Estatal de Sao Paulo. "Paradójicamente, las políticas públicas y el comportamiento personal van en la dirección opuesta, como si no estuviéramos viviendo una tragedia diaria", agregó.

La consecuencia del comportamiento ciudadano también se vió reflejada la semana pasada, cuando el país registró más 7.500 muertes por el brote, la mayor cantidad en una semana desde que comenzó la pandemia.

El propio Bolsonaro ha incumplido las pautas de distanciamiento social al unirse a partidarios en manifestaciones en Brasilia en los últimos meses. También resultó contagiado, por lo que pasó semanas en aislamiento hasta lograr recuperarse y dar negativo en su última prueba. 

Las tensiones son tantas, que una coalición de más de 60 sindicatos brasileños acusaron al presidente Bolsonaro de genocidio hace un par de días ante el Tribunal de La Haya por su gestión de la pandemia.

Con Reuters y EFE

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.