Saltar al contenido principal

Sueros equinos que inhiben el coronavirus, una esperanza para Costa Rica

El suero desarrollado por la Universidad de Costa Rica neutraliza al virus y es 100 veces más potente que el plasma convaleciente que se obtiene de seres humanos, según sus investigadores.
El suero desarrollado por la Universidad de Costa Rica neutraliza al virus y es 100 veces más potente que el plasma convaleciente que se obtiene de seres humanos, según sus investigadores. © Cortesía del Instituto Clodomiro Picado de la Universidad de Costa Rica.
6 min

En medio de días difíciles para los costarricenses por el aumento vertiginoso y exponencial de los casos diarios del nuevo coronavirus, la noticia ha llegado para dar aliento: científicos locales lograron desarrollar dos formulaciones que inhiben la capacidad infecciosa del SARS-CoV-2. Aunque los resultados han sido prometedores y en tiempo récord, el camino que sigue aún es largo.

Anuncios

El anuncio llega justo cuando en Costa Rica el número de hospitalizaciones ha aumentado considerablemente, lo que genera preocupación en la ciudadanía y las autoridades que ven señales de una pronta saturación del sistema sanitario. A este 31 de julio, Costa Rica contabiliza 17.820 casos de Covid-19 y 150 decesos.

El colapso de los servicios médicos debido a la pandemia de Covid-19 es una realidad a la que se han enfrentado diferentes países en el mundo, inclusive los poderosos y ricos, pero el país centroamericano logró sortear ese peligro durante su primera ola en marzo. En ese momento los casos y las hospitalizaciones eran pocos y el panorama pintaba muy bien, la nación se perfiló como una de las pocas con buenos resultados en el manejo de la emergencia sanitaria. 

A pesar de que la situación estaba bajo control, funcionarios de varias instituciones estatales decidieron que era mejor prepararse para lo peor con suficiente antelación. Hace cinco meses el Instituto Clodomiro Picado de la Universidad de Costa Rica (ICP-UCR) se dio a la tarea de desarrollar un medicamento para contrarrestar el efecto destructor del coronavirus. 

“Desde el inicio de la pandemia, al entender la dificultad de conseguir equipos, tratamientos y demás en torno al Covid-19, se decidió que Costa Rica debía volverse autosuficiente en la medida de lo posible… pretender desarrollar un tratamiento contra el Covid-19 era, tal vez, demasiado audaz; pero, justamente, en una pandemia, es que necesitamos esa audacia nacional y tenemos que creérnosla de que Costa Rica sí es capaz de crear sus propias soluciones”, dijo orgulloso el presidente de la Caja Costarricense de Seguridad Social Román Macaya el día del anuncio el pasado 28 de julio. 

¿En qué consiste el hallazgo del suero equino?

Los investigadores del ICP-UCR usaron varias proteínas del virus SARS-CoV-2 para inmunizar seis caballos y así inducir al sistema inmune de estos animales a producir anticuerpos específicos. Este plasma neutraliza al virus y es 100 veces más potente que el plasma convaleciente que se obtiene de seres humanos, se lee en la nota de prensa difundida por el Gobierno de Costa Rica.

France 24 conversó con el Dr. Alberto Alape, director del ICP-UCR y quien brindó detalles de las dos formulaciones desarrolladas por él y un equipo interdisciplinario que incluye especialistas en microbiología, química clínica, biología, farmacéutica, medicina veterinaria, química y biotecnología.

A los cinco meses de trabajo para llegar al desarrollo de los dos sueros, le antecedió medio siglo de dedicación del instituto a la producción de sueros para el tratamiento de los pacientes que sufren envenenamientos por mordeduras de serpiente.

Muestras del suero equino reposan en uno de los laboratorios del ICP.
Muestras del suero equino reposan en uno de los laboratorios del ICP. © Cortesía del Instituto Clodomiro Picado de la Universidad de Costa Rica

“Estos medicamentos son preparaciones de anticuerpos equinos purificadas a partir del plasma de caballos a los cuales se les han inyectado venenos de serpientes”, explicó Alape. Fue así que resultó lógico plantearse la posibilidad de preparar una formulación de anticuerpos equinos a partir del plasma de caballos inmunizados con las partículas del virus SARS CoV-2. 

El uso de anticuerpos de caballos hiper-inmunizados con distintas proteínas también ha servido en el caso de envenenamiento por picaduras de escorpión y de araña y para algunas enfermedades infecciosas como la rabia, dijo Alape. 

Resultados en tiempo récord 

El mayor reto fue ir contrarreloj, comenta el científico. Desarrollar una formulación de este tipo toma entre 18 y 24 meses. Estas dos formulaciones se lograron en tan solo cinco.

Alape compartió que una diferencia importante entre las dos formulaciones es que una tiene un costo de producción menor que la otra. Hasta ahora no se sabe cuál de los dos se desempeñará mejor en los ensayos clínicos, que es la siguiente etapa. Aquí se evaluará la capacidad del tratamiento para ayudar a los pacientes a eliminar el virus de los tejidos.

Ya se comprobó que los sueros neutralizan la infectividad del virus en células en cultivo, o sea, en estudios in vitro en el laboratorio, detalló el experto. El ensayo clínico en este mes de agosto consiste en que 12 pacientes recibirán uno de los productos y otros doce pacientes recibirán el otro. Se hará un seguimiento de la recuperación de estos pacientes y se determinará cuál de los dos productos es mejor.

“Seguidamente se pasará a una fase en la cual un mayor número de pacientes va a recibir el tratamiento que tenga un mejor desempeño clínico y así validar los resultados del primer estudio”, añadió. 

A ello le seguiría la producción a mayor escala del producto, de manera que pueda ser parte del tratamiento estándar de los pacientes con Covid-19 en el país. Eso sí, el suero cuya presentación es un líquido inyectable, será para pacientes recién hospitalizados, que tengan factores de riesgo como hipertensión, diabetes y otros.

El producto es de administración hospitalaria, no es un producto para pacientes ambulatorios que estén en casa, por el riesgo de las reacciones alérgicas, uno de los efectos adversos más frecuentes que producen los sueros de anticuerpos equinos. Estas reacciones son “fácilmente controlables a nivel de hospital” e infrecuentes cuando las dosis administradas son bajas, como sería el caso de este producto, aclaró Alape. 

En Argentina desarrollaron un suero similar 

Argentina también celebró recientemente haber producido un suero equino que neutraliza el coronavirus. Alape explicó que “son productos similares que buscan lo mismo” y que la diferencia fue que, en Argentina, para inmunizar los caballos usaron un fragmento de una de las proteínas virales; mientras en el caso de Costa Rica “desarrollamos dos productos distintos: uno inmunizando los caballos con una proteína completa, la S1 de la espiga del virus, y otro producto a partir de una combinación de varias proteínas virales”. 

Ambos países se encuentran en la misma fase, la de los estudios clínicos. Alape compartió que en varios países, como México e Inglaterra, hay científicos desarrollando sueros a través del mismo método. En el caso de Inglaterra la diferencia es que usan ovejas en vez de caballos. 

El medicamento aliviaría la congestión hospitalaria 

Tanto los desarrolladores de los sueros como la ciudadanía seguirán expectantes de los resultados de los estudios clínicos, pues, de ser exitosos, los pacientes que reciban el medicamento se recuperarán más rápido, se reducirán los tiempos de internamiento y se evitará la saturación las Unidades de Cuidados Intensivos.

“Con esto se lograría una mayor rotación de las camas hospitalarias y descongestionarían los hospitales”, dijo Alape.

Los líderes del proyecto sostienen que no hay intención de hacer una patente del suero, sino más bien compartir el protocolo optimizado con otros laboratorios productores de anti-veneno en América Latina, así como con otros países en vías de desarrollo para que generen el medicamento y salven vidas. “Queremos que el trabajo del Instituto esté a disposición de la humanidad”, concluyó el experto.

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.