Saltar al contenido principal

Sombrío panorama de desempleo en América, sin subsidios y con flexibilizaciones laborales

Imágenes de archivo. Varias personas hacen fila para aplicar a una opción de empleo, en Sao Paulo, Brasil.
Imágenes de archivo. Varias personas hacen fila para aplicar a una opción de empleo, en Sao Paulo, Brasil. © Fernando Bizerra / EFE
Texto por: Natalia Plazas
4 min

La estabilidad laboral se tambalea en América por la cancelación de millones de ayudas al desempleo en Estados Unidos y la flexibilización de las normas del trabajo en Panamá, donde los legisladores están a las puertas de aprobar un trámite de ley para dar mayores facilidades contractuales a las empresas. En esa línea, Chile, Colombia y Brasil también reflejan el creciente desamparo laboral en el continente.

Anuncios

Desde el 3 de agosto, 17 millones de estadounidenses que recibían ayudas por desempleo perderán un auxilio extra del Estado, después de que el Congreso de EE. UU. decidiera suspender la paga adicional de 600 dólares semanales, que el Gobierno otorgaba desde el inicio de la pandemia a aquellos afectados por el paro.

Se trata de una batalla en el legislativo de hace días, entre partidarios republicanos y demócratas. Lo que ha bloqueado la opción de renovar y seguir entregando los subsidios semanales, que se convirtieron en un salvavidas económico para muchas personas.

El panorama es sombrío para todos esos ciudadanos, en un momento en que la situación parece estar lejos de mejorar en el país norteamericano, con un desempleo del 11,1% registrado en junio y un hundimiento de la economía del 32,9% en el segundo trimestre de este 2020.

Estadounidenses hacen fila para pedir subsidios de desempleo en Fort Smith, Arkansas, el 6 de mayo de 2020.
Estadounidenses hacen fila para pedir subsidios de desempleo en Fort Smith, Arkansas, el 6 de mayo de 2020. © Nick Oxford / Reuters

Además, las cifras de la crisis sanitaria no dan tregua, con más de 4.566.270 de positivos confirmados y más de 153.000 personas muertas, en medio de una pandemia que continúa arrojando máximos de contagios y fallecimientos en los estados más afectados, como es el caso de Florida. 

En Panamá, una reforma laboral flexibilizaría el trabajo

En esta primera semana de agosto, en Panamá se podría ratificar una ley aprobada ya por la Asamblea Nacional del país centroamericano que cambiaría las normativas de trabajo. Dicha ley recoge 12 medidas temporales, que en principio tendrían validez hasta el 31 de diciembre del presente año. 

La norma prevé flexibilizar las condiciones laborales para beneficiar el desempeño de empresas afectadas por las restricciones impuestas para frenar la pandemia, permitiendo la suspensión de contratos, la reducción de la jornada laboral y la disminución del monto de los bonos extraordinarios.

Los sindicatos, sin embargo, ven en la medida una amenaza para las condiciones laborales panameñas y temen un retroceso de algunos derechos ganados durante décadas. Y es que su temor, y el origen de su rechazo, es que se imponga como una opción permanente, tras el paso de la enfermedad. 

"Han condenado a la mayoría del pueblo panameño al hambre, la miseria y la desidia. Este proyecto no resuelve los problemas de los trabajadores que están con contratos suspendidos y sin salario; tampoco resuelve el hambre ni los subsidios", denuncia el secretario general del Sindicato Único de Trabajadores de la Construcción y Similares (Suntracs), Saúl Méndez.

El desempleo, un fantasma que persigue en general a los trabajadores de América Latina

Pero el problema trasciende fronteras y afecta a la región de una manera transversal. En Chile, por ejemplo, el desempleo alcanzó el 12,2% durante el segundo trimestre del año, la cifra más alta desde 2010, con un ascenso del 4,9% en doce meses, según informó el país el pasado 31 de julio.  

Personas con mascarillas se alinean afuera de un banco en medio del brote de coronavirus en Bogotá, Colombia, el 1 de julio de 2020.
Personas con mascarillas se alinean afuera de un banco en medio del brote de coronavirus en Bogotá, Colombia, el 1 de julio de 2020. © Luisa Gonzalez / Reuters

En Colombia, se supo también el 30 de julio que la nación alcanzó un desempleo del 19,8%, un 1,6% menos que el récord de mayo, pero un 10,4% por encima del mismo mes de 2019. Según el Departamento Nacional de Estadísticas (DANE), el aumento del desempleo es aún mayor en las áreas urbanas, con un 24% registrado en mayo, en comparación al 13,3% del mismo periodo del año anterior.

En cuanto a Brasil, fuentes oficiales reportan la pérdida de más de un millón de empleos formales en el país durante el primer semestre. Según cifras del Instituto Brasileño de Geología y Estadística, en mayo, por primera vez desde que el Instituto recoge datos, menos de la mitad de la población apta para trabajar estaba pudiendo hacerlo. 

En medio de la situación, los países americanos toman medidas contradictorias y en distintas direcciones. Con frecuencia, tras intentar reabrir las economías, tienden a imponer nuevas medidas restrictivas, especialmente en un momento en que la región se ha convertido en el principal foco de contagios mundiales, con 9,15 millones de casos, más de 350.000 muertes y múltiples brotes crecientes.

Con EFE

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.