Saltar al contenido principal

Emiratos Árabes Unidos puso en marcha la primera planta nuclear del mundo árabe

Foto de archivo, tomada el 12 de noviembre de 2019, de la central nuclear de Barakah, en la que se vislumbra una vista general de la planta, en la región de Al Gharbia, Emiratos Árabes Unidos.
Foto de archivo, tomada el 12 de noviembre de 2019, de la central nuclear de Barakah, en la que se vislumbra una vista general de la planta, en la región de Al Gharbia, Emiratos Árabes Unidos. © AFP
4 min

Se trata de la central de Barakah que, según anunció el país, empezó a funcionar este primero de agosto, tras activar el primero de cuatro de sus reactores. Su objetivo es producir 5,6 gigavatios de electricidad, al menos el 25% de la electricidad de los siete emiratos, sobre todo en las épocas de calor y mayor necesidad de refrigeración.

Anuncios

Este primero de agosto, la Corporación de Energía Nuclear de Emiratos Árabes Unidos (la ENEC) anunció que empezó a funcionar su central nuclear de Barakah, en la región de Al Dafra, poniendo así en marcha la primera planta de esta energía en el mundo árabe. ¿Su propósito? "Generar electricidad limpia para la nación, durante al menos los próximos 60 años".

"Comunicamos que el país ha procedido, con éxito, a la puesta en funcionamiento del primer reactor de la (Unidad 1) de la central de Barakah, la primera del mundo árabe", escribió en Twitter el primer ministro de Emiratos y soberano de Dubái, Mohammed bin Rashid Al Maktoum. 

"Es un momento histórico para los Emiratos Árabes en su objetivo de proporcionar a la nación una nueva forma de energía propia", indicó por su parte Hamad Alkaabi, representante del país para la AIEA, la Agencia Internacional de la Energía Atómica de Naciones Unidas, que realizó más de 255 inspecciones para verificar su uso civil y buena entrega de energía nacional.

Un escalonado arranque de la planta

Las autoridades emiratíes dieron luz verde en febrero a la explotación de esta central nuclear, ubicada en el noroeste del país, sin concretar una fecha de inicio de sus operaciones.

Sí estaba claro quién debía concretar esa misión, y es la compañía de energía Nawah, filial de la ENEC fundada en 2016, que a partir de ahora deberá explotar y mantener en buenas condiciones los cuatro reactores de Barakah, según señala en su página web.

La construcción de la misma, así como la supervisión y las pruebas de control, fue llevada a cabo por un consorcio entre Emirates Nuclear Energy Corporation (ENEC) y la empresa surcoreana Korea Electric Power Corporation (KEPCO), por un valor estimado de 24.400 millones de dólares.

Imagen de la Agencia de Noticias de Emiratos, del 26 de marzo de 2018, sobre la ceremonia para finalizar la construcción de la primera unidad de la planta nuclear de Barakah.
Imagen de la Agencia de Noticias de Emiratos, del 26 de marzo de 2018, sobre la ceremonia para finalizar la construcción de la primera unidad de la planta nuclear de Barakah. © Archivo AFP

El primero de los cuatro reactores debía empezar a funcionar a fines de 2017, pero la fecha de arranque fue pospuesta en varias ocasiones con tal de cumplir, de acuerdo a los responsables, las condiciones legales de seguridad.

Hoy, en cambio, ya es una realidad y ya estaría preparada para conectarse a la red eléctrica nacional, para "proporcionar así los primeros megavatios de electricidad limpia a los hogares y negocios".

Generará parte de la electricidad de 9,3 millones de personas

Una vez que los cuatro reactores operen plenamente, estos tendrán la capacidad de producir 5.600 megavatios de electricidad, lo que equivale al 25% de las necesidades eléctricas de Emiratos Árabes Unidos, país de por sí rico en petróleo.

De este modo, se espera que pueda ahorrar cada año un total de 21 millones de toneladas de emisiones de carbono, que supondrían la retirada anual de 3,2 millones de vehículos de las carreteras.

El Estado federal está formado por siete emiratos, con una población de 9,3 millones de habitantes, de los cuales el 80% son expatriados. Sus demandas eléctricas también van en aumento debido a este dato, ya que la necesidad de climatización durante los veranos 'caniculares' va 'in crescendo'.

Ante este avance, las autoridades emiratíes han insistido en el carácter "pacífico" de su programa nuclear y se han desmarcado de cualquier faceta militar, en un momento en el que lo nuclear está en disputa. Sobre todo en la región, cuyo principal foco es el programa nuclear de Irán, supervisado también por la AIEA.

"Ahora estamos un paso más cerca de lograr nuestro objetivo de abastecer hasta un cuarto de las necesidades de electricidad de nuestra nación y de impulsar su crecimiento futuro con seguridad, fiabilidad y sin emisiones (contaminantes)", celebró el director ejecutivo de la ENEC, Mohammed Ibrahim Al Hammadi.

Con AFP y Europa Press

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.