Saltar al contenido principal

Cuarto sábado de protestas en el Lejano Oriente ruso por la detención de un gobernador

Miles de personas protestas en Jabárovsk portando banderas regionales y de Rusia contra la detención de su gobernador, Sergei Furgal. El 1 de agosto de 2020.
Miles de personas protestas en Jabárovsk portando banderas regionales y de Rusia contra la detención de su gobernador, Sergei Furgal. El 1 de agosto de 2020. © Igor Volkov / AP
5 min

La región de Jabárovsk Krai, situada a más de 6.000 kilómetros de Moscú, se manifestó por cuarto fin de semana consecutivo contra la detención de su gobernador, el regionalista Sergei Furgal. Aunque el Kremlin asegura que esta detención se basa en presuntos asesinatos por parte del político, miles de ciudadanos creen que se trata de una maniobra política del presidente Putin.

Anuncios

Jabárovsk sigue protestando contra la detención de su gobernador, el ultranacionalista Sergei Furgal. Casi un mes después de que Moscú lo acusase de varios asesinatos cometidos, supuestamente, hace 15 años, la población de esta lejana región limítrofe con China, quiere libre a su líder. Un reclamo que se está convirtiendo en el primer obstáculo al que se enfrenta el presidente Vladimir Putin, tras su victoria en el pasado referendo de junio.

Jabárovsk, dentro de la región Jabárovsk Krai, es una ciudad que está a más de 6.000 kilómetros de su capital. Esto hace que la influencia de la élite moscovita quede muy lejos y que, en cierta manera, se mire a la capital nacional con recelo. Aún más, teniendo en cuenta la detención el 9 de julio de Furgal, que fue enviado a Moscú de una forma muy rápida, provocando la ira de los ciudadanos que lo apoyan.

Furgal es uno de los pocos mandatarios regionales que no pertenecen al partido del presidente ruso, Rusia Unida, y en 2018 ganó las elecciones regionales de forma sorpresiva y aplastante, ante el candidato impuesto desde Moscú. Una victoria con el 70% de los votos a favor, que desde el Kremlin se vio como una humillación a sus aspiraciones.

Furgal es miembro de un partido ultranacionalista llamado Partido Liberal Democrático (LDPR por sus siglas en inglés), un partido que no es opositor al Gobierno. O al menos no lo era. Su afiliación no se puede considerar cercana a la de otros destacados opositores, como Alexéi Navalny. De hecho, hasta apoyaron el referendo que permitió a Vladimir Putin poder presentarse a dos comicios más y mantener su poder hasta 2036.

Sin embargo, este partido sí que tiene un fuerte componente regionalista o incluso nacionalista en su región, algo que no termina de gustar en el Kremlin. Desde la detención de Furgal, el discurso del partido ha cambiado, y su líder, Vladimir Zhirinovsky, ha llegado a acusar a Putin de actuar “como en los tiempos de Stalin”.

Un manifestante lleva una pancarta contraria al presidente ruso, Vladimir Putin, en una de las protestas de Jabárovsk. El 25 de julio de 2020.
Un manifestante lleva una pancarta contraria al presidente ruso, Vladimir Putin, en una de las protestas de Jabárovsk. El 25 de julio de 2020. © Igor Volkov / AP

Una respuesta diferente desde Moscú

La respuesta a las manifestaciones de opositores al Kremlin y en las principales ciudades de Rusia suelen ser muy fuertes. En estas protestas se suelen ver cargas policiales, detenciones masivas e incluso agresiones a manifestantes. Pero en Jabárovsk esto no ha pasado.

La política de Moscú ha sido dejar manifestarse a las personas. Desde el Gobierno se interpretó que intervenir en una ciudad tan alejada del núcleo central del país podría ser contraproducente para los intereses propios y se ordenó nula actuación de la policía.

La esperanza residía en que los manifestantes de la segunda ciudad más poblada del Lejano Oriente ruso se cansasen y abandonasen las protestas sin que se produjese un mayor ruido. Sin embargo, esto no está siendo así. Desde hace cuatro semanas los eslóganes contra el mandatario ruso, con tintes antimoscovitas, recorren las calles.

La huella dejada por Furgal en la zona ha sido muy fuerte, hasta el punto de considerarlo el "gobernador del pueblo". Con una serie de políticas muy directas ha conseguido ganarse al apoyo de la población. Durante estos dos años, se bajó el sueldo y obligó a otros políticos regionales a hacerlo. Hasta vendió un yate de lujo comprado por la anterior administración.

Para calmar los ánimos, Putin ha nombrado a Mijail Degtyaryov para sustituir a Furgal, también miembro del LDPR. Pero no tiene nada que ver con Jabárovsk. Esto ha hecho que los ciudadanos de esta remota zona de Rusia interpreten que Moscú, que durante tantos años les ha ignorado, está interviniendo ahora por sus propios intereses.

En esta imagen se puede observar lo multitudinario de las protestas en la ciudad del Lejano Oriente Ruso de Jabárovsk, en favor de la liberación de su gobernador y en contra de Putin. 25 de julio de 2020.
En esta imagen se puede observar lo multitudinario de las protestas en la ciudad del Lejano Oriente Ruso de Jabárovsk, en favor de la liberación de su gobernador y en contra de Putin. 25 de julio de 2020. © Igor Volkov / AP

¿Acusación verídica o maniobra política del Kremlin?

Las opiniones son dispares respecto a la veracidad de lo que se le acusa a Sergei Furgal. Según la versión oficial, el político asesinó a varios empresarios de la zona entre el año 2004 y 2005 por intereses económicos. Esto supone que estos asesinatos se perpetraron antes de que diese inicio a su carrera política. Por ello, a muchos les sorprende que hayan salido a la luz ahora y que ni siquiera se detalle el número de homicidios.

Furgal cuenta con un pasado en la industria maderera de la región, que es realmente poderosa en la zona. El problema es que se sabe muy poco de su vida previa a la elección como gobernador de Jabárovsk Krai.

En esta imagen aparece el gobernador de la región de Jabárovsk Krai durante el momento de su detención el pasado 10 de julio de 2020.
En esta imagen aparece el gobernador de la región de Jabárovsk Krai durante el momento de su detención el pasado 10 de julio de 2020. © Alexander Zemlianichenko / AP

De lo que sí se tiene constancia es que en Moscú siempre molestaron sus políticas regionalistas, por lo que se habla mucho de su fugaz detención y traslado a un lugar desconocido de la capital. Si se le tuviera que juzgar o investigar por algo, lo normal sería que todo se realizase desde su región natal.

Con todo esto, Vladimir Putin se enfrenta al mayor problema tras su polémica victoria en el referendo, que le permitiría seguir gobernando hasta 2036, si los rusos votan a su favor. Putin ha optado por una no intervención en la zona, pero las protestas se están alargando más de lo esperado. Una muestra de que el descontento hacia el mandatario se extiende también en los confines de Rusia.

Con AP, Reuters y medios locales

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.