Saltar al contenido principal

Las protestas para exigir la renuncia de Benjamin Netanyahu no cesan en Israel

Los ciudadanos se reunieron en las inmediaciones de la residencia del primer ministro, en Jerusalén del Oeste, para pedir su renuncia por el manejo de la crisis de Covid-19 y los casos de corrupción en su contra. 1 de agosto de 2020.
Los ciudadanos se reunieron en las inmediaciones de la residencia del primer ministro, en Jerusalén del Oeste, para pedir su renuncia por el manejo de la crisis de Covid-19 y los casos de corrupción en su contra. 1 de agosto de 2020. © Ronen Zvulun

Este sábado, más de 10.000 personas se unieron en Jerusalén, a favor de la dimisión del primer ministro israelí. Entre sus críticas, se encuentra la gestión de la crisis causada por el Covid-19 y su supuesta implicación en los tres casos de corrupción por los que está siendo investigado. La del centro de Jerusalén no fue la única manifestación en el país, donde las marchas en su contra son cada vez más repetidas y multitudinarias.

Anuncios

Más de 10.000 personas inundaron el centro de Jerusalén, en su parte oeste, donde está ubicada la residencia del primer ministro israelí Benjamin Netanyahu. ¿El motivo? Pedir su renuncia política.

En esta nueva jornada de manifestaciones, los ciudadanos condenaron con enojo y frustración la gestión que el mandatario le ha dado a la crisis desatada por la pandemia de Covid-19, y también resaltaron las causas de corrupción por las que está siendo investigado. A saber, tres casos de fraude, cohecho y abuso de confianza.

En las movilizaciones participaron personas de todas las ideologías y edades, la mayoría jóvenes, que cantaron, gritaron y bailaron solicitando la dimisión de Netanyahu. Muchos ondearon banderas de Israel, mientras otros portaban imágenes del primer ministro en uniforme de presidiario. Al tiempo, unos 20 seguidores del Likud, partido del mandatario, corearon arengas a su favor.

"Queremos un futuro mejor, sin corrupción y con justicia, y queremos que este Gobierno empiece a trabajar por la gente y no por sí mismos", aseguró un residente de Jerusalén, que acudió a la manifestación junto con su esposa y sus dos hijos.

Protestas similares, pero menos multitudinarias, se presentaron en Tel Aviv y Cesarea, ciudad donde está ubicada la residencia personal de Netanyahu. 1 de agosto de 2020.
Protestas similares, pero menos multitudinarias, se presentaron en Tel Aviv y Cesarea, ciudad donde está ubicada la residencia personal de Netanyahu. 1 de agosto de 2020. © Ronen Zvulun / Reuters

A unos 50 kilómetros del centro, otra manifestación se produjo en Tel Aviv, donde los ciudadanos cantaban las mismas canciones y alzaban carteles similares, con frases como 'Netanyahu a casa', 'Cansados y frustrados', 'Vergüenza' o 'Primer ministro del crimen'.

Asimismo, una tercera protesta se llevó a cabo en la ciudad de Cesárea, ubicada al norte de Tel Aviv, en la que se encuentra la residencia personal de Netanyahu y donde este sábado se congregaron otras más de 2.000 personas. 

La generación de 'Bibi' se posiciona en su contra

Netanyahu, llamado 'Bibi' en Israel, ha sido fuertemente criticado por el manejo que le ha dado a la pandemia de nuevo coronavirus. Durante dos meses, el mandatario alertó sobre el distanciamiento social. Pero cuando los contagios cayeron, el 26 de mayo aseguró en televisión nacional que era hora de "tomar una cerveza" y disfrutar del momento. Lo que muchos israelíes hicieron.

Los casos empezaron a aumentar y la imagen favorable de 'Bibi' cayó, al igual que la confianza en su gestión. Para muchos jóvenes, que hoy encabezan las protestas, él ha sido el único líder que han conocido, ya que se encuentra en el poder desde el año 2009. Hoy estos le piden que renuncie.

"Somos una generación que ha perdido completamente la fe en el sistema", declaró Costa Black, un joven de 30 años que fue arrestado durante las protestas y perdió su trabajo a causa de la crisis económica que vive en Israel.

Manifestantes se reúnen en una manifestación contra el Gobierno israelí, cerca de la residencia del primer ministro, en Jerusalén, el 1 de agosto de 2020.
Manifestantes se reúnen en una manifestación contra el Gobierno israelí, cerca de la residencia del primer ministro, en Jerusalén, el 1 de agosto de 2020. © Menahem Kahana / AFP

De acuerdo con una encuesta del 12 de julio, realizada por el Instituto por la Democracia de Israel, solo el 29,5% de la población confía en el manejo que Benjamin Netanyahu le ha dado a la pandemia.

Para algunos israelíes, el mandatario ha estado distraído y no ha sido completamente consciente del impacto de la pandemia, debido a sus planes de anexar territorios ocupados de Cisjordania. Para otros, se trata de su preocupación por los casos de corrupción que enfrenta. 'Bibi' niega su implicación en ellos, si bien, es investigado por fraude, cohecho y abuso de confianza.

Con EFE y Reuters

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.