Detienen al líder del Cártel Santa Rosa de Lima, uno de los más buscados de México

Esta imagen de archivo, tomada el 1 de julio de 2020 en Irapuato, estado de Guanajuato, México, muestra a efectivos de la Guardia Nacional cerca de la escena de una masacre en la que murieron 24 personas.
Esta imagen de archivo, tomada el 1 de julio de 2020 en Irapuato, estado de Guanajuato, México, muestra a efectivos de la Guardia Nacional cerca de la escena de una masacre en la que murieron 24 personas. © Mario Armas / AFP

José Antonio Yépez Ortiz, alias 'El Marro', líder criminal de Guanajuato, fue capturado este domingo por el Ejército y la policía estatal. Tras más de un año de seguimiento, las autoridades dieron con su paradero, que era una de los objetivos del Gobierno. Y es que 'El Marro' ha extendido la violencia por el centro-norte del país, al emprender, entre otros, una sangrienta batalla contra el Cártel de Jalisco.

Anuncios

Es el mayor golpe del Gobierno de Andrés Manuel López Obrador al narcotráfico y el crimen organizado. José Antonio Yépez Ortiz, conocido como 'El Marro' y señalado como el líder del grupo criminal Santa Rosa de Lima, fue capturado en un operativo conjunto de las autoridades federales y estatales, en el que también liberaron a una empresaria que mantenía secuestrada.

Yépez Ortiz fue arrestado en Apaseo, en Guanajuato, ubicado en el centro del país, tras más de un año de investigaciones y después de varias semanas de cerrar su círculo más cercano.

"Por supuesto que es el mayor golpe en dos años y un logro importante tras la fallida captura de Ovidio Guzmán (hijo de Joaquín 'El Chapo' Guzmán) en octubre del año pasado", asegura Pedro Isnardo de la Cruz, especialista en narcotráfico.

'El Marro' era considerado uno de los hombres más buscados de México, por su red de secuestros, extorsión, narcotráfico y robo de gasolina de los oleoductos de la estatal petrolera Pemex.

Además, su organización ha librado una sangrienta batalla con su rival, el Cártel de Jalisco. Este enfrentamiento violento convirtió el centro industrial de Guanajuato, conocido por sus plantas extranjeras del sector automotriz y proveedoras de piezas para autos, en uno de los estados más violentos de México.

Al menos 2.300 asesinatos fueron atribuidos a esta guerra, solo en los primeros seis meses de 2020. Algunos reportes de la prensa local apuntan al Cártel de Santa Rosa como responsable del ataque contra un centro de rehabilitación de drogas, en la ciudad de Irapuato, en el que murieron 27 personas.

Sin embargo, el secretario de Seguridad Pública y Protección Ciudadana, Alfonso Durazo, afirmó que Yépez Ortiz sería acusado de crimen organizado y robo de combustible, no de asesinato.

Alias 'El Marro', también se dio a conocer en los últimos meses por sus videos emotivos, con los que intentó mostrarse cercano. El arrestado publicó llamadas con sus seguidores, incluido uno en junio, en el que al parecer se ponía a llorar, luego de que varios de sus seguidores y familiares fueran capturados. En otro, amenazó con unir fuerzas con el Cártel de Sinaloa para derrotar al de Jalisco, el cártel de drogas de más rápido crecimiento en México.

Los orígenes del Cártel Santa Rosa de Lima

En sus inicios, el grupo delictivo no se dio a conocer como un cártel de drogas, sino como una pandilla poderosa y violenta que creció en una aldea agrícola del mismo nombre en el estado Guanajuato, que se hizo conocida por robar combustible de las tuberías y refinerías de la compañía estatal Pemex, además de hurtar mercancías a los trenes.

Elementos del Ejército Mexicano y policías ministeriales realizan retenes este domingo en las principales carreteras en el municipio de Celaya, en el marco del operativo para arrestar al líder del cartel Santa Rosa de Lima, José Antonio Yépez Ortiz "El Marro", en Guanajuato, México, el 2 de agosto de 2020.
Elementos del Ejército Mexicano y policías ministeriales realizan retenes este domingo en las principales carreteras en el municipio de Celaya, en el marco del operativo para arrestar al líder del cartel Santa Rosa de Lima, José Antonio Yépez Ortiz "El Marro", en Guanajuato, México, el 2 de agosto de 2020. © EFE/Str

Sus actuaciones también fueron inusuales, por tratar de construir una red de apoyo entre los residentes locales, al permitirles tomar una participación menor en el botín de los robos.

Pero cuando las autoridades aumentaron la seguridad alrededor de los trenes y las tuberías, hace ya unos dos años, la pandilla recurrió a la extorsión y el secuestro generalizados. El grupo se trasladó entonces de sector a sector, exigiendo sistemáticamente pagos por extorsión a empresas como tortillerías o concesionarios de automóviles.

"Hubo un tiempo en que eran pandillas, no grandes cárteles, que robaban trenes", aseguró la comisionada de seguridad del estado de Guanajuato, Sofía Huett, quien a principios de este año dijo que puede que el grupo se haya autodenominado cártel, pero que principalmente opera en Guanajuato.

Después de que las fuerzas policiales tomaran medidas enérgicas contra sus delitos, la organización comenzó a perforar grifos ilegales en las tuberías de combustible, permitiendo a los locales llenar tanques de plástico con gasolina o diésel. Esto fue en gran medida una forma de obtener el apoyo de la población local. Sin embargo, cuando el Gobierno comenzó a intensificar la seguridad, recurrieron a otros delitos.

"Con menos acceso a la gasolina, estos grupos migraron a otros delitos, como el tráfico de drogas a nivel de la calle y el robo de automóviles y la extorsión", indicó Huett, explicando que por estos hechos se agravó la guerra con el Cártel de Jalisco.

Es incierto saber si el arresto de Yépez Ortiz 'El Marro' significará una disminución o un recrudecimiento de la violencia en Guanajuato. Lo que es seguro es que el Gobierno capturó para sí, uno de sus objetivos prioritarios, en su lucha contra la delincuencia en la zona. 

Con AP y EFE

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24