Saltar al contenido principal

Justicia colombiana ordena arresto contra el expresidente Álvaro Uribe

Archivo: El expresidente colombiano (2002-2010) y senador Álvaro Uribe (C) llega al Palacio de Justicia para una audiencia ante la Corte Suprema de Justicia en un caso sobre manipulación de testigos en Bogotá, Colombia, el 8 de octubre de 2019.
Archivo: El expresidente colombiano (2002-2010) y senador Álvaro Uribe (C) llega al Palacio de Justicia para una audiencia ante la Corte Suprema de Justicia en un caso sobre manipulación de testigos en Bogotá, Colombia, el 8 de octubre de 2019. © AFP

El exmandatario es investigado en un caso por supuesta manipulación de testigos y ahora deberá enfrentar el proceso bajo arresto domiciliario. Uribe, el primer exmandatario colombiano en enfrentar una medida de este tipo, dijo que la decisión le causa "profunda tristeza". 

Anuncios

La Corte Suprema de Justicia de Colombia ordenó este martes 4 de agosto una medida de aseguramiento contra el expresidente y senador Álvaro Uribe, en un largo proceso que enfrentó a seguidores y detractores del político que gobernó a Colombia entre 2002 y 2010.

Las acusaciones se remontan a 2012, cuando el exmandatario demandó al senador de izquierda Iván Cepeda por supuesta manipulación de testigos. El legislador preparaba en ese entonces un caso contra Uribe por sus presuntos vínculos con grupos paramilitares.

Sin embargo, la demanda que Uribe elevó contra Cepeda se volvió en su contra, luego de que el magistrado José Luis Barceló, de la Corte Suprema, no solo decidió archivar el caso contra el legislador del partido Polo Democrático, sino que abrió un nuevo expediente contra el exgobernante, al acusarlo de ser él quien supuestamente estaría involucrado en sobornos de testigos, para favorecerlo ante los señalamientos de Cepeda.

Este martes, Uribe lamentó la decisión judicial en su cuenta de Twitter antes de que la Corte Suprema de Justicia se pronunciara:

Este es un caso que "demuestra la independencia del poder judicial en Colombia, luego de que los dos senadores que obtuvieron la mayor votación en las pasadas elecciones, que fueron Uribe y (Antanas) Mockus ya no pueden ejercer sus funciones, uno por una detención preventiva y el otro por una nulidad", dijo a France 24, Héctor Riveros, analista y director del Instituto Pensamiento Liberal.

El lunes, el partido Centro Democrático, al que pertenece Uribe como senador y el cual es el partido de Gobierno, publicó un comunicado antes de la decisión del tribunal: "Los delincuentes que arrasaron la paz nacional y llenaron de lágrimas nuestros hogares, sentados en el Congreso. Y el hombre que rescató la nación y sacó a Colombia de la oscuridad, pagando un precio insólito por vencerlos".

La colectividad hacía referencia a los otrora líderes de la exguerrilla de las FARC que tras la firma de los Acuerdos de Paz en 2016 entregaron las armas y algunos de ellos entraron a la política bajo un nuevo partido con las mismas siglas. El expresidente Álvaro Uribe es recordado en Colombia por su guerra sin cuartel contra esa guerrilla mientras gobernó por ocho años. 

El presidente Iván Duque, cuyo mentor es el expresidente que hoy enfrenta a la Justicia, se pronunció a favor del exmandatario a quien señaló como "un patriota genuino entregado a servir a Colombia".

El pronunciamiento de Duque no fue bien recibido por el senador Iván Cepeda, quien calificó su apoyo a Uribe como una "interferencia" a la Justicia.

Para Riveros, aunque el presidente Uribe venía aumentando su imagen desfavorable, ahora se vislumbra una "mayor polarización política (...) habrá un bloqueo de la agenda política, primero estuvo la pandemia y ahora queda más paralizado porque el poco espacio que pudiera dejar la pandemia va a ser ocupado por la situación del presidente". El analista apunta a que la decisión "deja al partido del Gobierno sin una agenda porque su causa ahora será la libertad del presidente".

Los puntos clave en el caso de manipulación de testigos 

Inicialmente, en 2012, Uribe acusó a Cepeda de visitar cárceles para preparar testimonios de exmiembros del paramilitarismo en su contra.

Pero en julio de 2018 y tras unas interceptaciones telefónicas, la Corte halló indicios de que presuntamente personas cercanas al expresidente intentaron manipular el testimonio de una persona que declaró en su contra: el exparamilitar Juan Guillermo Monsalve. Este hombre, que se encuentra detenido en la cárcel La Picota de Bogotá, ha acusado a Uribe y su familia de supuestamente haber participado, en Antioquia, noroccidente de Colombia, en la creación de las Autodefensas, nombre con el que nació este brazo armado.

Archivo: El expresidente colombiano (2002-2010) y actual senador Álvaro Uribe habla con la prensa junto al entonces candidato presidencial Iván Duque, en Bogotá el 11 de marzo de 2018.
Archivo: El expresidente colombiano (2002-2010) y actual senador Álvaro Uribe habla con la prensa junto al entonces candidato presidencial Iván Duque, en Bogotá el 11 de marzo de 2018. Raúl Arboleda / AFP

Monsalve declaró que Diego Cadena, abogado del exgobernante, lo presionó para que cambiara su versión inicial y en cambio involucrara al senador Iván Cepeda en hechos de manipulación de testigos.

Ante este panorama, el juez José Luis Barceló abrió investigación formal contra Uribe Vélez. Desde entonces se ha producido una serie de averiguaciones que involucraron la declaración de otras personas como el también exparamilitar y privado de la libertad, Carlos Enrique Vélez Ramírez, quien afirmó que recibió varios pagos por parte de la defensa de Uribe.

El abogado defensor de Uribe respondió que le entregó dinero a Vélez solo como un acto humanitario, debido a que tenía un familiar enfermo y que el expresidente no tenía conocimiento sobre esos hechos.

Sin embargo, la semana pasada la Fiscalía General imputó cargos por fraude procesal y falso testimonio contra Cadena. Lo señaló de ofrecer alrededor de 50.000 dólares a Vélez Ramírez y asesoría jurídica a Monsalve, a cambio de que declararan a favor del exmandatario colombiano. La corte ha citado a alrededor de 42 testigos a exponer su versión en este caso.

Por su parte, Uribe y su defensa afirman que todo corresponde a una trampa, debido a que fue Juan Guillermo Monsalve quien buscó reunirse con alguien cercano al exjefe de Estado y que no vio ninguna razón para no ser escuchado. Sin embargo, y según su versión, el objetivo en realidad habría sido involucrarlo en alguna situación comprometedora.

"El doctor Uribe, sin saber que era una trampa de Monsalve, le dijo a uno de sus abogados, Diego Cadena, que fuera a ver qué es lo que quería decir ese testigo”, aseguró a la prensa local Jaime Granados, quien actualmente se encarga de la defensa de Uribe.

El proceso podría llevar al expresidente Uribe a un juicio y en caso de ser declarado culpable enfrentaría una pena de hasta 8 años de cárcel.

Con EFE y medios locales 

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.