Saltar al contenido principal

El uso de mascarilla es obligatorio en las calles de varias ciudades francesas

Aviso en una calle de Lille, Francia, anunciando que "el uso de mascarilla es obligatorio". En esa ciudad del noroeste del país y cerca a Bélgica, el número de casos de coronavirus se duplicó en dos semanas pasando a 38 por cada 100.000 personas. Foto del 3 de agosto de 2020.
Aviso en una calle de Lille, Francia, anunciando que "el uso de mascarilla es obligatorio". En esa ciudad del noroeste del país y cerca a Bélgica, el número de casos de coronavirus se duplicó en dos semanas pasando a 38 por cada 100.000 personas. Foto del 3 de agosto de 2020. © Denis Charlet, AFP
5 min

Niza, Biarritz, Lille y Cannes son destinos turísticos por excelencia. Pero desde este 3 de agosto, para recorrer sus calles habrá que hacerlo con mascarilla. Una obligación que se aplica a cerca de 340 ciudades en todo el territorio francés para luchar contra la pandemia del coronavirus. En algunas, la mascarilla debe usarse incluso en mercados al aire libre y en la playa. Las multas por no respetar la ley van de 35 a 135 euros.

Anuncios

Uno de los primeros territorios en tomar esta medida fue el departamento de Mayenne, noroeste de Francia. En 69 de sus comunas, el tapabocas es de uso obligatorio en las calles, luego de que en julio pasara a tener el mayor número de casos de coronavirus de todo el país.

"Desde hace un mes se han contabilizado entre 15 y 18 focos de contagio", explicó Jean-Francis Treffel, el prefecto de policía al diario 'La Croix'. Tanto así, que Bélgica recomendó a sus ciudadanos evitar ese departamento en estas vacaciones.

De hecho, el ministro de  Salud francés, Olivier Véran, dijo el pasado viernes que los prefectos de cada región, si lo estiman necesario, pueden imponer el tapabocas en lugares públicos.

En Niza, el alcalde Christian Estrosi impuso la medida en algunos barrios de la ciudad entre las 10:00 a.m. y la 1:00 a.m. y quienes la infrinjan recibirán una multa de 35 euros. En el centro peatonal de Tours y a orillas del Loira, la mascarilla es la regla a partir de las 6:00 p.m. y hasta las 6:00 a.m. del día siguiente.

Castex pide no bajar la guardia

El primer ministro Jean Castex visitó Lille (norte) este lunes, el mismo día en que la ciudad impuso el tapabocas en varios sectores. Allí pidió a los ciudadanos "no bajar la guardia" en este periodo de vacaciones. "Es necesario protegernos contra este virus, sobre todo sin detener la vida económica y la vida social, es decir evitando la perspectiva de un reconfinamiento generalizado".

Jean Castex en Lille el 3 de agosto de 2020
Jean Castex en Lille el 3 de agosto de 2020 DENIS CHARLET AFP

El discurso de las autoridades francesas ha evolucionado con el paso de las semanas. Al comienzo de la pandemia minimizaron la importancia de usar tapabocas en la calle. Sin embargo, desde el 20 de julio es de uso obligatorio en todos los lugares públicos cerrados y ahora en algunos espacios públicos abiertos.

Un cambio de posición que se explica por la evolución de la epidemia en el país y que tanto el Gobierno central como las autoridades sanitarias siguen atentas. En las últimas semanas, se ha constatado un repunte de casos a nivel nacional y un alza del ingreso de pacientes a las unidades de cuidado intensivo. En promedio, se contabilizaron unos 1.000 casos diarios a nivel nacional, contra 560 a principios de julio.

Llaman a prepararse para una segunda ola de contagios

Los franceses esperaban que estos meses de vacaciones de verano fueran un respiro. Sin embargo, el coronavirus sigue al acecho. El Consejo Científico, que orienta al Gobierno de Emmanuel Macron en esta pandemia, pidió al país alistarse para una probable segunda ola este otoño.

En el documento de 42 páginas publicado por el Ministerio de Salud este 3 de agosto piden a las 20 grandes ciudades preparar un plan para "un confinamiento local más o menos importante en función de la epidemia".

Explican además que de las cuatro diferentes situaciones estimadas, Francia está en una "frágil de tipo 1" por el repunte de casos en varias regiones. Si no se respetan las medidas de barrera y hay aglomeraciones de gente sin control, los científicos advierten que los contagios pueden aumentar a partir del verano. Los 13 miembros del Consejo subrayan que buena parte de lo que suceda con la epidemia a corto plazo está "en manos de los ciudadanos y de sus capacidades de asimilar y respetar el conjunto de medidas barrera".

A la par, el Consejo Científico piden que las autoridades sanitarias mejoren "sus relaciones con la sociedad civil", que debe ser partícipe en la toma de decisiones, vital para cuando se tenga una vacuna evite "las reticencias de nuestros conciudadanos" una vez se realice una campaña de vacunación.

Expertos piden que se hagan más pruebas diagnósticas

Por último, una de las claves para seguir luchando contra la epidemia es optimizar el triplete: test, rastreo y aislamiento. El Consejo señala las dificultades de los ciudadanos para realizarse el test de coronavirus y la falta de rapidez en la entrega de resultados que debería ser máximo de 24 horas.

Dentro de la estrategia, indican que nuevos tests de diagnóstico rápido, como la prueba de saliva, deben ponerse en marcha con la ayuda de los virólogos de todo el país.

Sugieren también que la aplicación de rastreo de casos 'StopCovid' sea eje central en la estrategia global. Sin embargo, hasta ahora solo el 3,1% de los franceses la utilizan.

Con AFP

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.