Saltar al contenido principal

Corte suprema de Brasil ratifica medidas contra la Covid en tierras indígenas

2 min
Anuncios

Brasilia (AFP)

La corte suprema de Brasil ratificó el miércoles una medida cautelar que obliga al gobierno federal a adoptar medidas para contener la propagación del nuevo coronavirus entre las poblaciones indígenas.

La decisión fue aprobada por los 11 magistrados del Supremo Tribunal Federal (STF), aunque uno de ellos se pronunció también por una rápida intervención para retirar a los "invasores", en general mineros ilegales, cuya presencia aumenta los riesgos de contagio en esas regiones.

El relator del caso, Luis Roberto Barroso, concedió en julio una medida cautelar solicitada por oenegés indígenas y partidos de izquierda, que obligó al gobierno a instalar una treintena de barreras sanitarias, a crear una sala interdisciplinaria para administrar las medidas implementadas y a garantizar a esas comunidades el acceso al sistema de salud indígena.

Más de 600 indígenas fallecieron y al menos 22.000 contrajeron la covid-19, según datos de la Articulación de Pueblos Indígenas de Brasil (APIB), que denuncia un "genocidio" de los pueblos originarios debido a la "omisión" del gobierno del presidente Jair Bolsonaro.

El combate contra la pandemia, que ya dejó más de 97.000 muertos en Brasil, se politizó al extremo, con tensiones entre los gobernadores favorables a medidas de aislamiento y el mandatario de ultraderecha, que las critica en nombre de la necesidad de mantener la economía en funcionamiento.

En vísperas del juicio, el célebre fotógrafo Sebastiao Salgado pidió a los jueces del STF tomar cartas urgentemente en el asunto.

"Las invasiones [de tierras indígenas] son, como ustedes saben mejor que yo, completamente ilegales. Esas comunidades están protegidas por la Constitución y ustedes son el último recurso", afirmó Salgado.

- "El mundo nos mira horrorizado" -

Barroso denegó el pedido de expulsión inmediata de los ocupantes ilegales por considerar que el ingreso de policías y militares a las tierras indígenas -con un largo historial de invasiones y conflictos- podría desatar enfrentamientos violentos y aumentar los riesgos de contagio.

Al exponer sus argumentos el lunes, explicó que considera "imperativa" la salida de los invasores, pero hizo notar que es imposible "resolver mediante una medida cautelar" un problema antiguo.

"Hace falta un plan y el Estado debe organizarse para encarar el tema", subrayó.

Añadió que considera "inaceptable la inacción del gobierno (...), aún más a causa del grave riesgo que representa la práctica de crímenes ambientales".

"El mundo nos mira horrorizado y no por casualidad. Es porque [la deforestación ilegal] tiene consecuencias para el ciclo del agua, para la biodiversidad, para el cambio climático", afirmó.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.