EE. UU. enviará una comitiva de alto rango a Taiwán en medio de las tensiones con China

El secretario de Salud de Estados Unidos, Alex Azar, junto al presidente Donald Trump.
El secretario de Salud de Estados Unidos, Alex Azar, junto al presidente Donald Trump. © Mandel Ngan, AFP

La visita del secretario de Salud y Servicios Humanos de EE. UU., Alex Azar, es calificada de histórica por ser la reunión de más alto nivel con un funcionario estadounidense en la nación insular en cuatro décadas, una medida que enfurece a Beijing, que reclama la soberanía sobre Taiwán.

Anuncios

En medio de las fricciones entre ambos países por Hong Kong, el cierre del Consulado de China en Houston, el comercio y la pandemia, la visita de Alex Azar empeorará los ya débiles lazos entre Beijing y Washington.

Describiendo el viaje como "histórico", el Departamento de Salud estadounidense informó que el funcionario estaría acompañado de Mitchell Wolfe, director médico de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU., y otros miembros de la Administración.

Según el Ministerio de Relaciones Exteriores de Taiwán, durante su viaje, Azar se reunirá con el presidente Tsai Ing-wen, factor que podría caldear aún más la ira del mandatario chino, Xi Jinping. 

"Taiwán ha sido un modelo de transparencia y cooperación en salud global durante la pandemia y mucho antes. Espero transmitir el apoyo del presidente Trump al liderazgo mundial en salud de Taiwán y subrayar nuestra creencia compartida de que las sociedades libres y democráticas son el mejor modelo para proteger y promover la salud", aseguró Azar en un comunicado.

En medio de halagos mutuos, el ministro de Salud de Taiwán, Chen Shih-chung, quien también se reunirá con Azar, dijo que estaba esperando la visita. "También aumenta enormemente nuestro estado global en salud pública. Este es un gran paso adelante", aseguró Chen.

Gina McCarthy, entonces directora de la Agencia de Protección Ambiental, fue la última funcionaria estadounidense en visitar Taiwán en 2014, pero su posición es técnicamente más baja que la de Azar.

Washington-Taipéi: el viaje de la discordia 

La reacción del gigante asiático no se hizo esperar. Beijing denunció el encuentro alegando que se oponía a cualquier interacción oficial entre Estados Unidos y Taiwán, dejando claro que "Taiwán es el tema más importante y delicado en las relaciones chino-estadounidenses", en palabras del portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores, Wang Wenbin, en Beijing.

La isla ha estado especialmente complacida por el respaldo de Estados Unidos a sus solicitudes para obtener un acceso significativo a la Organización Mundial de la Salud (OMS) en medio de la pandemia. Hay que recordar que Taiwán no es miembro debido a que Beijing la considera simplemente como una de sus provincias. 

Taiwán no hace parte de la OMS.
Taiwán no hace parte de la OMS. Sam Yeh AFP/File

Y aunque Estados Unidos no tiene lazos diplomáticos formales con Taiwán, ya que se puso del lado de Beijing en 1979, es su principal proveedor de armas y el mayor respaldo en el escenario internacional. Pero el acercamiento es algo que ha venido allanando la Administración Trump.

En marzo, el líder republicano firmó una nueva ley que respalda un mayor apoyo para el papel internacional de Taiwán y, como era de esperarse, China amenazó con represalias no especificadas en una replica.

Pero, Taiwán, que en el escenario diplomático y político ha sido desfavorecido, en el terreno de la salud cuenta otra historia. La isla ha recibido elogios por su respuesta a la emergencia por la propagación del brote de Covid-19, ya que ha mantenido bajos sus números de casos (476) debido a medidas de prevención efectivas y tempranas. A diferencia de Estados Unidos (con 4.785.528 contagios), que después de cuatro décadas y, en el marco de la crisis sanitaria, encausa esta visita. 

Con EFE y Reuters

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24