"La energía es diferente", dice Tiger sobre primer 'Major' sin aficionados

Anuncios

San Francisco (AFP)

Después de su sólida primera ronda en el Campeonato de la PGA, el golfista Tiger Woods reconoció este jueves que jugar un torneo de Grand Slam sin la presencia de aficionados tiene una "energía diferente".

"No sé cuánto tiempo durará esto. La energía es diferente. No habrá tantas distracciones ahí fuera, tampoco", describió Woods. "En realidad no hay nadie moviéndose. No se escuchan los ruidos de la multitud".

El Campeonato de la PGA, primer torneo de Grand Slam que se disputa en más de un año por culpa de la pandemia de coronavirus, se celebra desde el jueves a puerta cerrada en San Francisco (California), dando lugar a momentos extraños como el silencio que acompañó a la presentación del legendario Woods y los extraordinarios logros de una carrera con 16 'Majors'.

"Es simplemente como es. Esto será lo normal por un tiempo", zanjó la estrella estadounidense.

En uno de sus mejores arranques en un 'Major' de los últimos años, Woods firmó una tarjeta de 68 golpes, dos bajo par, en la primera ronda en el campo de TPC Harding Park.

En este torneo en su California natal, Tiger persigue batir el récord total de títulos en el circuito de PGA, acabando con el empate a 82 trofeos que ahora tiene con Sam Snead.

Batallando desde hace varios años contra sus problemas de espalda, Woods decidió utilizar un 'putter' más largo que le hizo sentirse más cómodo en el campo.

"Es difícil para mí agacharme a veces", explicó Woods, de 44 años. "La mayoría de los chicos del Champions Tour han ido a putters más largos a medida que han ido envejeciendo, porque es más fácil para agacharse o no agacharse".

Tiger salió a jugar al lado del flamante nuevo número uno mundial, el estadounidense Justin Thomas, y el norirlandés Rory McIlroy, y este trío de figuras comenzó sus rondas con birdies en el hoyo 10.

En el arranque de la primera ronda, el golfista australiano Jason Day tomó la cabeza provisional del Campeonato de la PGA con una tarjeta de 65 golpes, cinco bajo par, a uno de distancia de un grupo en el que se ubica el estadounidense Brooks Koepka, quien busca su tercer triunfo seguido en San Francisco.