Los médicos sirios temen un crecimiento fulgurante del coronavirus

Beirut (AFP)

Anuncios

La capital siria Damasco se confronta a una ola "terrible" de contagios del covid-19, por la que los médicos sirios alertaron de la saturación de los hospitales y que los servicios sanitarios de este país en guerra no le puedan hacer frente.

El ministerio de Sanidad sirio, que hasta ahora había detectado 999 casos del nuevos coronavirus y 48 muertos, reconoció que aún no dispone de "la capacidad para realizar test a gran escala en las distintas provincias".

Inmersa en una devastadora guerra desde 2011, Siria podría no estar ¡preparada para confrontarse al covid-19.

Los hospitales disponen de un equipamiento precario y desde hace varios días médicos y activistas alertan en las redes sociales del aumento "explosivo" del número de enfermos del coronavirus.

Las cifras anunciadas por el gobierno crecen de una semana a otra. Del 30 de julio al 6 de agosto, las autoridades detectaron más de 260 nuevos infectados, mientras que una semana antes habían sido 154.

El ministerio de Sanidad reconoció que se había producido "una propagación de la epidemia en las ciudades" y que esto podría empeorar la situación si no se respetaban las medidas de distanciamiento en un país que solo dispone de 25.000 camas en los hospitales.

- Hospitales saturados -

El decano de la facultad de Medicina de la Universidad de Damasco, Nubugh al Awa, consideró que la situación era "terrible" y explicó que "numerosos ciudadanos iban a los hospitales públicos, pero por desgracia todas las camas estaban llenas".

"Pacientes en una situación crítica solo pueden ser admitidos en los servicios de curas intensivas si se muere otro enfermo", lamentó.

Una famosa actriz y siete jugadores de la selección nacional de fútbol también dieron positivo, lo que acentuó la ansiedad entre los sirios.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ya había expresado en junio su preocupación por la circulación del virus en Siria, donde "las infraestructuras se encuentran en malas condiciones y el sistema de salud está debilitado por el conflicto".

El ministro de Sanidad sirio, Nizar Yazijo, criticó en reiteradas ocasiones las sanciones occidentales impuestas al régimen de Bashar al Asad que, según él, afectaron negativamente a los servicios sanitarios de Siria, que recibió ahora ayuda de la ONU y de China y Rusia para hacer frente a la pandemia.

Yazijo denunció recientemente "las grandes dificultades para obtener aparatos respiratorios a causa de estas sanciones".

Ante el aumento de los contagios, las autoridades sirias exigieron el cierre de los gimnasios y de las escuelas de verano y la suspensión de todos los eventos deportivos.

- Cifra "mucho más elevadas" -

"Las verdaderas cifras son mucho más elevadas que las cifras oficiales, que solo reflejan los positivos de los pacientes hospitalizados", recuerda un médico de Damasco quien prefiere no dar su nombre ante posibles represalias de las autoridades.

Ante esta incertidumbre, los sirios se informan a través de las redes sociales donde cuentas de Facebook con miles de seguidores, como "Esterilizad" o "Plataforma de salud siria", que hasta ahora permitían saber donde había caído una bomba, se utilizan ahora para seguir la evolución de la epidemia.

Unas 150.000 personas siguen la cuenta "Estetoscopio", compuesta por una red de 200 médicos y farmacéuticos, en la que se aconseja cómo evitar contagiarse y curarse en caso de padecer el virus.

"Tras la propagación del coronavirus, movilizamos todos nuestros recursos para responder a todas estas cuestiones", explica a la AFP Husein Najjar, de 37 años, un otorrino que fundó este grupo y que considera que la situación actual resulta más grave que la de los últimos años de guerra.