Saltar al contenido principal

Reviven las protestas contra el Gobierno tras las explosiones en el puerto de Beirut

Manifestantes protestan cerca al parlamento de Beirut, Líbano, en medio de la crisis acentuada por la explosión en el puerto de la ciudad. 7 de agosto de 2020.
Manifestantes protestan cerca al parlamento de Beirut, Líbano, en medio de la crisis acentuada por la explosión en el puerto de la ciudad. 7 de agosto de 2020. © Mohamed Azakir /Reuters
7 min

La indignación de los libaneses por lo ocurrido el martes en la capital hizo que cientos protestaran fuera del Parlamento para pedir la dimisión del Gobierno luego de la devastadora explosión que ha dejado al menos 154 fallecidos y más de 5.000 heridos. Mientras tanto, la FAO prende las alarmas porque el silo de reservas de granos más grande del país quedó destruido y el suministro está comprometido.

Anuncios

La cifra de víctimas fatales por la explosión en el puerto de Beirut el pasado martes se eleva este viernes 7 de agosto a 154, según dijo el ministro de Salud, Haman Hassad, a la agencia de noticias estatal NNA. Hassad reportó que han requerido hospitalización al menos una de cada cinco personas de las 5.000 que resultaron heridas por la catástrofe e informó que hay 120 pacientes en condición crítica. La oficina del presidente Michel Aoun dijo que si bien todavía se desconoce qué ocasionó la explosión, no descartan que esta haya sido causada por un factor externo como un misil o una bomba.

En la noche del jueves, mientras los equipos de rescate seguían buscando sobrevivientes en medio de los escombros, algunos grupos de protesta se enfrentaron con la policía en las calles de Beirut, cerca al Parlamento. Las fuerzas de seguridad respondieron con gases lacrimógenos a las piedras y barricadas de algunos manifestantes que, como viene ocurriendo desde hace varios meses, piden la dimisión del Gobierno y la salida a una crisis que ya tenía al país contra las cuerdas desde antes de la explosión.

Un manifestante en medio de los gases lacrimógenos con los que respondieron las fuerzas de seguridad a las protestas cerca al parlamento de Beirut, Líbano. 7 de agosto de 2020.
Un manifestante en medio de los gases lacrimógenos con los que respondieron las fuerzas de seguridad a las protestas cerca al parlamento de Beirut, Líbano. 7 de agosto de 2020. © Mohamed Azakir /Reuters

En el distrito de Gemmayze, una comunidad densamente poblada a pocos metros del puerto, Tony Abdou ve lo poco que le queda con resignación. "No hay forma de que podamos reconstruir esta casa, ¿dónde está el Estado?". Mientras hablaba, una caldera de agua cayó sobre el techo de su ya agrietada casa. El hombre, un desempleado de 60 años, no es una excepción en un país donde el desempleo está por encima del 25 %.

En Beirut todavía se están evaluando las consecuencias de la explosión en el puerto más importante del país. Este viernes, sin ofrecer muchos detalles, los representantes del Programa Mundial de Alimentos (PMA) de la ONU afirmaron desde Ginebra, Suiza, que cuentan con suministros en el país, pero en el terreno hay cierta incertidumbre por las estructuras estratégicas que quedaron destruidas.

Uno de los principales centros de acopio quedó en ruinas

Una de las construcciones de las cuales hoy solo quedan las ruinas es un silo que tenía capacidad para almacenar 120.000 toneladas de trigo. Según el representante del PMA en el país, este era el único centro de acopio de gran envergadura en Líbano. En el pasado hubo planes para construir otro  similar en la ciudad de Trípoli, al norte, cerca a la frontera con Siria, pero el proyecto fue abandonado por falta de financiación.

El ministro de Economía, Raoul Nehme, ha dicho que al momento de la explosión en el silo había almacenadas 15 toneladas de grano y que estaban en mora de conseguir las reservas de tres meses para garantizar su seguridad alimentaria. Con un país que consume entre 35.000 y 40.000 toneladas de trigo al mes, esto significa que deberían tener al menos 100.000 toneladas de reserva. El país estaba llevando el trigo del puerto a la mesa, y con el principal puerto del país destruido, y sin reservas, el suministro se ha convertido en una emergencia.

Imagen de archivo del puerto de Beirut, Líbano, antes de la explosión, con el gigantesco silo como protagonista.
Imagen de archivo del puerto de Beirut, Líbano, antes de la explosión, con el gigantesco silo como protagonista. © Reuters

El jueves, Nehme dijo a la agencia de noticias Reuters que ya había obtenido luz verde del consejo de ministros para conseguir una reserva de 40.000 toneladas. "Vi que no teníamos una reserva estratégica, decidí comprar una y recibí la aprobación del consejo de ministros. (...) Afortunadamente no lo hicimos, se habría destruido", aseguró.

"Hay sitios de almacenamiento más pequeños en el sector privado de molinos, porque tienen que almacenar trigo antes de que sea molido en harina", dijo a Reuters Maurice Saade, representante en el Líbano de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO, por sus siglas en inglés).

Ahora, según dijo el funcionario, los compradores tendrán que acudir a estos puntos privados de almacenamiento para acceder al trigo. En el país hay alrededor de ocho molinos privados, algunos también se vieron afectados por la explosión y otros almacenaban parte de sus reservas en el silo destruido.   

Preocupados por la situación de escasez que esto podría generar, los funcionarios del Programa Mundial de Alimentos de la ONU anunciaron desde Zurich, Suiza, que planean importar harina de trigo y otros granos para abastecer a las panaderías y molinos, para evitar que haya escasez de alimentos en el país.

Entretanto, la cooperación sigue llegando desde distintas partes del mundo. El jueves, en medio de su visita, el presidente francés Emmanuel Macron afirmó que la ayuda no caería en "manos corruptas". 

Juan Manuel López: "La explosión en el Líbano ha sumido al país en una crisis muy profunda"
01:34

Con Reuters

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.