La conferencia internacional de ayuda al Líbano recaudó cerca de 300 millones de dólares

Vista aérea de partes del devastado puerto de Beirut tomada el 7 de agosto muestra el cráter causado por la colosal explosión de una enorme cantidad de nitrato de amonio que había languidecido durante años en un almacén portuario.
Vista aérea de partes del devastado puerto de Beirut tomada el 7 de agosto muestra el cráter causado por la colosal explosión de una enorme cantidad de nitrato de amonio que había languidecido durante años en un almacén portuario. © - AFP

Esta reunión, liderada por Francia y la ONU, consiguió reunir por videoconferencia a líderes de más de 30 países y dejó en claro que las ayudas deben ir directamente a la población libanesa, que es la que está sufriendo más fuertemente las consecuencias de la explosión en el puerto y de la crisis económica. 

Anuncios

El encuentro virtual reunió a representantes de la Unión Europea, Estados Unidos y China, entre muchos otros, que pudieron participar en una jornada para llevar ayuda al Líbano después de la explosión en el puerto de la capital, que acabó con la vida de 158 personas y dejó heridas a unas 6.000.

El presidente francés, Emmanuel Macron, sostuvo durante el encuentro que la responsabilidad sobre el Líbano recae sobre los líderes mundiales a la hora de intentar reconstruir la capital. Lo prioritario es la población, que es la que más está sufriendo las consecuencias de la catástrofe y de la crisis económica sistémica del país.

"Nuestra tarea hoy es actuar con rapidez y eficiencia para coordinar nuestra ayuda en el terreno, para que esta ayuda llegue lo más rápido posible al pueblo libanés", afirmó el mandatario francés.

El presidente Emmanuel Macron durante su visita al puerto de Beirut el 6 de agosto de 2020.
El presidente Emmanuel Macron durante su visita al puerto de Beirut el 6 de agosto de 2020. © AFP

La economía del Líbano ya estaba sumida en una crisis y se tambaleaba por la pandemia del coronavirus antes de la explosión del puerto, que arrasó barrios enteros, dejó a 250.000 personas sin hogar y destruyó la principal reserva de grano del país. 

Ante el llamado a la ayuda, muchos países se mostraron cautelosos a la hora de extender fondos a un Gobierno que sus propios ciudadanos consideran como profundamente corrupto, por lo que Macron insistió en que la ayuda internacional debe ir acompañada de una investigación independiente sobre las causas de la explosión.

Las ideas de "transparencia" y "eficiencia" fueron las más comentadas durante la reunión, hasta tal punto que se condicionó la entrega del dinero a las reformas que pueda acometer el Ejecutivo en materia social y económica.

Varios países y organizaciones anuncian su ayuda al Líbano

Antes de empezar la reunión, algunos países habían informado de las donaciones que harán para atender la emergencia en Beirut, aunque finalmente se ha acordado una ayuda total de casi 300 millones de dólares para la capital libanesa.

Estados Unidos prometió enviar más de 17 millones de dólares en un paquete de ayuda inicial y Reino Unido anunció que destinará unos 6,6 millones de dólares, que incluyen ayuda para labores de búsqueda y rescate y apoyo médico. 

Naciones Unidas liberó 9 millones de dólares del Fondo Humanitario para el Líbano y otro paquete, sin precisar la suma, del Fondo Central de Respuesta a Emergencias. El Programa Mundial de Alimentos, por su parte, trabaja ya en una estrategia para importar comida y prevenir la escasez. 

Francia anunció que enviará seis toneladas de material sanitario y equipos médicos de urgencias e informó que su Gobierno destinará más ayuda, aunque por el momento no ha ofrecido detalles. Dinamarca mandará ayuda por valor de 1,9 millones de dólares para tareas de socorro y urgencias médica y para garantizar alimentos, agua y refugio. 

Socorristas franceses buscan entre los escombros del devastado puerto de Beirut el 7 de agosto de 2020, tres días después de que una explosión masiva sacudiera la capital libanesa.
Socorristas franceses buscan entre los escombros del devastado puerto de Beirut el 7 de agosto de 2020, tres días después de que una explosión masiva sacudiera la capital libanesa. © Joseph Eid / AFP

Alemania anunció que enviaría un equipo de rescate y ayuda inmediata por valor de un millón de euros y, poco después, amplió su respaldo a 10 millones de euros adicionales. Hungría anunció también que mandará un millón de euros para servicios sanitarios y para reconstrucción. 

Noruega enviará 40 toneladas de equipo médico y 2,79 millones de dólares y Corea del Sur anunció un paquete de ayudas por valor de un millón de dólares. 

La Organización Mundial de la Salud busca reunir 15 millones

Otros países como Irán, Irak, Italia, Jordania, Kuwait, Rusia, Rumanía, Bahrein, Bangladesh, Chipre, República Checa, Grecia, Kazajstán, Polonia, Turquía o Qatar han dispuesto también paquetes de ayuda con alimentos, medicinas, equipos médicos, combustible, vehículos, entre otros, y de los cuales muchos ya han sido enviados. 

Por su parte, la Organización Mundial de la Salud ha solicitado a los países miembros 15 millones de dólares para cubrir necesidades en la emergencia y junto a la Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y la Media Luna Roja han enviado suministros médicos, equipos de protección personal, medicamentos y equipo quirúrgico.

Se estima, según Naciones Unidas que la ayuda inmediata que necesita Líbano para atender sus necesidades sanitarias ronda los 85 millones de dólares. 

Desde el ámbito financiero, el Banco Mundial ha dicho que movilizará financiamiento para la reconstrucción y la recuperación y ha abierto la puerta a extender fondos para la reconstrucción "de los medios de subsistencia de las personas afectadas por el desastre". En cuanto al Fondo Monetario Internacional, con el cual el Gobierno de Líbano negocia un préstamo desde inicios de año, ha dicho que explora formas de ayudar al país. 

La Cruz Roja confirmó más de 250 heridos en las protestas en Beirut

La víspera de la conferencia vino marcada por fuertes protestas en el centro de Beirut que movilizaron a miles de personas para reclamar la dimisión de las autoridades del país, a quienes culpan de la tragedia. 

Las protestas se tornaron violentas desde el inicio con múltiples enfrentamientos entre manifestantes y policías, en los que murió un agente de las fuerzas de seguridad y, según informó la Cruz Roja del Líbano, 250 personas resultaron heridas, de las cuales 65 tuvieron que ser llevadas a hospitales y otras 185 tratadas en el lugar. 

Durante la jornada, algunos manifestantes intentaron entrar al Parlamento, pero fueron bloqueados por la Policía con pelotas de goma y gases lacrimógenos. Más adelante, grupos de manifestantes irrumpieron en las sedes de cuatro ministerios y en la de la Asociación de Bancos.

Las fuerzas de seguridad disparan gases lacrimógenos contra los manifestantes durante una protesta cerca del parlamento en Beirut el 8 de agosto de 2020.
Las fuerzas de seguridad disparan gases lacrimógenos contra los manifestantes durante una protesta cerca del parlamento en Beirut el 8 de agosto de 2020. © Thaier Al-Sudani / Reuters

Algunos de los edificios estatales a los que entraron los manifestantes fueron saqueados e incendiados. Las protestas se extendieron por el centro de la ciudad dejando edificios en llamas, como un hotel situado en la Plaza de los Mártires, epicentro de las protestas y lugar donde falleció el policía. 

La ira se ha extendido entre la población libanesa después de que se supiera que la explosión se debió a la combustión de 2.750 toneladas de nitrato de amonio que permanecían en el puerto desde 2013. La población culpa ahora a las autoridades de negligencia por no haber evitado a lo largo de tanto tiempo que una catástrofe de tal magnitud se presentara.

Por el momento, el Gobierno ha iniciado una investigación que aún no ha dado resultados concluyentes. En un momento en que cada vez más voces denuncian negligencia de las autoridades y critican la corrupción sistemática en el Estado, las autoridades han asegurado estudiar varias hipótesis, pero dicen no descartar causas externas o incluso una "interferencia extranjera". 

Con Reuters, AFP y EFE

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24