Saltar al contenido principal
Línea de tiempo

El camino hacia el colapso del Gobierno libanés

Un manifestante ondea la bandera del Líbano en medio de las protestas registradas en Beirut que llevaron a la renuncia del primer ministro, Hassan Diab, el 10 de agosto de 2020.
Un manifestante ondea la bandera del Líbano en medio de las protestas registradas en Beirut que llevaron a la renuncia del primer ministro, Hassan Diab, el 10 de agosto de 2020. © Hannah McKay / Reuters
11 min

El colapso del Gobierno libanés quizás no es una secuela de la explosión que destrozó el puerto de Beirut el 4 de agosto. Pero, sin duda, el hecho marcó el punto de quiebre del capítulo más reciente de la crisis política de ese país. 

Anuncios

El 4 de agosto de 2020, una explosión barrió con el puerto de la capital del Líbano, el más importante del país. Menos de una semana después, y tras una cifra consolidada de 158 muertos, uno a uno los ministros del Gobierno de Hassan Diab anunciaron su renuncia en el transcurso del lunes 10 de agosto. Al final del día, Diab le puso fin a la Administración que lideraba desde enero de este año.

Los siguientes son los hechos que marcaron esta convulsa semana en la que revivieron las protestas que, hasta antes de la explosión en el puerto, estaban apaciguadas por la pandemia:

Martes 4 de agosto: una explosión sin precedentes en Beirut con tintes de negligencia

Hacia el final de la tarde del martes 4 de agosto, un hongo de humo y una potente onda explosiva emergieron desde el puerto de Beirut. En un instante, alrededor de 250.000 viviendas quedaron devastadas, cerca de 5.000 personas resultaron heridas y decenas más murieron (a la fecha se cuentan 158).  

La confusión duró varias horas. Un día después, se pudo establecer que la columna de humo rojizo que se vio durante varias horas salía de unas bodegas del puerto en las que se habían almacenado, durante cerca de seis años, 2.750 toneladas de nitrato de amonio, un químico con funciones agrícolas que también sirve para fabricar explosivos. El Gobierno ordenó la detención de altos funcionarios del puerto, pero muchos empezaron a cuestionar la responsabilidad del Estado frente a la omisión de este material confiscado. Con este cruce de versiones y los indicios que hablaban de negligencia por parte de funcionarios judiciales, se empezó a llamar la atención de la comunidad internacional. 

El jueves 6 de agosto, la organización no gubernamental Human Rights Watch se sumó a las voces que pedían una investigación independiente “con expertos internacionales” para determinar quién fueron los responsables. Ese mismo día llegó el presidente de Francia a Beirut. 

Jueves 6 de agosto: Macron llega al Líbano a decir “verdades locales”

El Líbano fue una colonia francesa y, desde su independencia, la relación entre los dos países ha sido de cooperación cercana. De ahí que el presidente francés, Emmanuel Macron, llegara aquel jueves a la nación para proponer un “diálogo de franqueza” con las autoridades libanesas.

El mandatario galo sabía que la explosión en el puerto era lluvia que caía sobre mojado, de ahí que su discurso no solo se centró en llevar ayuda humanitaria (con la que se comprometió, de todas formas), sino que, además, abogó por buscar un camino para sacar al país de la profunda crisis en la que se encuentra desde hace casi un año. 

El presidente francés, Emmanuel Macron (C), rodeado de militares libaneses, visita el sitio devastado de la explosión en el puerto de Beirut, el 6 de agosto de 2020, dos días después de la explosión masiva que devastó la capital libanesa.
El presidente francés, Emmanuel Macron (C), rodeado de militares libaneses, visita el sitio devastado de la explosión en el puerto de Beirut, el 6 de agosto de 2020, dos días después de la explosión masiva que devastó la capital libanesa. © AFP

“Nuestra prioridad es dar apoyo y ayuda a la población, sin condiciones”, dijo Macron pocos minutos después de haber aterrizado y, horas más tarde, aseguró que las donaciones del Gobierno francés “no caerían en manos corruptas”. Durante su visita, recorrió las ruinas del puerto en compañía del presidente libanés, Michel Aoun, (en la Constitución libanesa el presidente es jefe de Estado y el primer ministro es jefe de Gobierno). 

Se pactaron ayudas para el Líbano en videoconferencia organizada por la ONU y Francia
01:22

Ese día, el mandatario francés dijo a los medios de comunicación que trataría con las autoridades libanesas temas como la corrupción, la crisis política y económica, además de la urgencia por hacer reformas a la banca. Pero en las calles ya no había esperanza para confiar en una reforma que viniera desde las oficinas de este Gobierno. 

Viernes 7 de agosto: reviven las protestas ante un Gobierno sin caminos para salir de la crisis

La nueva ola de protestas inició la noche del viernes 7 de agosto, cerca al Parlamento de Beirut. La agencia Reuters habló de “algunos grupos” de manifestantes que se enfrentaron con la Policía, pero en los días siguientes el carácter masivo de otros meses se empezó a notar en las calles. 

La más reciente ola de protestas en Beirut inició a mediados de septiembre de 2019. La libra libanesa estaba en caída libre, el desempleo iba en aumento y el entonces primer ministro, Saad Hariri, anunciaba un paquete de reformas económicas que solo recibieron más rechazo en las calles. Hariri se vio forzado a renunciar a finales de octubre y tuvieron que pasar casi dos meses antes de que Diab fuera designado en su reemplazo.

Pero la explosión en el puerto terminó de desestabilizar un Gobierno que no acababa de ponerse en pie. 

Sábado 8 de agosto: Hassan Diab propone anticipar las elecciones, pero los ánimos no se calman

La pandemia había mermado la intensidad y capacidad de convocatoria de las protestas en el Líbano. Pero, desde junio, ya se habían logrado nuevas manifestaciones. El sábado, en medio de otra jornada de intensas movilizaciones, el primer ministro Hassan Diab propuso liderar el Gobierno por otros dos meses y llamó a los partidos políticos a acordar “el siguiente paso” para convocar a unas elecciones parlamentarias anticipadas.

Informe desde Beirut: 1 policía muerto y más de 200 personas heridas en protestas
01:15

Lunes 10 de agosto: la renuncia del Gobierno no será suficiente para los manifestantes

El plan anunciado por el Gobierno proponía iniciar este lunes los preparativos para las elecciones anticipadas. Pero el Ejecutivo ya se estaba desintegrando de a poco. Los responsables de las carteras de Medio Ambiente e Información renunciaron el domingo y la ministra de Justicia, Marie Claude Najm, se les sumó el lunes. Horas más tarde, Diab hizo pública su decisión y presentó su renuncia al presidente Aoun, un funcionario que tampoco está exento del descontento en las calles. Y es que, a finales de 2019, luego de la renuncia de Saad Hariri, muchos pidieron también la salida del presidente Aoun.

Un manifestante pisa una foto del presidente libanés Michel Aoun, en el Ministerio de Relaciones Exteriores durante una protesta tras la explosión del martes, en Beirut, Líbano, el 8 de agosto de 2020.
Un manifestante pisa una foto del presidente libanés Michel Aoun, en el Ministerio de Relaciones Exteriores durante una protesta tras la explosión del martes, en Beirut, Líbano, el 8 de agosto de 2020. © Ellen Francis / Reuters

Inicia de nuevo un periodo de incertidumbre en el Líbano. El Gobierno francés instó a la rápida conformación de una nueva Administración “que escuche las aspiraciones del pueblo”, según dijo en un pronunciamiento el ministro de Exteriores francés, Jean-Yves Le Drian. El secretario general de las Naciones Unidas, António Guterres, por su parte, resaltó que “es importante que se implementen reformas en el país”.

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.