Saltar al contenido principal
Migrantes

El éxodo por África, una de las rutas terrestres más mortíferas para migrantes y refugiados

© France 24

En su viaje desde el corazón de África hacia las costas del Mar Mediterráneo, los migrantes y refugiados son víctimas de violaciones a sus derechos, delitos que permanecen invisibles, al ser cometidos en países en los que no les brindan garantías de movilidad. Se estima que un cuarto de estos abusos son perpetrados por integrantes de las fuerzas de seguridad.

Anuncios

Para miles de migrantes, la travesía hacia Libia, el país al que buscan llegar antes de embarcarse por el Mar Mediterráneo rumbo a Europa, está plagada de peligros, abusos, torturas e incluso la muerte. 

El viaje a través de África del este y la costa mediterránea de este continente es considerado como una de las rutas más mortíferas del mundo para quienes no encuentran una opción distinta a huir. 

Un informe publicado por ACNUR y el Centro de Migración Mixta del Consejo danés de Refugiados revela que al menos 1.750 personas murieron entre 2018 y 2019, pero consideran que este dato está muy por debajo del real.

“Es solo la punta del iceberg. Hay muchas familias buscando a sus seres queridos a lo largo de las rutas y no hay ninguna respuesta que darles. Creemos que el número de personas que mueren en tierra es mucho mayor que el que fallece en el mar", asegura Vincent Cochetel, enviado especial de ACNUR para el Mediterráneo Central.

Los agentes de seguridad, en la mira por abusos contra migrantes

Pero lo que resulta más preocupante es que los refugiados señalan como culpables de los delitos y abusos en su contra a agentes de seguridad. 

"Son principalmente las fuerzas de seguridad, los funcionarios de migración y fronterizos, los que están involucrados en actos de violencia sexual y de género. Mientras que, si observamos los otros tipos de abuso físico a lo largo de las rutas, la mayoría de los perpetradores son contrabandistas, traficantes o bandas criminales asociadas con ellos", explica Cochetel.

Estos datos, explican, son difíciles de documentar, ya que los caminos usados por contrabandistas son desconocidos. Las vidas de cientos de personas se pierden en ese viaje y solo se conocen los casos cuando las familias intentan buscar a sus seres queridos.

"Hay pruebas claras sobre los abusos que enfrentan las personas en movimiento a través de la ruta. Creo que la mayoría de veces tendíamos a centrarnos en algunos países y a olvidarnos de otros, pero nos dimos cuenta de que el abuso está a lo largo de la ruta, e incluso a veces comienza dentro del país de origen y sigue a las personas mientras se desplazan", señala Othman Belbeis, asesor regional de la OIM en el este y norte de África.

Organizaciones de Derechos Humanos abogan para que se esclarezcan dichos delitos y exigen que los responsables respondan por los abusos cometidos.

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.