Brasil envía misión humanitaria al Líbano, encabezada por expresidente Temer

Sao Paulo (AFP)

Anuncios

El gobierno brasileño envió este miércoles una misión al Líbano con seis toneladas de alimentos, medicamentos y una comitiva encabezada por el expresidente Michel Temer, para apoyar al país tras las mortíferas explosiones.

"Esperamos que Brasil pueda cumplir esta misión humanitaria y que también pueda colaborar, con el permiso de las autoridades libanesas, con la pacificación interna del país", afirmó Temer (2016-2018) minutos antes de despegar en uno de los dos aviones militares que partieron de la base de la Fuerza Aérea en Sao Paulo.

El presidente Jair Bolsonaro despidió personalmente a la comitiva, cuya misión calificó como un "acto simbólico, pero que sale del fondo del corazón de todo el pueblo brasileño".

El cargamento incluye antibióticos, analgésicos, jeringas, 100.000 máscaras quirúrgicas y 300 respiradores pulmonares donados por el Ministerio de Salud, así como alimentos brindados por la comunidad de origen libanesa en Brasil, estimada en unos diez millones de personas.

El expresidente Temer, de 79 años, es el octavo hijo de una pareja de libaneses que emigró a Brasil en 1925.

Con varios procesos por corrupción pendientes ante la justicia, Temer obtuvo autorización judicial para viajar al exterior. El exmandatario llegó a estar preso por algunos días en 2019 y desde entonces tiene su pasaporte retenido por la justicia, que debe autorizar sus salidas al extranjero.

El presidente de la poderosa Federación de Industrias de Sao Paulo (Fiesp), Paulo Skaf, así como senadores y otros funcionarios del gobierno integran la comitiva, que hará escala en Fortaleza (noreste de Brasil), isla de Sal (Cabo Verde) y Valencia, antes de aterrizar en el Líbano.

Las gigantescas explosiones el 4 de agosto -causadas por toneladas de nitrato de amonio almacenado inadecuadamente en el puerto de Beirut- dejaron 171 muertos y al menos 6.000 heridos, además de cientos de miles de personas sin hogar.

La tragedia generó protestas que llevaron a la renuncia del primer ministro Hassan Diab. Los manifestantes libaneses quieren también la salida del jefe del Estado, el jefe del Parlamento y los diputados de los partidos políticos, acusados desde hace tiempo de corrupción y considerados responsables del desastre.