Parlamento aprueba el estado de emergencia en Beirut, que otorga amplios poderes al Ejército

Archivo: Soldados libaneses se trasladan en un camión militar cerca del lugar de la explosión en el puerto de Beirut, Líbano, el 5 de agosto de 2020.
Archivo: Soldados libaneses se trasladan en un camión militar cerca del lugar de la explosión en el puerto de Beirut, Líbano, el 5 de agosto de 2020. © Reuters

El Parlamento justificó la decisión al asegurar que la capital de Líbano se encuentra en circunstancias excepcionales tras la explosión en el puerto que dejó 171 muertos y más de 6.000 heridos. Con la medida, grupos de derechos humanos temen un aumento de la represión en las protestas.

Anuncios

Tras la explosión del pasado 4 de agosto, que causó la muerte de al menos 171 personas y dejó a más de 6.000 heridas, el Gobierno había aprobado el pasado 5 de agosto el estado de emergencia en Beirut. Ahora, más de una semana después de la catástrofe, el Parlamento amplió el estado de emergencia por dos semanas más.

Paralelamente, el ministro de Salud del Ejecutivo interino, Hamad Hassan, anunció que se extendería el estado de emergencia un mes más allá del próximo 18 de agosto, cuando expiraba la actual declaración.

El funcionario justificó la decisión por el que esperan sea un repunte de los contagios de Covid-19 "debido a las aglomeraciones que hubo en los hospitales tras la explosión y a la falta de mascarillas y de implicación con las medidas de prevención en ese momento”.

01:13

La medida es vista por algunos como una amenaza a las libertades puesto que bajo la excepción de emergencia el Ejército adquiere la autoridad de limitar la libertad de expresión, de reunión y de prensa, a la vez que tiene la potestad de detener a las personas que considere una amenaza para la seguridad, incluso en residencias individuales. 

Según informa la cadena 'Al Jazeera', la organización Human Rights Watch ha advertido sobre violaciones de derechos humanos que se pueden producir durante este estado a manos del Ejército, ya que los procesos jurídicos pasarán a tribunales militares, con una supervisión menor de la Justicia.

Manifestantes corren durante una protesta antigubernamental tras la explosión en Beirut, Líbano, el 9 de agosto de 2020.
Manifestantes corren durante una protesta antigubernamental tras la explosión en Beirut, Líbano, el 9 de agosto de 2020. © Hannah McKay / Reuters

La decisión se da en un momento convulso en el país, con masivas manifestaciones contra la clase política dirigente, a la que muchos culpan de la fuerte crisis económica que atraviesa la nación, la cual ha hundido la moneda local y disparado la inflación a niveles extremos, una situación que se agrava tras la destrucción parcial de la capital y del principal puerto del país.

Las protestas contra la clase política continúan

En medio de las multitudinarias protestas, el presidente Michel Aoun aceptó el 10 de agosto la renuncia del Gobierno en pleno, al que pidió que siga en funciones hasta la formación de un nuevo Ejecutivo, apenas ocho meses después de su llegada al poder tras la dimisión de su predecesor.

Pero en las calles de Beirut las protestas han continuado. No solo piden la renuncia del Ejecutivo, también la de Aoun y la de la élite política del país, a la que culpan de haber llevado al país a la quiebra en medio de una corrupción generalizada y a la que responsabilizan de la mortal explosión. 

Un manifestante ondea la bandera libanesa frente a la policía antidisturbios durante una protesta en Beirut, Líbano, el 8 de agosto de 2020.
Un manifestante ondea la bandera libanesa frente a la policía antidisturbios durante una protesta en Beirut, Líbano, el 8 de agosto de 2020. © Goran Tomasevic / Reuters

La explosión tuvo lugar por la combustión de 2.750 toneladas de nitrato de amonio que permanecieron almacenadas en el puerto de Beirut durante seis años y sin haber sido sometidas a los controles de seguridad de las autoridades locales a pesar de que se demostrara que los principales líderes del país estaban al tanto de la existencia del cargamento.

Respecto a la propiedad del cargamento y por qué el material permaneció tanto tiempo en el puerto, hay muchas preguntas sin resolver. El Gobierno adelanta una investigación para dar con los responsables, sin embargo tanto a nivel local como internacional piden una investigación independiente por la falta de confianza hacia la clase política.

La OMS alerta de una capacidad hospitalaria reducida al mínimo

Más de una semana después de la explosión que arrasó con parte de la capital libanesa, la Organización Mundial de la Salud (OMS) informó que "poco más del 50 % de los establecimientos están fuera de servicio", dijo Richard Brennan, director regional de emergencias de la organización, quien especificó que tres de los principales hospitales no funcionan y otros tres tienen una capacidad reducida.

El experto, quien aseguró que se han perdido “500 camas”, urgió a las autoridades a “restablecer la capacidad de los establecimientos” a fin de poder dar respuesta a las necesidades del país, para hacer frente a la pandemia de coronavirus y para afrontar otras urgencias médicas. 

01:28

Tras la explosión del pasado 4 de agosto, los hospitales locales, que ya se encontraban saturados, se vieron desbordados con la llegada de heridos. 

La situación se ha agravado en los últimos días ya que la pandemia de coronavirus volvió a revelar un nuevo récord de contagios el pasado 11 de agosto con 309 casos y siete muertes en un solo día. 

A medida que se extiende la pandemia, la OMS alerta de una situación extrema en el país, en donde las pocas camas de cuidados intensivos que quedan han tenido que ser utilizadas para auxiliar a los heridos graves de la explosión. 

Durante los primeros meses de la emergencia sanitaria por el Covid-19, el país había conseguido controlar la pandemia pero los contagios aumentaron desde la reapertura del Aeropuerto Internacional de Beirut el pasado 1 de julio y el levantamiento gradual del confinamiento. 

Con AFP y EFE

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24