Saltar al contenido principal

El FBI se unirá a la investigación de la mortal explosión en Beirut

Archivo: El FBI se unirá a la investigación sobre la explosión en Beirut, mientras Líbano continúa en estado de emergencia por la devastadora explosión en su puerto.
Archivo: El FBI se unirá a la investigación sobre la explosión en Beirut, mientras Líbano continúa en estado de emergencia por la devastadora explosión en su puerto. © EFE/Wael Hamzeh
4 min

El Gobierno libanés extendió una invitación al Buró Federal de Investigaciones​ (FBI) para que participe en la investigación que se lleva a cabo sobre la explosión del pasado 4 de agosto en Beirut, reveló David Hale, subsecretario de Asuntos Políticos de EE. UU., durante una visita oficial a la capital libanesa este jueves 13 de agosto. 

Anuncios

Tras un recorrido por el barrio de Gemmayze, uno de los más devastados por la deflagración, el subsecretario de Asuntos Políticos de Estados Unidos, David Hale, dijo que el FBI participará en las pesquisas que se realizan sobre la explosión que mató a 171 personas y dejó heridas a otras 6.000 en la capital del país. 

"El FBI pronto se unirá a investigadores libaneses e internacionales por invitación de Beirut, con el fin de ayudar a responder las preguntas que todo el mundo hace sobre las circunstancias que llevaron a esta explosión", dijo Hale, quien fue embajador en este país entre 2013 y 2015.

Las autoridades libanesas, que se han comprometido a llevar a cabo una rápida investigación en la que, a priori, culpan de un mal manejo de la enorme reserva de nitrato de amonio almacenado durante años.

El presidente Michel Aoun ha dicho que la investigación analizará si la causa de la explosión fue negligencia, un accidente o posiblemente una "interferencia externa". Mientras tanto, el Parlamento libanés aprobó este jueves el estado de emergencia en Beirut, declarado la semana pasada por el Gobierno. 

El subsecretario de Estado de Estados Unidos para Asuntos Políticos, David Hale, escucha a un voluntario de una ONG durante su visita cerca del lugar de la explosión de la semana pasada que golpeó el puerto marítimo de Beirut, en la capital libanesa, el 13 de agosto de 2020.
El subsecretario de Estado de Estados Unidos para Asuntos Políticos, David Hale, escucha a un voluntario de una ONG durante su visita cerca del lugar de la explosión de la semana pasada que golpeó el puerto marítimo de Beirut, en la capital libanesa, el 13 de agosto de 2020. © Hussein Malla / AFP

Según el recuento oficial, la deflagración obligó a unas 300.000 familias a abandonar sus hogares y se estima que todavía hay entre 30 y 40 personas desaparecidas. 

Durante su visita, que se prolongará hasta el sábado, el alto diplomático estadounidense dijo que se reunirá con políticos y autoridades, pero también con miembros de la sociedad civil y líderes religiosos.

Expertos de la ONU piden una investigación independiente

Más de 40 expertos en derechos humanos de Naciones Unidas pidieron hoy en un comunicado conjunto una investigación pronta e independiente para identificar a los responsables del incidente.

La pesquisa "debería estar protegida de cualquier influencia indebida" y sus responsables deberían tener plenos poderes "para examinar cualquier fallo sistemático de las autoridades y las instituciones libanesas", señaló el comunicado. 

Los firmantes, entre ellos numerosos relatores especiales de la ONU, mostraron en el documento su preocupación por "el alto nivel de irresponsabilidad e impunidad" en torno al accidente, que ha colapsado el sistema de hospitales en Beirut, según la Organización Mundial de la Salud (OMS). 

Líbano no puede pagar la factura de la explosión

Además del gran número de víctimas, las autoridades del país han estimado que las pérdidas por la explosión ascienden a por lo menos 15.000 millones de dólares, una factura que Líbano no puede pagar, sobre todo si se tiene en cuenta que el país ya incumplió con el pago de su enorme deuda soberana en marzo y que las conversaciones con el FMI se encuentran estancadas.

“Líbano necesita reformas económicas y fiscales, el fin de la gobernanza disfuncional y las promesas vacías”, dijo el alto funcionario estadounidense, aludiendo a que "Estados Unidos está listo para apoyar a un gobierno libanés que refleje y responda a la voluntad del pueblo".

La ira pública ha crecido contra la élite política, a la que muchos culpan por los problemas del país. El primer ministro Hassan Diab anunció la dimisión de su gobierno el lunes, pero queda por ver si la reestructuración del gobierno traerá caras nuevas o si regresarán miembros de la criticada clase dominante del Líbano.

Con AFP y Reuters

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.