Saltar al contenido principal

Belarús en el ojo de Europa: oposición pide recuento de votos mientras se discuten sanciones

Los manifestantes marchan durante un mitin contra el presidente Alexander Lukashenko el 13 de agosto de 2020 en Minsk.
Los manifestantes marchan durante un mitin contra el presidente Alexander Lukashenko el 13 de agosto de 2020 en Minsk. © Valentyn Ogirenko, Reuters
Texto por: Andrea Rincón
8 min

Los socios europeos del este pidieron sanciones contra Belarús por unas elecciones cuestionadas, cuyo vencedor, Alexander Lukashenko, ha tratado con puño de hierro de aplastar cualquier asomo de duda. La pequeña nación agita las aguas en el viejo continente. 

Anuncios

La era Lukanshenko en Europa ha transcurrido en un círculo estrecho de sanciones y levantamientos en la últimas dos décadas. La presión no es nueva para el ultraderechista que carga un amplio prontuario de violaciones a los derechos humanos, en un país que heredó de Rusia el autoritarismo mientras lucha por avanzar hacia la democratización del poder. 

De ahí que la reunión de urgencia que convocaron los estados miembros de la Unión Europea para evaluar la delicada situación de orden público, derechos humanos y legitimidad con la que se llevaron a cabo las elecciones presidenciales del 9 de agosto, no le impidan avanzar con su agenda. 

El bloque llamó a reunión a sus ministros de relaciones exteriores luego de que Polonia, República Checa, Estonia, Letonia, Lituania y Dinamarca solicitaran en una carta conjunta "medidas restrictivas contra los funcionarios" responsables del resultado de las elecciones, que dio al presidente Alexander Lukashenko el 80%. y por la violencia y la represión que aplicaron las fuerzas de seguridad contra los manifestantes.

"Necesitaríamos encontrar un equilibrio cuidadoso entre la presión en contra y el compromiso con el presidente de Bielorrusia, Lukashenko. Creemos que la UE debería asumir el papel de mediador lo antes posible", decía la carta. 

Pero no todos los socios manejan el mismo tono. Alemania, Austria y Suecia ya han pedido sanciones de inmediato y la presidenta de la Comisión Europea, Ursula Von Der Leyen se sumó. "Necesitamos sanciones adicionales contra quienes violaron los valores democráticos o abusaron de los derechos humanos en Bielorrusia". 

La líder de la oposición pide recuento de votos

La política opositora Sviatlana Tsikhanouskaya hizo un llamado a los ciudadanos a mantener las protestas pacíficas e instó a sus partidarios a firmar una petición en línea exigiendo un recuento de las elecciones presidenciales, en las que cree que Lukashenko no logró la victoria.

Un amplia mayoría crítica y cuestiona que haya ganado las elecciones con un umbral de del 80%, en medio de una descontento social cada vez más amplio. 

En un video publicado en YouTube, Tsikhanouskaya, que se encuentra en la vecina Lituania, también pidió a sus seguidores que exigieran una investigación oficial sobre las acusaciones de que las elecciones del domingo pasado fueron falsificadas.

Los empleados de Minsk Tractor Works se reúnen fuera de una planta durante una reunión para protestar contra los resultados de las elecciones presidenciales y exigir la reelección en Minsk, Bielorrusia, el 14 de agosto de 2020. REUTERS /
Los empleados de Minsk Tractor Works se reúnen fuera de una planta durante una reunión para protestar contra los resultados de las elecciones presidenciales y exigir la reelección en Minsk, Bielorrusia, el 14 de agosto de 2020. REUTERS / © Vasily Fedosenko, Reuters

Pero si no parecen asustarle las protestas ciudadanas, falta ver si la paralización de una de las empresas de tractores de la capital, logre algún efecto. Los empleados de Minsk Tractor Works se reúnen fuera de una planta durante una reunión para protestar contra los resultados de las elecciones presidenciales.

A lo largo de la historia, las parálisis económicas se han mostrado más efectivas a la hora de presionar a los mandatarios de su perfil, que el constreñimiento de los derechos humanos.

Lukashenko se mueve con sigilo: libera a algunos manifestantes pero las protestas no se apagan

Las imágenes de militares bajando de tanquetas, persiguiendo con dureza a los manifestantes, en su mayoría jóvenes,(algunos continúan desaparecidos) recorrieron el mundo.

Tras las codenas públicas y la presión, Lukashenko pareció soltar un poco la cuerda. El Ministerio del Interior bielorruso aseguró que más de 2.000 personas que fueron detenidas durante las protestas tras la reelección de Lukashenko la semana pasada fueron liberadas.

"Asumo la responsabilidad y pido disculpas por las lesiones que recibieron los manifestantes en las protestas", dijo el ministro de Asuntos Internos, Yuri Karayev, durante una entrevista para el canal de televisión bielorruso 'ONT'.

Las personas que fueron detenidas durante las recientes protestas de la oposición contra los resultados de las elecciones presidenciales reciben tratamiento médico después de ser liberadas de un centro de detención en Minsk, Bielorrusia , el 14 de agosto de 2020.
Las personas que fueron detenidas durante las recientes protestas de la oposición contra los resultados de las elecciones presidenciales reciben tratamiento médico después de ser liberadas de un centro de detención en Minsk, Bielorrusia , el 14 de agosto de 2020. © Stringer / Reuters

El ministerio dijo que estaba preocupado por el problema del hacinamiento en los centros de detención después de que unas 6.700 personas fueran detenidas en la represión y dos murieran. 

Los manifestantes fueron inmediatamente atendidos a su salida de los centros de reclusión, debilitados y con heridas en varias partes del cuerpo.

Alguna de las presiones o todas juntas: ¿surtirán algún efecto en Belarús?

Lukashenko, un exgerente del agro de 65 años, se ha enfrentado a una creciente ira colectiva por su manejo de la pandemia, que calificó de "psicosis", así como por la ralentización de la economía y la violación a los derechos humanos.

El mandatario, que lleva más de 25 años en el poder e ingresa a un nuevo mandato continúa negando el fraude electoral. Pero a la luz de los resultados y bajo la lupa de un mandato cuestionado, las dudas sobre su legitimidad cada vez toman más fuerza. 

La respuesta del bloque europeo no se espera sino hasta final de mes si se llega a generar algún consenso ya que para emitir una decisión final debe haber unanimidad en los 27 socios. 

La gente quema bengalas de humo durante una manifestación para apoyar a la oposición bielorrusa y exigir a las autoridades de Bielorrusia que liberen a los ciudadanos ucranianos, que fueron detenidos durante las recientes protestas contra los resultados de las elecciones presidenciales, en Kiev, Ucrania, el 13 de agosto de 2020. Un participante sostiene un cartel con imágenes que representan al presidente de belarús Alexander Lukashenko.
La gente quema bengalas de humo durante una manifestación para apoyar a la oposición bielorrusa y exigir a las autoridades de Bielorrusia que liberen a los ciudadanos ucranianos, que fueron detenidos durante las recientes protestas contra los resultados de las elecciones presidenciales, en Kiev, Ucrania, el 13 de agosto de 2020. Un participante sostiene un cartel con imágenes que representan al presidente de belarús Alexander Lukashenko. © Valentyn Ogirenko, Reuters

El bloque impuso por primera vez sanciones a Bielorrusia en 2004. Las intensificó en 2011 por abusos de los derechos humanos y cuestionamientos democráticos, incluida la manipulación de votos.

Se levantaron muchas sanciones después de que Lukashenko liberó a presos políticos en 2016. Pero sigue habiendo un embargo de armas, al igual que las sanciones contra cuatro personas por las desapariciones no resueltas de dos políticos de la oposición, un empresario y un periodista.

Es muy probable que cualquier nueva sanción de la UE adopte la forma de prohibiciones de viaje y congelación de activos para las personas.

Con Reuters

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.