EE. UU. sostiene que confiscó cuatro buques iraníes, pero Irán rechaza ser el propietario

Archivo: El buque petrolero iraní Fortune en la costa de Puerto Cabello, estado de Carabobo, Venezuela, el 25 de mayo de 2020.
Archivo: El buque petrolero iraní Fortune en la costa de Puerto Cabello, estado de Carabobo, Venezuela, el 25 de mayo de 2020. © EFE

Este viernes el Gobierno estadounidense anunció que confiscó cuatro buques iraníes que transportaban combustible hacia Venezuela, en una nueva escalada de tensiones entre Washington, Teherán y Caracas. Sin embargo, la República Islámica rechazó la versión estadounidense y aseguró que esta es "otra mentira" de EE. UU.

Anuncios

El Departamento de Justicia de EE.UU. informó este 14 de agosto, mediante un comunicado, que incautó "aproximadamente 1.116 millones de barriles de petróleo", que asegura pertenecen a la Guardia Revolucionaria iraní.

Se trata de cuatro tanqueros denominados Bella, Bering, Pandi y Luna, y cuyo decomiso es un intento del Gobierno Federal por interrumpir una línea de suministro clave para Caracas, que junto a Teherán desafían las sanciones de Estados Unidos para abastecerse de petróleo.

“El Departamento de Justicia anunció hoy la interrupción exitosa de un envío de combustible multimillonario por parte del Cuerpo de la Guardia Revolucionaria, una organización terrorista extranjera, que se dirigía a Venezuela. Estas acciones representan la mayor incautación de cargamentos de combustible de Irán por parte del Gobierno", señala el comunicado.

Aunque las autoridades estadounidenses no especificaron en qué lugar fue confiscado el cargamento, los navíos habrían sido desviados hacia Texas, según afirmó el presidente Donald Trump durante una rueda de prensa desde la Casa Blanca. Houston, Texas, es un importante centro de transporte de petróleo de Estados Unidos.

“Tenemos cuatro tanqueros. Van a Houston, están ahí, no se supone que Irán haga eso, así que lo hicimos, incautamos los cuatro buques y los trasladamos a Houston”, dijo el mandatario.

El Departamento de Justicia indicó que hubo un intento por parte de Irán para recuperar las embarcaciones. “Después de la ejecución de la orden de decomiso de Estados Unidos, la Marina de Irán abordó por la fuerza un barco no relacionado en un aparente intento de recuperar el petróleo incautado, pero no tuvo éxito”, agregó el Departamento de Justicia citando un video que el Comando Central de Estados Unidos publicó el jueves sobre la supuesta (fallida) operación iraní.

El Gobierno federal dijo que debido a que los materiales fueron confiscados a un Estado patrocinador del terrorismo, se dirigirán total o parcialmente al fondo de Estados Unidos para Víctimas del Terrorismo.

El cargamento “no tiene nada que ver con Irán”

Desde el jueves, cuando se conocieron las primeras informaciones sobre el presunto decomiso, un día antes de la confirmación oficial por parte de Trump y del Departamento de Justicia, la diplomacia iraní negó que su país estuviera vinculado con los navíos incautados.

El embajador de Irán en Caracas, Hojat Soltani, dijo que los cuatro buques cargados de gasolina que navegaban hacia Venezuela "no tienen nada que ver con Irán".

Soltani minimizó lo que parecía ser una victoria para la campaña de sanciones estadounidenses, al indicar que ninguno de los barcos ni los dueños del cargamento eran iraníes.

“Esta es otra mentira y un acto de guerra psicológica perpetrada por la maquinaria de propaganda de Estados Unidos”, afirmó Soltani. “Trump no puede compensar su humillación y derrota ante Irán usando propaganda falsa”.

Pero esta no sería la primera vez que barcos iraníes intentan llevar petróleo a Venezuela y otros insumos necesarios para procesar el crudo y ayudar a ese país a abastecerse de combustible. El pasado mayo, el propio ministro de Petróleo de Venezuela, Tareck El Aissami celebró la llegada de cinco buques iraníes con gasolina y otros materiales que serían utilizados por la estatal petrolera PDVSA para procesar el crudo.

Venezuela no produce suficiente gasolina refinada en medio de la fuerte crisis económica, el colapso casi por completo de su red de refinamiento y el impacto de las sanciones de Estados Unidos, destinadas a tratar de sacar del poder al presidente Nicolás Maduro, considerado por Washington como un dictador.

El territorio venezolano registra la caída más baja en las últimas siete décadas de su extracción de crudo, por lo que no puede abastecer por completo a su propia población, ocasionando largas filas de los habitantes para tratar de conseguir combustible en el país considerado como uno de los mayores en reservas petroleras del mundo.

Con AP y Reuters

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24