Saltar al contenido principal

Protestas en Bolivia obligan a un consenso sobre las elecciones

La presidenta interina de Bolivia, Jeanine Áñez, promulgó una ley que fija la fecha para las elecciones generales hasta el próximo 18 de octubre.
La presidenta interina de Bolivia, Jeanine Áñez, promulgó una ley que fija la fecha para las elecciones generales hasta el próximo 18 de octubre. © Cortesía: Presidencia de Bolivia
7 min

La presidenta interina, Jeanine Áñez, promulgó la ley que fija la fecha para las elecciones generales "hasta el 18 de octubre" luego de que la iniciativa fuera aprobada por el Parlamento, controlado por el partido del presidente Evo Morales, el Movimiento Al Socialismo. El hecho se da después de 11 días de protestas y bloqueos en varias ciudades bolivianas.

Anuncios

El Parlamento, de mayoría opositora, y el Gobierno interino de Bolivia se pusieron de acuerdo por una vez este jueves 13 de julio para aprobar una ley que establece que el 18 de octubre es la fecha límite para la realización de las elecciones generales, en un intento por sofocar las protestas sociales en la que los ciudadanos exigen que los comicios sean celebrados, como estaba previsto, el 6 de septiembre. 

“Estamos aquí reunidos para impulsar la pacificación del país, es la segunda vez que lo hacemos en esta gestión y por eso concuerdo con quienes llaman a este proceso que impulsamos, como la segunda pacificación”, dijo en su discurso Áñez durante el acto oficial en La Paz, que duró tan solo 11 minutos. 

La Ley de Postergación de Elecciones Generales 2020 fue sancionada con premura en la Asamblea Legislativa, liderada por el partido Movimiento al Socialismo (MAS) del expresidente Evo Morales, cuyas autoridades consideraron que se trata de una norma que pretende “aportar con un granito de arena” a la solución de los conflictos en el país. 

Áñez compareció acompañada de representantes de Naciones Unidas, la Unión Europea y la Iglesia católica, entre otros, para mostrarse respaldada en lo que calificó de "segunda pacificación" en Bolivia.
Áñez compareció acompañada de representantes de Naciones Unidas, la Unión Europea y la Iglesia católica, entre otros, para mostrarse respaldada en lo que calificó de "segunda pacificación" en Bolivia. © Cortesía: Presidencia de Bolivia

Sin embargo, la Central Obrera Boliviana (COB) y el Pacto de Unidad, organizaciones que alientan las manifestaciones y bloqueos en el país desde el 3 de agosto, denuncian que la norma fue consensuada entre la Asamblea Legislativa, el Ejecutivo y el Tribunal Supremo Electoral (TSE), sin tomar en cuenta a las organizaciones sociales.

“Traición y maniobra política”

Minutos después de la promulgación de la ley, los líderes de la COB y el Pacto de Unidad, anunciaron en rueda de prensa que “continuarán los bloqueos” dado que las autoridades “no atendieron su propuesta”. Los líderes de ambas organizaciones calificaron la nueva ley como un acto de “traición  y maniobra política” por parte del legislativo. 

“La COB y el Pacto de Unidad nunca han traicionado y jamás van traicionar a su pueblo. Hoy hemos sufrido una traición y eso tienen que conocer el pueblo y los movilizados. Esta ley que jamás se ha consensuado con nosotros, que jamás se ha consensuado con el pueblo boliviano”, dijo el secretario ejecutivo de la COB, Juan Carlos Huarachi.

En respuesta a los comentarios de Huarachi, la jefa de bancada del MAS, Betty Yañíquez, citada por el diario La Razón, dijo que está en manos del TSE resolver el conflicto con los movimientos sociales. “Hemos cumplido con nuestra responsabilidad” de sancionar la ley, explicó la diputada.

Por su parte, Áñez, en alusión a las medidas de presión anunciadas por los grupos sociales, dijo que una vez promulgada la ley no hay razón para los bloqueos. “Los bolivianos, más allá de nuestras diferencias, preferimos la democracia a la dictadura, el diálogo al bloqueo”, señaló en el Palacio de Gobierno.

El ejecutivo y los manifestantes se culpan mutuamente de los problemas de suministros 

De acuerdo con las cifras del Gobierno, al menos cuarenta contagiados murieron por falta de oxígeno que “no ha podido ingresar a la capital” a causa de los bloqueos; quienes protestan, sin embargo, aseguran que permiten el paso de transportes para el sistema de salud, y que son conscientes de la situación en el país por la pandemia. 

Más allá de las acusaciones mutuas, las crisis en Bolivia ya se siente en varias partes del país. Horas antes de la promulgación de la ley, un grupo de avicultores tiró pollos muertos y estrelló huevos en el piso en la plaza principal de la ciudad de Cochabamba, para llamar la atención de las pérdidas millonarias que sufren al no poder vender la producción mientras en otras partes del país escasean alimentos o suben de precio.

El origen de la crisis política en Bolivia data desde octubre del año pasado cuando se anularon los comicios en los que el expresidente Evo Morales había declarado vencedor entre denuncias de fraude a su favor, aún bajo investigación judicial.

Con EFE y medios locales

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.