Burkina Faso: encuentran el cuerpo de un importante imán que permanecía secuestrado

La ciudad de Djibo, en el norte de Burkina Faso, está cada vez más amenazada por los grupos armados.
La ciudad de Djibo, en el norte de Burkina Faso, está cada vez más amenazada por los grupos armados. © Fatimata Wane-Sagna / Francia 24

Este sábado 15 de agosto fue encontrado el cuerpo del imán Souaibou Cissédel en el norte de Burkina Faso, tras haber sido secuestrado en un autobús entre Uagadugú y Djibo por parte de integrantes de un grupo armado. 

Anuncios

Souaibou Cissé, el gran imán de Djibo, fue encontrado muerto por las autoridades este sábado, después de haber sido secuestrado el martes 11 de agosto por un grupo armado.

"Después de varios días de búsquedas infructuosas, el cuerpo sin vida del gran Imán fue encontrado esta mañana (sábado), lamentablemente sin vida, no lejos del lugar de su secuestro", dijo a la AFP un funcionario local de Uagadugú.

"Miembros de su familia han identificado el cuerpo y se están preparando para proceder con el entierro", confirmó un habitante de Djibo, en el norte del país.

Cissé, de 73 años, fue secuestrado "por un grupo armado que interceptó el autobús en el que regresaba a Djibo, tras una estancia en Uagadugú", advirtieron fuentes de seguridad.

Ya había sido blanco de ataques 

Al ser presidente de la comunidad musulmana de Djibo, era considerado como un líder religioso que abogaba por la tolerancia y que se había negado a salir de la ciudad a pesar de las amenazas. 

Durante varios meses, Djibo ha estado bajo una tensión creciente, dado que los grupos armados imponen bloqueos, provocando  escasez regular de alimentos, combustible y medicinas, según lo indicado por varios residentes.

Durante una visita sorpresa en junio, el presidente Roch Marc Christian Kaboré había prometido el regreso de las fuerzas de seguridad a la ciudad.

Un país plagado de ataques yihadistas

Burkina Faso ha sido escenario de ataques yihadistas durante los últimos cinco años, especialmente al este y norte del territorio. Estos ataques han dejado cerca de 1.100 muertos y más de un millón de desplazados desde 2015.

Insuficientemente equipadas y entrenadas, las fuerzas de este país de África Occidental son incapaces de detener el ciclo de violencia, a pesar de la ayuda que brindan las tropas extranjeras, especialmente los 5.100 soldados de la fuerza francesa Barkhane, que luchan contra los yihadistas en el Sahel.

Este artículo fue adaptado de su original en francés.

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24