En India, el oro deja de resplandecer

Anuncios

Bombay (AFP)

El aumento del precio del oro y los estragos económicos de la pandemia de coronavirus han disuadido a los indios de comprar este metal precioso que tanto adoran, lo que ha dejado a los joyeros en desempleo técnico.

Dos meses y medio después del fin del confinamiento nacional en India, el Zaveri Bazaar de Bombay, el mayor mercado de oro del país de 1.300 millones de habitantes, sigue vacío. La mayoría de las tiendas están cerradas y no hay clientes a la vista.

"Tenemos esta tienda desde hace más de 40 años y nunca había visto que el negocio fuera tan mal", lamenta Madhubhai Shah, un joyero de 75 años que es de los pocos que han abierto.

Este mercado de Bombay ha sido muy golpeado por el confinamiento decretado a finales de marzo, y que ha supuesto la marcha de millones de trabajadores migrantes -muchos de ellos artesanos del oro-, de las grandes ciudades al no haber trabajo.

"70% de nuestros artesanos han regresado a sus pueblos y los talleres de producción están cerrados", confiesa a la AFP Madhubhai Shah.

La subida en torno al 30% del precio del oro este año y la incertidumbre que ha generado la situación sanitaria disuaden a los indios de comprar joyas. India es el segundo consumidor mundial de oro por detrás de China.

Ni siquiera la llegada de la temporada de matrimonios, que tradicionalmente empieza en octubre y que suele propiciar que las familias echen la casa por la ventana, ha influido en el humor de los hogares.

Chiranjeevi Ahire y su novia han decidido romper con las costumbres para su matrimonio en diciembre. No comprarán oro o joyas, pese a que esto sea un buen augurio y permite marcar su estatus social.

"Antes, queríamos una gran boda y seguir todas las tradiciones indias como nuestros padres", dice a la AFP este responsable de marketing que trabaja en Bombay.

"Pero con la pandemia y la incertidumbre en el mercado del trabajo, hemos decidido reducir nuestros gastos en oro y ahorrar el dinero en caso de que vengan mal dadas", explica el joven de 29 años.

- Empeñar el oro -

Según el Consejo Mundial del Oro, el consumo en India ha caído un 56% interanual en el primer semestre de 2020. La demanda en el trimestre de abril a junio se ha hundido 70% a 63,7 toneladas, la más baja desde la crisis financiera de 2008.

Además de las joyas, muchos indios conservan lingotes y piezas de oro como valor seguro contra la inflación. Muchos lo empeñan a cambio de préstamos o mejores tasas de interés.

Bhadresh Gowda, un agricultor del Estado de Kerala (sur), ha recurrido a las joyas de la dote de su esposa para obtener un crédito de 200.000 rupias (2.260 euros, 2.666 dólares) para compensar las importantes pérdidas sufridas durante el confinamiento.

"Al principio, dudaba en empeñar estas joyas ya que son una herencia de mi familia pero los tiempos son duros", cuenta a la AFP.

A diferencia de los créditos tradicionales, el respaldado por el oro "es fácil de obtener y exige menos formalidades", explica, lo que hace que el proceso sea mucho más rápido.

"Actualmente, el oro ofrece mejor rendimiento. En cuanto mejore la economía, reembolsaré el crédito y recuperaré mi oro", dice el agricultor de 39 años.

El oro volverá a circular en India ya que los consumidores van a recuperar el apetito por este metal, estima Somasundaram P.R., director en India del Consejo Mundial del Oro.

"La gente que ha ahorrado dinero debido a las vacaciones o gastos anulados van a invertirlo en oro", vaticina.

La pandemia sigue haciendo estragos en India y no muestra señales de mejoría. En estas condiciones, los consumidores potenciales como Chiranjeevi Ahire prefieren esperar.

"Me parece mejor guardar mi dinero por el momento", dice el joven. "No voy a arriesgar mi estabilidad financiera por oro. No parece buena idea", zanja.