La llegada de migrantes a Italia se disparó en casi un 150% durante el 2019

Migrantes de Túnez y Libia llegan a bordo de un barco italiano de la Guardia Costiera a la isla de Lampedusa el 1 de agosto de 2020.
Migrantes de Túnez y Libia llegan a bordo de un barco italiano de la Guardia Costiera a la isla de Lampedusa el 1 de agosto de 2020. © AFP/Alberto Pizzoli

Según lo indicado este sábado 15 de agosto por la ministra italiana del Interior, Luciana Lamorghese, la llegada de migrantes a Italia aumentó en casi un 150% durante el 2019, con una abrumadora mayoría que llegó desde Túnez y Libia intentando escapar de la guerra. 

Anuncios

Italia ha estado luchando por manejar la llegada diaria de cientos de migrantes a sus costas, una tarea que se complica aún más por las medidas de seguridad relacionadas con la pandemia. 

Ante la creciente frustración entre los alcaldes locales, el Gobierno ha tenido que alquilar embarcaciones para mantener a los migrantes en cuarentena e, incluso, en varios casos ha acudido al Ejército luego de que algunos migrantes que habían dado positivo por coronavirus escaparan de los centros de recepción.

Desde principios de agosto del año pasado, hasta finales de julio de este año, 21.618 migrantes llegaron a las costas de Italia, un 148,7% más que los 8.691 desembarcos el año anterior, según datos presentados por la ministra del Interior, Luciana Lamorgese.

A pesar del aumento, el número de llegadas de migrantes sigue estando muy por debajo de las registradas en los últimos años.

De 2016 a 2017, Italia registró 182.877 llegadas de migrantes.

Después de que las autoridades de esta nación europea firmaron un acuerdo con Libia para que la Guardia Costera evitara las salidas de migrantes, el número cayó a 42.700 en el periodo de 2017 a 2018.

Lamorgese dijo que la dificultad no es el número de llegadas, sino el trabajo adicional requerido por las medidas de seguridad anti-Covid-19.

"Es necesario un sistema de protección tanto para las poblaciones que reciben a los migrantes, como para los propios migrantes", dijo la alta funcionaria. 

Los migrantes que dan positivo se enfrentan a desafíos logísticos dentro de los centros de recepción a los que son llevados.

"Se hace el frotis y, cuando es positivo, la persona tiene que ser tratada mientras que los demás tienen que permanecer en un aislamiento obligatorio de 14 días", indicaron las autoridades. 

La ministra del Interior de Italia, Luciana Lamorgese, asiste a la "reunión de ministros del interior del G6" en Munich, sur de Alemania, el 28 de octubre de 2019. Foto de archivo.
La ministra del Interior de Italia, Luciana Lamorgese, asiste a la "reunión de ministros del interior del G6" en Munich, sur de Alemania, el 28 de octubre de 2019. Foto de archivo. © AFP / Sven Hoppe

Los tunecinos lideran la afluencia

Alrededor del 41,6% de los migrantes que llegaron durante el año pasado partieron de Túnez, seguido por Libia, con un 40,5%.

Más de un tercio de los que llegaron alegaron tener nacionalidad tunecina.

Túnez está luchando contra el alto desempleo y la inestabilidad política, lo que empuja a más inmigrantes a cruzar a Italia. 

Lamorgese dijo que planeaba hacer un viaje a Túnez el próximo lunes con el ministro de Relaciones Exteriores, Luigi Di Maio, y dos comisionados de la Unión Europea.

"Es un momento importante y una señal de alarma para un país en dificultades", dijo Lamorgese a los periodistas, sin dar más detalles.

Los datos del Ministerio del Interior mostraron que 622 solicitantes de asilo fueron reubicados en otros países europeos durante el periodo del 5 de septiembre de 2019 al 31 de julio, más del 167%.

Francia recibió la mayor cantidad, con 395, mientras que 132 inmigrantes fueron enviados a Alemania y 42 a Portugal.

Este artículo fue adaptado de su original en inglés.

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24