República Dominicana posesionó a su nuevo presidente con la pandemia en la primera línea de desafíos

El presidente de República Dominicana, Luis Abinader, ofrece un discurso durante su ceremonia de posesión, en Santo Domingo, República Dominicana, el 16 de agosto de 2020.
El presidente de República Dominicana, Luis Abinader, ofrece un discurso durante su ceremonia de posesión, en Santo Domingo, República Dominicana, el 16 de agosto de 2020. © AFP/Orlando Barría

Luis Abinader se posesionó este domingo 16 de agosto como el nuevo presidente de República Dominicana, en una ceremonia con escasa presencia de jefes de Estado y líderes internacionales, debido a la crisis sanitaria del Covid-19. El líder político asume el mandato justamente con la pandemia como su principal desafío administrativo, dado que el territorio dominicano figura como el más golpeado por el virus en Centroamérica, según el recuento de casos elaborado por la Universidad Johns Hopkins.

Anuncios

República Dominicana fue testigo este domingo 16 de agosto de la primera investidura presidencial de la región latinoamericana en medio de la pandemia del Covid-19.

Para Luis Abinader, el nuevo presidente, todo ha estado marcado por la emergencia, desde las elecciones del 5 de julio, las cuales le dieron la victoria, hasta su investidura. 

El presidente del Senado dominicano, Eduardo Estrella (d), toma juramento al presidente Luis Abinader hoy, durante la ceremonia de Investidura en la sede de la Asamblea Nacional, en Santo Domingo, República Dominicana, el 16 de agosto de 2020.
El presidente del Senado dominicano, Eduardo Estrella (d), toma juramento al presidente Luis Abinader hoy, durante la ceremonia de Investidura en la sede de la Asamblea Nacional, en Santo Domingo, República Dominicana, el 16 de agosto de 2020. © EFE/ Orlando Barría

Contrario a las acostumbradas ceremonias para juramentar a un jefe de Estado, esta vez a Santo Domingo solo llegaron las delegaciones de ocho países, entre ellos tres presidentes: el mandatario de Honduras, Juan Orlando Hernández, de Haití, Jovenel Moise, y de Guinea Bissau, Umaro Sissoco Embaló.

También asistió el secretario de Estado de EE. UU., Mike Pompeo, lo que supone la representación diplomática de más alto nivel en la toma de posesión de un presidente dominicano, desde 1978. Está previsto que Pompeo se reúna por separado con Abinader para discutir sobre la seguridad en la región.

El presidente de República Dominicana, Luis Abinader, durante su ceremonia de posesión posa junto al lado del secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo. En Santo Domingo, República Dominicana, el 16 de agosto de 2020.
El presidente de República Dominicana, Luis Abinader, durante su ceremonia de posesión posa junto al lado del secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo. En Santo Domingo, República Dominicana, el 16 de agosto de 2020. © Raúl Calvo/Embajada de EE. UU. en Santo Domingo/Vía AFP

Asimismo, se presentaron los cancilleres de España, Arancha González; de Guatemala, Pedro Brolo; y de Turquía, Mevlüt Çavusoglu; y el ministro de Trabajo de Serbia, Zoran Djordjevic.

Además de la reducción en el número de asistentes al Congreso Nacional, donde Abinader juró el cargo y pronunció un discurso, la pandemia obligó a eliminar actos como el tradicional desfile militar y la cena de gala. Sin embargo, se mantuvieron la juramentación de los nuevos ministros en el Palacio Nacional, el almuerzo para los dignatarios extranjeros y la ceremonia religiosa. Todos los asistentes utilizaron mascarilla, obligatoria en este país.

El nuevo mandatario de República Dominicana, Luis Abinader, recibe la banda presidencial por parte del presidente del Senado, Eduardo Estrella, durante la ceremonia de posesión, en Santo Domingo, República Dominicana, el 16 de agosto de 2020.
El nuevo mandatario de República Dominicana, Luis Abinader, recibe la banda presidencial por parte del presidente del Senado, Eduardo Estrella, durante la ceremonia de posesión, en Santo Domingo, República Dominicana, el 16 de agosto de 2020. © AFP/Orlando Barría

Por primera vez en 42 años, y tras la dictadura de Rafael Leónidas Trujillo, el mandatario saliente no acudió a la investidura. Danilo Medina anunció que solo participaría en la entrega de la banda presidencial en un acto privado y que después se retirarría, sin escuchar el discurso de su sucesor y rival político. Citó a la pandemia como el motivo de su decisión.

La crisis económica y sanitaria, principal reto para el nuevo presidente dominicano

Abinader, un economista y empresario de 52 años, recibe el país en medio de la emergencia sanitaria por la propagación del nuevo coronavirus, que amenaza con desbordar los centros hospitalarios. Una pandemia que él mismo sufrió, tras permanecer aislado 17 de los 30 días previos a los comicios, luego de ser diagnosticado con el virus. Situación que limitó su activismo político en el último mes de campaña.

 

El nuevo presidente de República Dominicana, Luis Abinader, se dirige a la nación durante su discurso de posesión, en Santo Domingo, República Dominicana, el 16 de agosto de 2020.
El nuevo presidente de República Dominicana, Luis Abinader, se dirige a la nación durante su discurso de posesión, en Santo Domingo, República Dominicana, el 16 de agosto de 2020. © AFP/Orlando Barría

 El coronavirus "nos obliga a tomar medidas excepcionales para defender la vida y nuestra forma de vivirla", afirmó el nuevo mandatario durante su discurso de posesión este domingo.

República Dominicana es el país con mayor cantidad de contagios de Covid-19 en Centroamérica, con más de 85.500 casos hasta la fecha, de acuerdo con el conteo de la Universidad Johns Hopkins. Aunque en número de muertes es superado por Guatemala, que suma más de 2.300 fallecimientos.

Ante este panorama, controlar la crisis de salud está en el primer orden de prioridades del nuevo Gobierno, así como los desafíos en materia económica, cuyos daño "ya es el mayor desde la II Guerra Mundial", afirmó Abinader mientras se dirigía a la nación.

El nuevo presidente prometió extender hasta diciembre los programas de ayudas sociales impulsados por su antecesor para empleados y trabajadores independientes y anunció un programa de financiamiento dirigido a sectores económicos por alrededor de 1.694 millones de dólares.

Un grupo de personas hace fila para reclamar alimentos, frente a un bus patrocinado por el Gobierno, en medio de la emergencia por el Covid-19, en Santo Domingo, República Dominicana, el 11 de mayo de 2020.
Un grupo de personas hace fila para reclamar alimentos, frente a un bus patrocinado por el Gobierno, en medio de la emergencia por el Covid-19, en Santo Domingo, República Dominicana, el 11 de mayo de 2020. © AFP/Erika Santelices

En febrero de este año, antes de que el virus, que se originó en China, fuera detectado en este país, República Dominicana fue considerada por el Banco Interamericano de Desarrollo como la nación de mayor crecimiento financiero de Latinoamérica, en 2019, después de aumentar en un 5% su Producto Interno Bruto. Pero la calificación ahora está fuera de su alcance debido a los bloqueos impuestos en un intento por frenar la propagación de la enfermedad, lo que provocó un descenso en su economía del 9.4% en marzo y del 29.8% en abril, según datos oficiales.

Consciente de los inmensos retos que le esperan, Abinader anunció un plan para relanzar la economía que, según sus palabras, "requiere de soluciones especiales" y que le obligarán a recurrir a más préstamos para estimular los sectores productivos.

El jefe de Estado también se comprometió a dar marcha a un nuevo programa de educación que mejore la calidad de aprendizaje de los estudiantes y les abra mayores oportunidades de empleo. Asimismo, aseguró que mantendrá una lucha frontal contra la corrupción. "El que robó dinero del pueblo tiene necesariamente que pagar en la justicia por sus actos", sentenció.

 

Con EFE y AP

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24