"El futuro de nuestra democracia está en juego": así fue el arranque de la Convención Demócrata

El excandidato presidencial demócrata, el senador estadounidense Bernie Sanders (izquierda) y la ex primera dama de Estados Unidos, Michelle Obama (derecha), hablan durante la primera jornada de la Convención Nacional Demócrata en EE. UU., el 17 de agosto de 2020.
El excandidato presidencial demócrata, el senador estadounidense Bernie Sanders (izquierda) y la ex primera dama de Estados Unidos, Michelle Obama (derecha), hablan durante la primera jornada de la Convención Nacional Demócrata en EE. UU., el 17 de agosto de 2020. © vía Reuters

La Convención Nacional Demócrata, transmitida de forma virtual debido a la pandemia, empezó este 17 de agosto con Bernie Sanders, Michelle Obama, Andrew Cuomo y otros demócratas de alto perfil lanzando críticas a la Administración actual y pidiendo un cambio de liderazgo. La gestión sobre la pandemia, la lucha contra el racismo, la controversia frente al servicio postal y un llamado unánime a votar por Biden marcaron la jornada. 

Anuncios

La primera jornada de la Convención Demócrata dejó clara la línea de ruta con la que la oposición pretende sacar de la Casa Blanca al presidente Donald Trump en las elecciones del 3 de noviembre. 

Los líderes demócratas se detuvieron en los grandes temas que marcaron la jornada: las razones por las que Joe Biden y no Trump debe estar en la Presidencia, que incluyeron un repaso por la crisis sanitaria, social y política que envuelve a Estados Unidos y por la que responsabilizaron al líder republicano de ser nada menos que un riesgo para la democracia. 

Todos los caminos conducen a Biden: El previsible elogio al candidato demócrata

Era de esperarse, como sucedió, que las figuras demócratas de más alto perfil desfilaran por la gala que cuidadosamente fue pensada para reavivar un entusiasmo que en 2016 eclipsó la enérgica campaña de Donald Trump y que opacó a los demócratas y les hizo perder la Presidencia. 

La clave era acercar a Biden a la imagen de un hombre empático, que acepta con naturalidad la diversidad y no como eslogan político, capaz y humano, algo con lo que disociaron a Trump. Una especie de némesis del republicano, que necesita dejar el poder para que Estados Unidos pudiera con Biden "restablecer su espíritu", como dijo Cuomo. 

Y así sucedió: desde Michelle Obama hasta Andrew Cuomo, pasando por el progresista Bernie Sanders, los elogios se condujeron desde la resiliencia que ha habitado a Joe Biden en lo público (hace cinco años perdió a su hijo mayor Beau Biden y en 1972 a su primera esposa y a su hija de un año en un accidente de tránsito), hasta sus cualidades como candidato, que ha cosechado en los más de 40 años de vida pública.

Rudo, inteligente, mesurado, respetuoso, disciplinado, fueron algunos de los adjetivos que los demócratas usaron para referirse a Biden, su única y más fuerte carta para las presidenciales. 

La Administración Trump, en la mirilla por la gestión frente a la pandemia

Una de las armas a la hora de catapultar la estrategia demócrata para recuperar la Presidencia fue enumerar los errores que, a juicio del partido, desembocaron en un manejo "terrible" de la pandemia de Covid-19 que hizo de Estados Unidos el país más afectado del mundo por el virus, dejándolo con más de 170.000 muertos y una economía que clama por recuperación. 

Por un lado Bernie Sanders señaló que en plena emergencia sanitaria Trump ha atacado a científicos, doctores y expertos y Michelle Obama dijo que el mandatario es un hombre que desdeña de la ciencia y que tuvo cuatro años para demostrar que podía hacer el trabajo, pero no lo hizo. 

En la andanada se le recordaron los 30 millones de desempleados y los miles de muertos que superaron con creces las vidas perdidas en la Guerra de Vietnam.

En medio de un momento de dolor, de división y tensiones raciales, los demócratas apelaron a las voces de las víctimas que perdieron seres queridos por el virus, como Kristin Urquiza, cuyo padre murió, según ella, por confiar en Trump y no tomarse en serio las indicaciones de los expertos. "Su única condición preexistente fue confiar en Donald Trump, y por eso, él ha pagado con su vida", dijo la mujer, de origen mexicano. 

Además, en el evento se compartió el testimonio de pequeños empresarios, granjeros, personas de clase media y activistas por los derechos de los afroamericanos; casi todos coincidieron en que la pandemia los impactó y resaltaron que podrían estar mejor bajo otro liderazgo.

La lucha por reivindicar la diversidad racial, apuesta para movilizar a los jóvenes

Los demócratas parecen haber aprendido de los errores de hace cuatro años. Entendieron que para ganar la Presidencia ya no basta únicamente con impactar los estados pendulares, especialmente con la ola de protestas que sacudió al país y los actos que revivieron las cíclicas tensiones raciales que vuelven cada tanto como heridas abiertas.

Especialmente con una ciudadanía activa en redes sociales, hiperconectada y consciente. Por eso toda la jornada estuvo atravesada por mensajes y apuestas por la reconciliación, la inclusión y la diversidad. 

Pero no bastó con eso. A voz del hermano de George Floyd se rindió un homenaje a los afroamericanos muertos por la brutalidad policial. "Las vidas de los afroamericanos sí importan", fue el mensaje demócrata para una parte de su electorado, una comunidad vulnerada y vulnerable pero potente y con una voz cada vez más decisiva en el debate público del país.

El voto por correo, una controversia coyuntural que los demócratas usaron a su favor 

Dentro de la andanada a Trump no quedó por fuera la polémica que tiene al Servicio Postal en el centro del debate.

Trump ha defendido no financiar este organismo de cara a las elecciones ya que, según él, el voto por correo es una opción "fraudulenta". Esta votación, presente en cada estado para evitar aglomeraciones y contagios en las elecciones del 3 de noviembre, ha servido de agarre para que los demócratas digan que Trump está despojando a los ciudadanos de un derecho fundamental: el voto. 

Y fue por ahí a donde se dirigieron los ataques. Primero fue la senadora Amy Klobuchar y luego Bernie Sanders. 

La primera dijo que "el derecho al voto es fundamental y la oficina de correos es esencial. El presidente puede odiar la oficina de correos, pero aún así tendrá que enviarles una tarjeta de cambio de dirección en enero". Sanders aseguró que Trump "ha tratado de socavar esta oficina".

02:04

Bernie Sanders: "Esta elección se trata de preservar nuestra democracia"

Uno de los invitados estelares de la jornada, el representante del ala más progresista del Partido Demócrata, no solo remarcó el porqué su amigo y antiguo rival en las primarias es el más opcionado para la Casa Blanca sino que empezó por enunciar por qué Trump es una "amenaza" para la democracia estadounidense. 

El senador inició señalando que "nuestro movimiento continúa y sigue haciéndose más fuerte", sin embargo señaló que las ideas progresistas que él representa, que antes eran vistas como radicales, ahora son "consideradas como una corriente principal" y se verán en peligro si "Trump queda reelecto". 

Sanders cargó contra el presidente y aseguró que durante su mandato lo impensable se ha vuelto normal (...) Trump dijo que si pierde no se irá de la oficina, y esto no es normal". 

De ahí pasó a la gestión sobre la pandemia y aseguró que Trump "no es solo una amenaza para la democracia. Trump ha atacado a los doctores, a los científicos, a aquellos que han tratado de defendernos de la pandemia. Mientras Trump juega al golf, 170.000 personas han perdido la vida y unas 30 millones se han quedado sin empleo".

Enseguida, Sanders resaltó varios puntos por los que Biden es la mejor opción, en sus palabras:

- Apoyará el aumento del salario mínimo 

- Facilitará la afiliación a sindicatos 

- Reconstruirá la infraestructura del país

- Dará un giro en el tratamiento del cambio climático haciendo un tránsito a energías limpias en los próximos 15 años. "Iniciativa que creará millones de empleos", aseguró

- Expandir el servicio de salud y va a reducir el costo de los medicamentos 

- Reformará el sistema criminal. "Va a acabar centros de detención privados", dijo el senador.

Finalmente, "va a acabar con los centros de detención de inmigrantes, el culto a los blancos nacionalistas y el ataque a las mujeres". 

Sanders resaltó que "el precio del fracaso es demasiado grande como para imaginarlo" y remarcó que el futuro de la democracia estadounidense "está en juego".

Michelle Obama: "Donald Trump es el presidente equivocado para nuestro país"

La exprimera dama realizó la intervención más extensa de la noche y culminó la primera jornada de la Convención Demócrata con un apasionado discurso, en el que recalcó que a pesar de que no le gusta la política, decidió pronunciarse por el amor a su país, ya que Donald Trump "es el presidente equivocado".

18:17

Obama ofreció una evaluación mordaz, punto por punto, de la Administración Trump. Comenzó cuestionando la propia legitimidad de su elección en 2016, señalando que había perdido el voto popular por “tres millones de votos”.

"Siempre que buscamos en la Casa Blanca algún liderazgo o consuelo o cualquier apariencia de firmeza, lo que obtenemos es caos, división y una falta total y absoluta de empatía".

Michelle Obama enfatizó en la falta de empatía y en cómo los estadounidenses están recibiendo los mensajes equivocados de una nación cuyos valores se fundaron en otro sentido y no con base en el color de la piel.

"Cuando usamos esas mismas tácticas de degradar y deshumanizar a otros, simplemente nos convertimos en parte del horrible ruido que ahoga todo lo demás. Nos degradamos. Degradamos las mismas causas por las que luchamos.(...) Y si queremos sobrevivir, tenemos que encontrar una manera de vivir juntos y trabajar juntos a través de nuestras diferencias", aseguró la esposa de Barack Obama.

Hablando directamente a la cámara, la autora de 'Mi Historia', aseguró que si "queremos terminar con todo este caos tenemos que votar por Joe Biden como si nuestra vida dependiera de ello". 

John Kasich: “Trump nos ha puesto a todos contra todos"

El exgobernador republicano por Ohio se unió a una lista de nombres inusuales del partido de Donald Trump que se unieron a la campaña de Joe Biden. 

Kasich enfrentó a Trump en 2016 por la nominación republicana, pero el magnate se abrió paso, quedó elegido candidato y alcanzó la Presidencia. Desde entonces, Kasich se ha pronunciado abiertamente en su contra y planea votar por Biden en noviembre. 

"Soy un republicano de toda la vida, pero ese apego ocupa el segundo lugar de mi responsabilidad con mi país (...) Por eso he elegido aparecer en esta convención. En tiempos normales, algo como esto probablemente nunca sucedería. Pero estos no son tiempos normales", aseguró el excontrincante de Trump.

El exgobernador, aludiendo a los dos caminos de los que habló hace cuatro años mientras hacía campaña para la Presidencia, señaló que el que había trazado Trump "condujo a la división e irresponsabilidad entre nuestros ciudadanos".

Enseguida, Kasich ahondó en Biden, a quien aseguró conocer desde hace 30 años, y lo describió como "un buen hombre, un hombre de fe, un unificador (...) Conozco la medida del hombre. Razonable. Fiel, respetuoso. Nadie presiona a Joe".

La apatía de Kasich por Trump es correspondida. Previo a la convención Trump lo calificó como un "perdedor". “Fue un perdedor como republicano y será un perdedor como demócrata”, aseguró el presidente.

Andrew Cuomo: "Necesitamos un líder que pueda unirnos, no dividirnos"

El hombre al frente de la lucha contra la pandemia en la Gran Manzana fue el primero de varias figuras demócratas de alto perfil en dirigirse a los estadounidenses. 

El gobernador de Nueva York arrancó su discurso refiriéndose a la crisis del Covid-19 y de cómo mientras el Gobierno de turno dirigió su atención hacia China, el virus entraba por el este del país. 

Cuomo aseguró que el virus demostró que "el Gobierno importa y el liderazgo importa (...) Solo un cuerpo fuerte puede combatir el virus, y las divisiones estadounidenses lo debilitaron", aseguró Cuomo, quien consideró que "Trump empeoró la división".

Hilando sobre la pandemia, el funcionario aseguró que "los estadounidenses aprendieron una lección fundamental: cuán vulnerables somos cuando estamos divididos y cuántas vidas se pueden perder cuando nuestro gobierno es incompetente".

Y en ese sentido aseguró que aunque el país está en crisis y el virus sigue expandiéndose, "necesitamos a un líder que pueda unirnos, no dividirnos y ese hombre es Joe Biden (…) Biden es un hombre rudo, rudo en el buen sentido, inteligente, une, es disciplinado, amoroso y puede restaurar el alma de EE. UU.", aseguró el político. 

Con Reuters y AFP

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24