Hallan culpable a uno de los cuatro implicados en el asesinato del expremier libanés Rafik Hariri

Los magistrados del Tribunal Especial para el Líbano durante el veredicto sobre el atentado de 2005 que mató al exprimer ministro Rafik Hariri, 18 de agosto de 2020.
Los magistrados del Tribunal Especial para el Líbano durante el veredicto sobre el atentado de 2005 que mató al exprimer ministro Rafik Hariri, 18 de agosto de 2020. © Piroschka Van De Wouw/Pool / Reuters

En una histórica sesión, el Tribunal Especial para el Líbano encontró culpable a uno de los cuatro integrantes del grupo chiíta Hezbolá implicados en el asesinato del líder sunita en 2005. La corte también dijo que no hay evidencia de que la cúpula de Hezbolá o el Gobierno sirio estuvieran implicados en el atentado.

Anuncios

El Tribunal Especial para el Líbano, designado por Naciones Unidas, concluyó este 18 de agosto un largo y complejo proceso judicial al encontrar culpable a Salim Jamil Ayyash, el principal implicado en el atentado con carro bomba que acabó con la vida del exprimer ministro libanés Rafik Hariri el 14 de febrero de 2005. 

"El señor Ayyash tuvo un papel central en la ejecución del ataque y contribuyó directamente. Tenía la intención de matar al señor Hariri y tenía el conocimiento necesario sobre las circunstancias del plan de asesinato.

Archivo: una estatua del ex primer ministro libanés Rafik Hariri se encuentra en el lugar de su asesinato. Beirut, Líbano, el 11 de febrero de 2010.
Archivo: una estatua del ex primer ministro libanés Rafik Hariri se encuentra en el lugar de su asesinato. Beirut, Líbano, el 11 de febrero de 2010. © Anwar Amro / AFP

Esa fue la conclusión de la corte, que absolvió a los otros tres implicados. La Fiscalía aseguró haber probado que estos monitorearon cuidadosamente los movimientos de Hariri en los meses previos al ataque y presentaron un falso reclamo de responsabilidad como maniobra de desvío, pero el tribunal consideró que las pruebas presentadas no demostraban su culpabilidad.

Sin evidencia de la participación de Hezbolá o el Gobierno Sirio 

Además, en una histórica sentencia, el tribunal, que no se esperaba se pronunciara sobre Hezbolá o sobre el Gobierno sirio, ya que no puede acusar ni a Estados ni grupos, aseguró no tener pruebas sobre la supuesta participación en el asesinato del mandatario, quien durante los meses previos a su muerte fue partidario de reducir la histórica influencia de Siria en el país, así como la de Hezbolá. 

"Siria y Hezbolá pueden haber tenido motivos para eliminar al señor Hariri y a sus aliados políticos, sin embargo, no hay evidencia de que los líderes de Hezbolá hayan estado involucrados en el asesinato (...) y no hay evidencia directa de participación siria", dijo el juez David Re, al leer un resumen del dictamen de 2.600 páginas.

Seis años después del inicio del juicio en 2014, el tribunal tenía previsto dar a conocer su decisión en mayo, pero la pandemia del nuevo coronavirus obligó a la corte a posponerlo hasta el 7 de agosto, luego los jueces retrasaron nuevamente el veredicto tras la explosión del pasado 4 de agosto en Beirut por "respeto a las innumerables víctimas". 

Hezbolá asegura que defenderá la inocencia de los acusados

El juicio se centró en los papeles de los sospechosos, integrantes de Hezbolá a quienes la agrupación libanesa se ha negado a entregar, por lo que fueron juzgados en rebeldía más de 15 años después del atentado que causó la muerte de Hariri y la de 21 personas más.

Los implicados eran, a parte de Ayyash, Hassan Habib Merhi, Hussein Hassan Oneissi y Assad Hassan Sabra. Todos eran considerados responsables "secundarios" y estaban acusados de "conspiración mediante un ataque terrorista" y de ayudar a organizar y preparar el atentado. 

Imagen de archivo. Investigadores libaneses revisan el lugar del asesinato del ex primer ministro libanés Rafiq Hariri en el centro de Beirut el 21 de febrero de 2005.
Imagen de archivo. Investigadores libaneses revisan el lugar del asesinato del ex primer ministro libanés Rafiq Hariri en el centro de Beirut el 21 de febrero de 2005. © Joseph Barrak / AFP

No obstante, ninguno de los señalados pertenecía a la cadena de mando y en el proceso no hay nadie acusado como autor intelectual del crimen. Por su parte, el líder de Hezbolá, Hassan Nasrallah, ha asegurado que ignorará el veredicto que se dicte por considerarlo "politizado" y tras acusar al tribunal de ser una "herramienta israelí-estadounidense".

Nasrallah aseguró que si algún integrante de la agrupación es condenado, Hezbolá defenderá su inocencia. 

La investigación, que ha durado 15 años y costado más de 1.000 millones de dólares, no ha podido determinar la identidad del atacante suicida que detonó el carro bomba con al menos una tonelada de explosivos.

La muerte de Hariri dejó al país en la peor crisis desde la guerra civil

Es la primera vez que en el Líbano, escenario frecuente de asesinatos políticos, un juicio es llevado a un tribunal internacional. Hariri, un multimillonario musulmán sunita, tenía estrechos vínculos con EE. UU., Francia y Arabia Saudita y era considerado una amenaza para la influencia iraní y siria en el Líbano. 

Hariri lideró los esfuerzos para reconstruir Beirut después de la guerra civil (1975-1990) y era criticado a menudo por acumular enormes deudas en los proyectos de reconstrucción. Sin embargo, atraía inversores, muchos de los cuales ahora se alejan del país debido a la violencia, la inestabilidad y los efectos secundarios de la guerra siria.

Imagen de archivo. Manifestantes libaneses sostienen pancartas contrarias a Siria durante una manifestación de la oposición en el centro de Beirut el 21 de febrero de 2005. Decenas de miles de personas se concentraron en el paseo marítimo de Beirut gritando "Siria Fuera" mientras aumentaba la presión sobre el Gobierno y sus partidarios en Damasco una semana después del asesinato. del ex primer ministro Rafik Hariri.
Imagen de archivo. Manifestantes libaneses sostienen pancartas contrarias a Siria durante una manifestación de la oposición en el centro de Beirut el 21 de febrero de 2005. Decenas de miles de personas se concentraron en el paseo marítimo de Beirut gritando "Siria Fuera" mientras aumentaba la presión sobre el Gobierno y sus partidarios en Damasco una semana después del asesinato. del ex primer ministro Rafik Hariri. © Haitham Mussawi / AFP

El asesinato de Hariri quitó del terreno su poderosa influencia como líder sunita y trajo contigo una mayor expansión política del poder chiíta liderado por Hezbolá y sus aliados en Siria e Irán. 

Tras su muerte, el país se sumió en la peor crisis desde la guerra, con una mayor división entre los partidarios de Hezbolá y los que defienden una mayor influencia sunita.

Ahora los locales temen que el veredicto en La Haya polarice aún más un país ya dividido y complique la delicada situación en la que ha quedado tras la explosión del pasado 4 de agosto.

Con AFP, EFE y Reuters

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24