Arequipa, a un mes de que decretaran su intervención por el descontrol del Covid-19

Personas entierran a un familiar en un espacio excavado para las víctimas de Covid-19 en un cementerio en el distrito rural de Paucarpata, cerca de la ciudad de Arequipa, al sur de Perú, el 3 de agosto de 2020.
Personas entierran a un familiar en un espacio excavado para las víctimas de Covid-19 en un cementerio en el distrito rural de Paucarpata, cerca de la ciudad de Arequipa, al sur de Perú, el 3 de agosto de 2020. © AFP

Ha pasado cerca de un mes desde que el Gobierno peruano emitió un decreto de urgencia para intervenir el departamento sureño ante la profunda crisis sanitaria. Sin embargo, según la Defensoría del Pueblo, hasta el momento no se materializa una estrategia de contención.

Anuncios

En Arequipa, los números sobre contagios y muertes por Covid-19 no cuadran con los que publica el Gobierno central de Perú. Hasta el 17 agosto, la Gerencia de Salud de la región informó más de 78.000 casos detectados y 1.350 decesos. Pero, en paralelo, el Ministerio de Salud oficializó solo unas 24.000 pruebas positivas y 1.005 fallecimientos.

Además del evidente desfase, está la limitada acción para contener el virus. El 22 de julio pasado, el presidente Martín Vizcarra decretó, con calidad de urgencia, la intervención directa del Ejecutivo para contener el virus en Arequipa. De esta manera se autorizaba al Ministerio de Salud a decidir en materia administrativa y asistencial sobre diferentes necesidades del departamento, tales como incremento de personal médico, abastecimiento de equipos, presupuesto e inversión.

Aún no hay resultados significativos frente a la nueva gestión de la crisis 

France 24 se comunicó con Ángel Manrique Linares, jefe de la oficina defensorial de Arequipa, de la Defensoría del Pueblo. El funcionario resume: “Hasta la fecha, lo que tenemos es, sencillamente, un informe de la Comisión Técnica del Minsa que llegó a la región Arequipa. Han dado las líneas de trabajo para implementar, pero ninguna de ellas se viene implementando. Seguimos teniendo problemas de abastecimiento de oxígeno y de falta de personal en los hospitales, además de deficiencias en el primer nivel de atención (o de baja complejidad, que es el servicio usualmente cubierto por las postas médicas locales). Lo más lamentable aún es que los casos de contagio y muertes siguen incrementándose mientras las gestiones demoran”. 

Considerando que la Gerencia Regional de Salud de Arequipa es una entidad adscrita al Ministerio de Salud de Perú, las cifras sobre infectados y fallecidos deberían ser las mismas. Sin embargo, como lo informamos al inicio, eso no ocurre. Y la incongruencia no es única en la región, sino que se repetiría en gran parte del país. 

Manrique explica que, pese a la correlación entre la Gerencia Regional de Salud y el ministerio, este último aún no ordena sus propias bases de datos. Además, la Gerencia incluye en su registro a los casos sospechosos y no solo a los confirmados, como lo hace el Minsa.

“La Gerencia Regional tiene vinculación técnica-normativa con el Ministerio de Salud. Sin embargo, existe esta contradicción en el registro, cosa que -como Defensoría del Pueblo- ya habíamos advertido, pero que lamentablemente aún no se ha resuelto. Estamos hablando de un desfase de más de 50.000 casos de contagio confirmados y más de 300 muertos”. 

Según la ministra de Salud, Pilar Mazzetti, las muertes por Covid-19 en todo el Perú rondarían las 47.000. Sin embargo, el cálculo real todavía no está oficializado. Hasta este lunes 17 de agosto, el Minsa informó de unos 26.000 fallecidos en el país.
Según la ministra de Salud, Pilar Mazzetti, las muertes por Covid-19 en todo el Perú rondarían las 47.000. Sin embargo, el cálculo real todavía no está oficializado. Hasta este lunes 17 de agosto, el Minsa informó de unos 26.000 fallecidos en el país. © Cortesía Agencia Andina

Según los números que revela la autoridad sanitaria en la región, la mayoría de fallecidos se registra en hospitales del Minsa y del Seguro Social de Salud (EsSalud). La Red de Salud Arequipa-Caylloma es un grupo de trabajo adscrito a la Gerencia Regional de Salud de Arequipa. Las responsabilidades de esta red son mixtas: el nivel primario de atención y también el levantamiento de cadáveres por Covid-19 de casas, calles y centros que no son hospitales. 

En entrevista con France 24, María Elena Flores Carpio, médica y jefa de la Red de Salud Arequipa-Caylloma, indicó que -hasta el viernes 14 de agosto- su equipo ha cubierto la recolección de 351 cuerpos en total. Todos correspondientes a personas con diagnóstico confirmado o bajo sospecha de tener el virus. El servicio se divide en turnos de seis horas para cubrir las 24 horas del día. Por cada turno, cuentan con dos técnicos sanitarios, un médico, dos desinfectadores, cuatro operarios, un conductor de vehículo, dos camionetas, una furgoneta y una camioneta adicional para trasladar equipos de desinfección.

Preguntamos a Flores cómo fue trabajar con un equipo de diez personas durante julio, el mes más duro para Arequipa, y cómo se percibe la situación actualmente. “Julio fue un mes muy triste para nuestra región y la ciudad de Arequipa. Tuvimos hasta 12 casos por día. Y, sí, en esas semanas, hubo muchísima carga de trabajo. Debido a que nosotros aplicamos un protocolo, cada levantamiento de cadáver nos toma unas cuatro horas. Sin embargo, ya por estos días, los casos diarios han disminuido. Ahora atendemos un promedio de cuatro recojos", contó.

De un relativo control del Covid-19 al colapso de su hospital más importante

Arequipa no siempre estuvo en crisis por el nuevo coronavirus. De hecho, la situación sanitaria era estable hasta hace unos meses. Christian Ramos, periodista de 'RPP' en la ciudad de Arequipa, nos contó sobre lo que se reportaba en las calles durante las semanas más difíciles.

“El hospital regional Honorio Delgado (declarado para la atención exclusiva de pacientes Covid) era un caos total. Afuera del local para emergencias había carpas y vehículos particulares con pacientes que eran atendidos en plena vía pública. Incluso, había personas que llegaban ya con los síntomas y fallecían en la puerta del hospital. Con la visita del presidente Martín Vizcarra, la protesta de los médicos y, principalmente, el reclamo de la señora Celia Capira, se llegó como a ‘un punto final’. Y es cuando el Ejecutivo decide intervenir la región con el Ministerio de Salud”, dijo Ramos a este medio.

Celia Capira, la ciudadana a la que se refiere Ramos, alcanzó notoriedad nacional luego de ser grabada en video mientras corría detrás de la comitiva presidencial a mediados de julio. Capira tenía, por entonces, a su esposo enfermo de coronavirus y a la espera de una cama de cuidados intensivos a las afueras del hospital Honorio Delgado. A los pocos días, el hombre falleció en una carpa, sin haber obtenido la cama. La recordada escena llevó al presidente Martín Vizcarra a pedir disculpas en su siguiente conferencia de prensa, en la que también anunció la designación del Minsa para gestionar la crisis regional.

France 24 entrevistó también a Richard Hernández Mayori, director del hospital regional Honorio Delgado. El médico confirmó que los contagios y casos graves de Covid-19 en Arequipa alcanzaron un pico incontenible desde inicios de julio, cuando se levantó la cuarentena en la mayor parte de Perú.

“A principios de la pandemia, la incidencia de casos en Arequipa era muy baja. Sin embargo, después de tres meses de confinamiento y con la reapertura de las actividades económicas, se dio un incremento muy importante de contagios. Esto motivó que muchos pacientes acudieran masivamente a nuestro hospital cuando todavía el Gobierno Regional estaba adecuando los ambientes para tratarlos. Hasta ese momento, por ejemplo, no teníamos un área adecuada para el triaje. Y fue así que muchos pacientes se quedaron pernoctando, además, en medio del frío. Esto, obviamente, causó mucho malestar”, recordó Hernández.

El hospital regional Honorio Delgado atiende únicamente a pacientes con diagnóstico de Covid-19.
El hospital regional Honorio Delgado atiende únicamente a pacientes con diagnóstico de Covid-19. © Cortesía Agencia Andina

La autoridad del hospital explica que, pese a algunas gestiones del Minsa para garantizar condiciones mínimas de atención e internamiento de personas infectadas, la demanda es progresivamente mayor a la oferta. Además, el personal médico y de enfermería es limitado. Hernández señala que, antes de que la pandemia golpeara a la región, se tenía una cantidad de trabajadores -entre asistenciales y administrativos- cercana a los 1.800. 

Sin embargo, después de que gran parte del personal asistencial tomara licencia por edad avanzada o comorbilidades, solo quedan 180. Este número, a su vez, fluctúa cada ciertas semanas debido a que algunos médicos, enfermeras y técnicos resultan contagiados y son enviados a confinarse en sus casas por un promedio de 14 días. El contraste numérico entre personal y pacientes es bastante amplio: los 180 médicos o enfermeras disponibles reparten su atención entre unos 410 a 420 pacientes.

“Hasta el viernes 14 de agosto, por ejemplo, teníamos 12 pacientes en la unidad de cuidados intensivos. Todos conectados a aparatos de ventilación mecánica. En el ambiente de emergencias, donde hemos habilitado también camas tipo UCI, teníamos nueve pacientes internados. Y en hospitalización general teníamos unos 298 pacientes aproximadamente. Además, están los cerca de 90, 95 pacientes que ocupaban las carpas de atención temporal, que son los pacientes más leves”, detalló Hernández.

El director del hospital Honorio Delgado resaltó que, con la intervención del Minsa, se está tratando de solucionar el déficit de médicos con el envío de personal de apoyo desde Lima y que el propio hospital está contratando profesionales de manera temporal. En los últimos días, el centro hospitalario contabiliza un aproximado de seis muertes por semana. Según la Gerencia Regional de Salud, en ese recinto ya han fallecido 480 pacientes a lo largo de la emergencia.

12:29

Archivo: 'Los más vulnerables' de France 24 emitido el 24 de julio de 2020.

¿Cuál fue el origen de la crisis sanitaria en Arequipa?

El representante de la Defensoría del Pueblo en la región, Ángel Manrique Linares, declaró a este medio que, entre las principales causas, están la gestión inadecuada de presupuesto regional para el sector Salud, la poca previsión de estrategias desde el Gobierno Regional y la deficiente articulación por parte del Ministerio de Salud. 

“Lamentablemente no ha habido una estrategia concreta e inicial por parte del Minsa. Al principio, se creyó que mandando ventiladores se iba a resolver el problema en el sur. También se implementó la idea de designar a un ministro del Gabinete como coordinador con la región (en este caso, fue el ministro de Agricultura, Jorge Montenegro), pero -por más esfuerzos- eso no funcionó. Nosotros participamos en algunas reuniones donde se acordaba cierta medida y, al final, no se operativizaba”, explicó. 

De los 78.223 casos positivos que informa la Gerencia Regional de Salud en su última actualización estadística, 48.211 corresponden a personas que ya se han recuperado de la enfermedad. La mayor cantidad de infectados y de víctimas fatales se encuentra en el rango promedio de edad de 30 a más de 60 años.

A finales de julio, el Gobierno de Martín Vizcarra publicó un nuevo decreto supremo que prorroga el Estado de Emergencia en todo el país hasta el 31 de agosto. En la misma norma, se ordenó, además, que varios departamentos y algunas provincias vuelvan al confinamiento obligatorio. Arequipa fue incluida en ese listado.

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24