La Unión Europea desconoce las elecciones en Belarús y promete sancionar a sus líderes

El presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, en la cumbre virtual realizada para evaluar las consecuencias de la crisis política en Belarús tras las elecciones.
El presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, en la cumbre virtual realizada para evaluar las consecuencias de la crisis política en Belarús tras las elecciones. © eucopresident

Los líderes de la UE se reunieron este 19 de agosto en una cumbre virtual extraordinaria para evaluar la crisis tras el desarrollo de los comicios en Belarús y definir medidas. 

Anuncios

Tras una cumbre por videoconferencia para analizar la crisis en Belarús, el presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, y la canciller alemana, Angela Merkel, confirmaron que la Unión Europea (UE) no reconoce los resultados de las elecciones realizadas en ese país el 9 de agosto, que le dieron la victoria a Alexander Lukashenko, quien lleva 26 años en el poder.

"No hay duda de que se produjeron violaciones masivas del Estado de Derecho en las elecciones", anunció Merkel, quien agregó que están del lado de los manifestantes pacíficos. 

"La Unión Europea se solidariza con el pueblo de Belarús", aseguró Michel, quien recordó que este grupo no acepta la impunidad y que las protestas en esa nación no son una cuestión de geopolítica, sino que se trata del derecho del pueblo a elegir libremente a sus líderes. 

Michel anunció que el bloque impondrá "pronto" sanciones a un número "sustancial" de responsables del régimen del dirigente contra el cual se manifiestan, desde hace dos semanas, miles de personas.

En la misma conferencia, la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, recordó que "la gente de Belarús salió pacíficamente a las calles", pero que "el Gobierno respondió con violencia" y anunció la entrega de una ayuda de 53 millones de euros para el pueblo bielorruso.

Unanimidad ante la crisis

La cita virtual de este miércoles se produjo después de que los ministros de Exteriores de la UE acordaran, por unanimidad, imponer sanciones contra los dirigentes bielorrusos a los que se considera responsables de la manipulación de las elecciones del 9 de agosto y de la violencia contra los manifestantes.

La UE suele tener problemas para esbozar una política exterior unánime. Pero, en el caso de Belarús, los líderes parecen estar de acuerdo en terminar con años de tolerancia con el régimen de quien ha sido calificado como el "último dictador de Europa".

Este 18 de agosto, en vísperas de la reunión, tres líderes europeos, Charles Michel, Angela Merkel y Emmanuel Macron, se entrevistaron telefónicamente con el presidente ruso, Vladímir Putin, para abordar la situación.

Según lo indicado en un artículo publicado por el diario El País de España, la UE y Rusia se miran de reojo en el caso bielorruso y temen que la otra parte intente sacar provecho de la inestabilidad de Lukashenko. Belarús tiene grandes lazos económicos y políticos con Moscú, pero también históricos con algunos socios de la UE, como Polonia y Lituania.

El periódico español explica que, para Putin, Belarús es la pieza más occidental de la Unión Económica Euroasiática, la suerte de mercado común que promueve para hacer frente a la UE sin demasiado éxito. Pero, en los últimos años, Lukashenko tomó distancia abiertamente de algunas de las políticas de Putin, como la invasión rusa de Crimea.

Bruselas aprovechó el momento y reforzó la relación con Minsk dentro del llamado Partenariado Oriental de la UE.

"La gente está cansada, pide paz y tranquilidad": Lukashenko:

Lukashenko, que niega manipulación en los comicios y se enroca en el poder pese a las protestas masivas de las últimas dos semanas, ordenó este miércoles al Ministerio del Interior poner fin a las manifestaciones en Minsk.

"No debe haber más problemas de ningún tipo. La gente está cansada. La gente pide paz y tranquilidad", declaró el líder tras una reunión con su Consejo de Seguridad, según lo reportado por la agencia oficial Belta.

El jefe de Estado también ordenó aumentar la seguridad fronteriza para "evitar la intrusión de combatientes y armas". Además, anunció que los trabajadores de los medios de comunicación estatales que se declararon en huelga durante las protestas no podrían regresar al trabajo.

Lukashenko enfrenta el mayor desafío de sus 26 años de Gobierno e insiste en que las movilizaciones se impulsan desde el exterior. Hasta hace unas semana, señalaba a Moscú por la supuesta injerencia, ahora ha reconducido su discurso y asegura que hay en marcha un plan para destituirlo y alejar a Belarús de la órbita de Rusia. 

Svetlana Tikhanovskaya pide a los europeos apoyar el despertar bielorruso

En un mensaje en video difundido horas antes de la cumbre virtual de la UE, la líder opositora exiliada desde la semana pasada en Lituania, Svetlana Tikhanovskaya, hizo un llamado a los líderes europeos a que “apoyen el despertar” de su país.

Tikhanovskaya, la principal rival de Aleksandr Lukashenko, ha pedido que los europeos no acepten los resultados fraudulentos de las elecciones presidenciales del 9 de agosto. La líder repite que los comicios que dieron un 80% de respaldo a Lukashenko “no fueron ni justos ni transparentes” y que los resultados “fueron falsificados”.

Tikhanovskaya recuerda a los europeos en su mensaje que "la gente que salió a las calles a defender su voto ha sido golpeada, detenida y torturada por el régimen", y agrega que "centenas han resultado heridas y al menos dos, murieron".

La representante reiteró su llamado a que los europeos apoyen sus planes para una transición de poder a través del Consejo de Coordinación Nacional, un organismo que está todavía en formación y que Lukashenko ha amenazado con reprimir.

Con EFE y Reuters

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24