Mali: los militares a cargo del golpe de Estado anuncian elecciones en un plazo "razonable"

Soldados de las Fuerzas Armadas de Mali son bienvenidos en la Plaza de la Independencia en Bamako, el 18 de agosto de 2020, después del arresto del presidente, Ibrahim Boubacar Keïta.
Soldados de las Fuerzas Armadas de Mali son bienvenidos en la Plaza de la Independencia en Bamako, el 18 de agosto de 2020, después del arresto del presidente, Ibrahim Boubacar Keïta. © Stringer / AFP

Los líderes militares que protagonizaron el golpe de Estado y detuvieron al presidente Ibrahim Boubacar Keïta anunciaron la creación de un "Comité Nacional de Salvación" que tomó el poder y aseguraron organizar elecciones dentro de un tiempo "razonable" sin dar una fecha específica de su permanencia al mando del país.

Anuncios

Los soldados que derrocaron al presidente y al Gobierno de Mali en un golpe militar que provocó la condena de la comunidad internacional prometieron el miércoles restaurar la estabilidad en el país y supervisar una transición a nuevas elecciones tras la creación de un "Comité Nacional de Salvación".

Cinco dirigentes del nuevo comité hicieron una aparición en la cadena pública de televisión y realizaron un discurso que fue leído por el que se presentó como su portavoz, el teniente-coronel Ismael Waghe, quien anunció el cierre de fronteras y la instauración de un toque de queda nocturno "hasta nueva orden".

"Nuestro país se está hundiendo en el caos, la anarquía y la inseguridad. (...) No estamos interesados ​​en el poder, pero sí en la estabilidad del país, que nos permitirá organizar elecciones generales para permitir que Mali se dote de instituciones sólidas dentro de un plazo razonable", dijo Wague. 

Mientras Wague leía el comunicado, la televisión mostraba diversas imágenes de militares de distintos rangos que aparentemente se han ido sumado al golpe, sobre el que no se ha informado de víctimas hasta el momento. Los portavoces tampoco comunicaron quién es el líder del movimiento. 

Durante la aparición en televisión, Wague invitó "a la sociedad civil y las fuerzas políticas y sociales" a unirse a ellos para "crear juntos las condiciones de una transición política civil que conduzca a elecciones creíbles", sin dar un plazo específico sobre su permanencia en el poder.

El comité aseguró que los Acuerdos de Argel, mediante los cuales se realizó el tratado de paz de 2015, siguen vigentes he hizo un llamado a acompañar el proceso a la misión de la ONU en Mali, a las fuerzas militares francesas desplegadas en el país y a la fuerza G5, la alianza entre Mali, Mauritania, Níger, Burkina Faso y Chad. 

La CEDEAO exige la "restauración inmediata del orden constitucional"

El martes el presidente Keïta, dimitió y disolvió el parlamento, horas después de que un grupo de soldados lo detuviera. "Si hoy ciertos elementos de nuestras fuerzas armadas quieren que esto termine con su intervención, ¿realmente tengo una opción?", dijo Keïta tra ser detenido.

Soldados malienses en la Plaza de la Independencia en la capital, Bamako, el 18 de agosto de 2020, tras el arresto del presidente Ibrahim Abubakar Keïta y del primer ministro Bobo Sisi.
Soldados malienses en la Plaza de la Independencia en la capital, Bamako, el 18 de agosto de 2020, tras el arresto del presidente Ibrahim Abubakar Keïta y del primer ministro Bobo Sisi. © AFP

El golpe fue condenado rápidamente por la comunidad internacional. Francia y otras potencias, así como la Unión Africana, denunciaron la maniobra ante el temor a que la caída del Gobierno traiga consigo una mayor desestabilización al país y a la región del Sahel de África Occidental. 

La Comunidad Económica de Estados de África Occidental (CEDEAO) también condenó el golpe, suspendió a Mali dentro de la organización y cerró sus fronteras con el país. Este 19 de agosto el bloque rechazó "categóricamente" cualquier legitimidad al golpe de Estado y exigió la "restauración inmediata del orden constitucional".

La organización recordó a los golpistas que deberán responder por la seguridad de Keïta y del resto de los dirigentes capturados y anunció que enviará una delegación de "alto nivel" al país. Pese a que no dio detalles sobre esta, se espera que esté integrada por varios jefes de Estado de naciones vecinas.

El golpe de Estado se produjo tras meses de manifestaciones contra el Gobierno y de una creciente oposición tras las elecciones legislativas de marzo pasado, tras las cuales la Corte Constitucional anuló los resultados en abril y dio asientos en el Congreso a sectores cercanos al Gobierno que habían perdido los comicios. 

La maniobra electoral caldeó el descontento social contra Keïta en un momento en que el país atraviesa una profunda crisis de seguridad con un aumento de ataques de rebeldes yihadistas instaurados en el norte del país desde 2012 y con una creciente crisis económica afectada por la inseguridad, la inestabilidad política y el impacto de la pandemia de coronavirus.

Con Reuters y EFE 

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24