Saltar al contenido principal

Emilio Lozoya salpica a tres expresidentes mexicanos en casos de corrupción

Imagen de archivo del exdirector de Petróleos Mexicanos (Pemex), Emilio Lozoya, durante una rueda de prensa en Ciudad de México, México.
Imagen de archivo del exdirector de Petróleos Mexicanos (Pemex), Emilio Lozoya, durante una rueda de prensa en Ciudad de México, México. © José Méndez / EFE
Texto por: Andrea Rincón
5 min

El exjefe de Pemex acusó a expresidentes, exministros, gobernadores y varios diputados de haber recibido millonarios pagos para aprobar una reforma energética en el país. Su testimonio causa revuelo en el mundo político y judicial de México.

Anuncios

"En el 2013, la relación entre Odebrecht y el Estado Mexicano no era una relación de contratos, sino de poder”.

Estas son algunas de las frases del testimonio que entregó Lozoya a la Fiscalía mexicana como parte de un acuerdo para no ir a la cárcel y que se filtró a los medios el 19 de agosto en la noche, una maniobra de la cual se desmarcó el órgano de Justicia.

En el folio de 63 páginas, Lozoya narra con detalle horas, fechas y lugares en que se repartieron sobornos de la constructora Odebrecht para la campaña electoral del expresidente Enrique Peña Nieto (2012-2018), del Partido Revolucionario Institucional (PRI), a cambio de favores durante su Gobierno, así como la compra de votos de legisladores del opositor Partido Acción Nacional (PAN), dos de los más tradicionales movimientos políticos de México. 

El entramado de corrupción de Odebrecht que enloda a la élite política mexicana 

Lozoya, quien fue extraditado de España el mes pasado para enfrentar un juicio por aceptar sobornos y lavado de dinero, ha acusado al expresidente Enrique Peña Nieto y a su exministro de Finanzas, Luis Videgaray, de ordenarle que pague sobornos con fines electorales y comprar votos en el Congreso.

Aunque el encargado de repartir estos dineros era Lozoya, el exdirectivo aseguró que actuó bajo las órdenes directas de Peña Nieto y de su mano derecha, Videgaray, quienes construyeron "un aparato organizado de poder que -desde las más altas esferas del régimen- instrumentó lo necesario para obtener beneficios".

Videgaray reaccionó a las acusaciones alegando que "las múltiples imputaciones que me hace Emilio Lozoya son falsas. Además, son absurdas, inconsistentes y temerarias".

Sin embargo, el exdirectivo aseguró que "para el 2013, Odebrecht ya tenía al presidente de su lado". Esto amplía las acusaciones que ya existían contra Peña Nieto.

"El sexenio de Enrique Peña Nieto estuvo marcado -entre otras cosas- por dos sucesos: Ayotzinapa y la corrupción, que esté la posibilidad de ser castigado ha levantado un gran revuelo en el país", aseguró el politólogo mexicano Joselo Rangel a France 24.

Pero Peña Nieto no es el único. La denuncia apunta también al expresidente Felipe Calderón (PAN, 2006-2012) por corrupción en la compra de la planta Etileno XXI por parte de Pemex y a Carlos Salinas de Gortari (PRI, 1988-1994), quien habría presionado para lograr contratos para su hijo.

Salpicados exministros, periodistas y gobernadores

En la escala de poder vienen los exministros de Finanzas, entre los que se encontraban José Antonio González Anaya, que en 2016 sucedió inicialmente a Lozoya en Pemex. González rechazó públicamente las acusaciones, calificándolas de un intento de venganza contra él porque en 2017 había denunciado irregularidades en Pemex bajo la dirección de Lozoya.

José Antonio Meade, otro exministro de Finanzas que fue candidato presidencial en 2018 por el Partido Revolucionario Institucional de Peña Nieto, también rechazó firmemente las acusaciones de Lozoya en Twitter, al igual que el tercero, Ernesto Cordero.

Dentro de las revelaciones también salió el nombre de Lourdes Mendoza, periodista a quien Lozoya acusó de pertenecer a una sección corrupta de la prensa que brindaba cobertura favorable al último gobierno a cambio de pagos, también denunció sus afirmaciones y dijo en Twitter que lo demandaría.

Miguel Barbosa, actual gobernador de Puebla por Morena, partido de López Obrador también fue señalado de recibir favores de Pemex cuando era senador del Partido de la Revolución Democrática (PRD).

Las investigaciones en México de la trama de corrupción de Odebrecht, que en otros países ha llevado a expresidentes a la cárcel, coincide con un tenso clima preelectoral por las elecciones intermedias del próximo año, lo que algunos dicen que podría favorecer a López Obrador.

"Si bien representa una inmejorable oportunidad, la crítica al mandatario se centra en el mal manejo de la pandemia y declaraciones desafortunadas acerca de temas trascendentales, es por ello que una parte de la opinión pública considera que el tema de Lozoya lo ayudará en dos puntos: a reafirmar su popularidad en aras de las elecciones intermedias de 2021 y a terminar con la oposición (ya que los funcionarios implicados son del PAN Y PRI, las fuerzas políticas rivales)", señaló Rangel.

Con EFE y Reuters

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.