California combate voraces incendios, abrumada por el Covid-19

Los residentes de Healdsburg, California, ven cómo las llamas avanzan en su ciudad, el 20 de agosto de 2020.
Los residentes de Healdsburg, California, ven cómo las llamas avanzan en su ciudad, el 20 de agosto de 2020. © Justin Sullivan / AFP

Miles de ciudadanos de California, EE. UU., acataron órdenes de evacuación de las autoridades, a medida que la ola de calor mantiene activos más de 370 incendios, avivados por las llamadas 'tormentas de fuego'. La crisis ambiental se suma a la pandemia y dificulta la situación como nunca antes en ese estado, acostumbrado a este tipo de emergencias.

Anuncios

Se cumple una semana desde el inicio de los incendios en medio de una fuerte ola de calor que se cierne sobre el suroeste de Estados Unidos.

Hasta este jueves los peores fuegos quemaron más de 200.000 hectáreas, un área que dobla al espacio terrestre de la ciudad de Nueva York. A su paso el fuego no solo deja decenas de hogares y edificaciones destruidas, sino que se ha cobrado la vida de al menos cinco personas, según el conteo de las autoridades.

Entre las víctimas mortales se encuentra un trabajador de servicios públicos, fallecido mientras ayudaba a eliminar los peligros eléctricos para los socorristas; también perdió la vida el piloto de un helicóptero de extinción de incendios, mientras cumplía una misión de lanzamiento de agua en el condado de Fresno.

Al fenómeno se sumaron las llamadas 'tormentas de fuego', que se dan en condiciones de tormenta con precipitaciones que en su mayoría se evaporan antes de llegar al suelo y los rayos que llegan a tierra caen sin humedad y causan más incendios, lo que ocurre especialmente en zonas como la bahía de San Francisco, donde la ola de calor ya dejaba maleza y hierva seca.

Las autoridades creen que hasta unos 11.000 rayos cayeron especialmente en el norte y centro californianos, causando más de 370 conflagraciones y 20 grandes incendios.

Dave Broome, de un grupo de amigos que se hace llamar "Rescue One", rocía agua a una estructura durante un incendio a las afueras de Santa Cruz, California, Estados Unidos, 20 de agosto de 2020.
Dave Broome, de un grupo de amigos que se hace llamar "Rescue One", rocía agua a una estructura durante un incendio a las afueras de Santa Cruz, California, Estados Unidos, 20 de agosto de 2020. © REUTERS / Stephen Lam

El episodio hace parte de la racha más intensa de estas tormentas en el estado durante la última década. La contingencia ya llevó al límite los recursos para incendios, e incluso están llegando refuerzos para los trabajadores de emergencia desde otros estados.

El humo aumenta la indefensión ante el coronavirus

Columnas de humo y cenizas afectaron la calidad del aire alrededor de los focos de incendio. Esto aumenta el riesgo de afecciones respiratorias y potencia la indefensión ante la pandemia, una mala noticia cuando el estado se aproxima a los 12.000 fallecimientos por el virus.

La Asociación Estadounidense del Pulmón advirtió que el nuevo coronavirus empeoró los peligros para la salud y que con las partículas en el aire y el calor extremo, las defensas del cuerpo bajan.

Además inhalar humo y ceniza puede agravar los pulmones debilitados de las personas con Covid-19, según el Dr. Afif El-Hassan, portavoz médico de la asociación pulmonar.

Santa Cruz, en especial peligro

Una de las mayores amenazas está en las montañas de Santa Cruz, al sur de San Francisco, en esa zona unos 22.000 residentes huyeron del fuego y al menos 20 estructuras quedaron reducidas a cenizas.

También hay afectación en el parque estatal Big Basin Redwoods, el parque estatal más antiguo de California, donde hay secuoyas de hasta 2.000 años. También hay daños en edificios históricos. La comunidad cercana de Boulder Creek también fue evacuada.

Se sugirieron evacuaciones voluntarias del campus de la Universidad de California en Santa Cruz y en la región vinícola algunas bodegas tuvieron que cerrar en plena cosecha. Los desplazamientos obligados tocaron a Napa y Sonoma.

Con Reuters

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24