La Khan Academy, los cursos gratuitos en línea que se hicieron indispensables en la pandemia

Washington (AFP)

Anuncios

Sal Khan se dio cuenta de que la pandemia cambiaría la educación cuando en febrero descubrió que su sitio Khan Academy, de cursos en línea, estaba teniendo un repentino aumento de conexiones desde Corea del Sur.

"Recibimos una carta de un profesor que nos contó que estaban usando Khan Academy para mantener a los niños aprendiendo durante el cierre de las escuelas", dijo a la AFP desde San Francisco, al señalar que rápidamente se dio cuenta del papel vital que su sitio podría jugar durante la pandemia.

La idea surgió en 2004. Sal Khan, que entonces era administrador de un fondo de inversión, quería dar clases a su prima de 12 años que vivía al otro lado de Estados Unidos. Usó una aplicación de pizarra en línea, Yahoo Doodle.

Entonces Khan Academy construyó su propio sitio y lo abrió al público convirtiéndolo en la plataforma de enseñanza en línea más utilizada del planeta, disponible en 46 idiomas, con una base de usuarios de 100 millones de personas. La página web es gratuita gracias al apoyo financiero de la fundación Gates, de Google y otros.

Para apoyar a los padres confinados con sus hijos, Sal Khan adjuntó videos, artículos y herramientas en línea como horarios y seminarios web para papás y profesores.

"También tuvimos que probar la resistencia de nuestros servidores", agregó el fundador del sitio de 43 años. El número de alumnos pasó de 20 a 30 millones por mes, y cada usuario permaneció dos terceras partes más de su tiempo aprendiendo de lo que lo hacía antes.

- Sacar a los niños de las pantallas -

En la víspera del regreso a la escuela que en varios países será virtual, como en Estados Unidos, Sal Khan recomienda a los padres adaptarse a la enseñanza en línea para un largo plazo. Por ejemplo, aconseja dedicar un espacio de trabajo a los cursos en línea, para crear una separación mental entre el juego y la escuela.

Y para evitar la desconexión en el verano, los padres podrían dedicar 20 o 30 minutos diarios a disciplinas básicas, como matemáticas, y charlar por Zoom o por chat escrito con otros niños para que ellos hablen de sus lectura y otros asuntos.

"Tienes que hacerlo interactivo, tienes que sacar a los niños de la pantalla", dice Sal Khan, subrayando que el aprendizaje no se puede dar solo por Zoom.

La ventaja de la era actual es que puede dar un nuevo impulso para cerrar la brecha digital entra las familias ricas y pobres, dice. Sal Khan está desarrollando un proyecto de tutores gratuitos para los niños más desfavorecidos.

- Igualdad de oportunidades -

Contrario a otros grandes sitios como Coursera y EdX, que se pagan, la Khan Academy no tiene fines de lucro y ofrece cursos desde preescolar hasta la universidad.

Sal Khan, graduado en informática del MIT y con una maestría en administración en la Escuela de Negocios de Harvard, es un profesor talentoso, capaz de enseñar temas complejos de forma muy sencilla. Ha diseñado numerosos cursos, especialmente de matemáticas y ciencias. El sitio ofrece también cursos de historia, economía y derecho.

Varios estudios han encontrado que la plataforma está asociada a los mejores resultados, particularmente en matemáticas, y para la alfabetización de los niños de entornos más desfavorecidos. El sitio es socio de numerosos distritos escolares en Estados Unidos y lo fue en 2015 del examen de admisión para las universidades estadounidenses, el SAT.

"Yo fui un niño al que le gustaba aprender", responde Sal Khan, de origen indio y bangladesí, para explicar su vocación tardía.

Los miembros de su familia extensa empezaron a pedir su ayuda después de ver los buenos resultados con su prima Nadia. "Expliqué a mis primos, y de hecho a los primos de todos los demás, cómo había aprendido yo mismo".

Está orgulloso de que el sitio sea gratuito porque cree que el mercado no es adecuado para el campo de la educación. Su trabajo es "restablecer la igualdad de oportunidades", dice.

"Cuando un niño pequeño quiere aprender, no debes preguntar cuánto pueden pagar los padres o si pueden sacar la tarjeta de crédito. Deberíamos decir: Vamos a enseñarle".