Libia: Gobierno reconocido por la ONU y facción rival pactan un alto el fuego

Miembros del Ejército Nacional Libio dentro de una tienda de campaña al oeste de Sirte, Libia, el 19 de agosto de 2020.
Miembros del Ejército Nacional Libio dentro de una tienda de campaña al oeste de Sirte, Libia, el 19 de agosto de 2020. © Reuters/Esam Omran Al-Fetori

El Gobierno reconocido por la ONU con sede en Trípoli, dirigido por Fayez al Sarraj, y el líder del Parlamento rival en el este de Libia, Aguila Saleh, aliado de la facción del mariscal Khalifa Haftar, anunciaron este viernes un alto el fuego, tras 15 meses de intensos combates. La medida abre la posibilidad de la convocatoria a elecciones para salir de uno de los conflictos más sangrientos del mundo y que ha sacudido a este país desde 2011.

Anuncios

Congelados los enfrentamientos bélicos de las facciones rivales en Libia. Un alivio, al menos por ahora, para una nación que solo en los últimos 15 meses ha sido testigo de al menos 1.800 muertes, entre ellas las de 400 ciudadanos y el desplazamiento forzado de unos 15.000 más.

Los cerca de diez años de conflicto también han recortado la producción de crudo en este país rico en petróleo y han abierto espacios para los traficantes de migrantes y milicianos.

Fayez al-Sarraj, dirigente del Gobierno de Acuerdo Nacional, GNA, reconocido por gran parte de la comunidad internacional, dio instrucciones a todas las fuerzas militares para que cesen el fuego de inmediato y todas las operaciones de combate en todos los territorios libios, según informó en un comunicado.

Fayez al-Sarraj, primer ministro del Gobierno de Unidad Nacional de Libia, reconocido por la ONU, durante una intervención, en el complejo presidencial, el Ankara, Turquía, el  4 de junio de 2020.
Fayez al-Sarraj, primer ministro del Gobierno de Unidad Nacional de Libia, reconocido por la ONU, durante una intervención, en el complejo presidencial, el Ankara, Turquía, el 4 de junio de 2020. © AFP/Adem Altan

Del lado rival, aunque no hubo comentarios inmediatos del Ejército Nacional de Libia, encabezado por el comandante Khalifa Haftar, el jefe del Parlamento, que está alineado al mariscal, emitió un comunicado en el que pidió el fin de las hostilidades en todo el país.

Las dos facciones citaron la propagación del brote de Covid-19 como una razón importante para respaldar el alto el fuego.

El comandante Khalifa Haftar, en una imagen tomada de un video publicado por la División de Información de Guerra del autoproclamado Ejército Nacional Libio, el 28 de abril de 2020.
El comandante Khalifa Haftar, en una imagen tomada de un video publicado por la División de Información de Guerra del autoproclamado Ejército Nacional Libio, el 28 de abril de 2020. © Ejército Nacional Libio/Vía AFP

Libia está sumida en el caos desde el levantamiento apoyado por la OTAN en 2011, que derrocó a Moammar Gadhafi, quien luego fue asesinado. Desde entonces, el país se ha dividido entre administraciones rivales basadas en el este y el oeste, cada una respaldada por grupos armados y distintos gobiernos extranjeros.

El GNA es apoyado por la ONU, miembros de la Unión Europea y Turquía. Haftar, por su parte, está respaldado por los Emiratos Árabes Unidos, Egipto y Rusia.

Ambos bandos recrudecieron los enfrentamientos violentos desde 2019, cuando las fuerzas de Haftar lanzaron una ofensiva de 14 meses sobre Trípoli, antes de que el apoyo turco al Gobierno de al-Sarraj las obligara a retirarse el pasado junio.

Pero, en las últimas semanas, se ha desarrollado una batalla por Sirte, que es la puerta de entrada a las principales terminales de exportación de petróleo de Libia y que ha estado bajo el control de fuerzas leales al comandante Haftar desde enero. 

Ante este panorama, el nuevo pacto marca un gran avance de la presión internacional, tras una semana de intensas negociaciones con visitas al país de importantes representantes de gobiernos europeos, como el ministro alemán de Asuntos Exteriores, Heiko Maas, y de conversaciones entre los presidentes de Turquía, Recep Tayeb Erdogan, y de Rusia, Vladimir Putin.

Se abre posibilidad de convocar a elecciones en Libia

Esa opción está abierta ahora, según lo anunciado por las partes y los países que han mediado en este conflicto. Sin embargo, ninguno de los involucrados ha precisado por cuánto tiempo se extenderá el alto el fuego, pues esta es la tercera tregua anunciada en los últimos seis meses. Se produce en vísperas de la reunión de paz organizada por la ONU, la próxima semana en Suiza.

Archivo-Tropas leales al Gobierno de Fayez al-Sarraj, reconocido por la ONU, se preparan antes de dirigirse a Sirte, a las afueras de Misrata, Libia, el 6 de julio de 2020.
Archivo-Tropas leales al Gobierno de Fayez al-Sarraj, reconocido por la ONU, se preparan antes de dirigirse a Sirte, a las afueras de Misrata, Libia, el 6 de julio de 2020. © Reuters/ /Ayman Sahely

Los esfuerzos anteriores para lograr ceses del fuego duraderos se han estancado. Pero esta vez podría resultar diferente con acciones diplomáticas más estrictas, incluso por parte de Estados Unidos, con el objetivo de evitar la confrontación militar directa entre Egipto y Turquía, ambos aliados estadounidenses.

"Suena más como un anuncio que trató de marcar todas las casillas teóricas, con una clara influencia estadounidense (...) ¿Pero es completamente implementable? Eso será difícil", señaló Jalel Harchaoui, un experto en Libia del Instituto Holandés de Relaciones Internacionales.

Archivo-Tropas leales al Gobierno de Fayez al-Sarraj, reconocido por la ONU, se preparan antes de dirigirse a Sirte, a las afueras de Misrata, Libia, el 18 de julio de 2020.
Archivo-Tropas leales al Gobierno de Fayez al-Sarraj, reconocido por la ONU, se preparan antes de dirigirse a Sirte, a las afueras de Misrata, Libia, el 18 de julio de 2020. © Reuters/ /Ayman Sahely

La ONU ha estado coordinando esfuerzos internacionales para alcanzar acuerdos militares, políticos y económicos, después de la conferencia internacional que se llevó a cabo en enero en Berlín.

El jefe del Parlamento opositor, Saleh, alimentó la esperanza de que esta vez haya un acuerdo fructífero tras indicar que “un alto el fuego bloquea el camino para las intervenciones militares extranjeras y termina con la expulsión de mercenarios y la disolución de las milicias para lograr una soberanía nacional integral”.

Sarraj, líder del Gobierno reconocido, también pidió que se celebren elecciones parlamentarias y presidenciales, previsiblemente en marzo. Las partes que respaldan a cada una de las facciones también apoyan el llamado a las urnas. 

Con AP, Reuters y EFE

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24