El opositor ruso Alexéi Navalny ya está en Alemania para ser tratado por presunto envenenamiento

Imagen de la entrada de urgencias del hospital Charité, en Berlín, Alemania, donde fue ingresado el opositor ruso Alexéi Navalny el sábado 22 de agosto luego de su traslado desde Omsk, Rusia.
Imagen de la entrada de urgencias del hospital Charité, en Berlín, Alemania, donde fue ingresado el opositor ruso Alexéi Navalny el sábado 22 de agosto luego de su traslado desde Omsk, Rusia. © Christian Mang / Reuters

El avión medicalizado, que transportaba al líder opositor, llegó este sábado al aeropuerto de Tegel, en Berlín, desde Siberia. El líder, que está en coma inducido desde el jueves, fue trasladado al hospital Charité.

Anuncios

Una caravana compuesta por una ambulancia y un convoy de la Policía llevó al crítico del Kremlin desde el aeropuerto de Tegel hasta el hospital Charité, en Berlín. Alexéi Navalny sigue en coma inducido y fue trasladado desde la ciudad siberiana de Omsk, Rusia, en un avión medicalizado luego de tensiones con el personal del hospital donde estaba siendo atendido y con las autoridades de ese país. 

"El vuelo que transportaba a Alexéi Navalny ha llegado a Berlín... Él está en condición estable", dijo en un pronunciamiento la Fundación Cinema for Peace, que coordinó el avión ambulancia para Navalny.

El hospital Charité confirmó el ingreso:

"#CharitéBerlín confirmó que Alexei Anatolyevich #Nawalny ha recibido tratamiento médico. Actualmente se están realizando extensos diagnósticos médicos. Después de completar las investigaciones y después de consultar con la familia, los médicos tratantes hablarán con el público sobre la enfermedad y los pasos adicionales del tratamiento".

En Rusia, Alexandr Murajovski, director del hospital siberiano donde estaba siendo atendido el opositor, dijo en un principio que el traslado de Navalni era demasiado arriesgado y podía provocar "alteraciones hemodinámicas" durante el despegue y el aterrizaje de la aeronave. 

Navalny está en coma desde el pasado jueves. Ese día, el avión en el que viajaba desde Tomsk hacia Moscú tuvo que aterrizar de emergencia en Omsk por el colapso del opositor. Kira Yarmysh, su vocera, dijo que durante el viaje su jefe le pidió que le hablara para concentrarse en su voz y le pidió un pañuelo para secarse el sudor. Luego Yarmysh denunció que seguramente había sido envenenado con una sustancia diluida en el té que bebió esa mañana. 

"Él solo tomó un té negro en un café del aeropuerto. Asumimos que Alexéi fue envenenado con algo mezclado en su té. Fue lo único que bebió en la mañana", dijo la mujer el jueves. 

Los médicos rusos que le trataron primero hablaban de problemas de metabolismo. El círculo cercano al crítico del Kremlin pidió el traslado porque en su opinión el hospital siberiano estaba pobremente equipado. La oposición acusó a las autoridades rusas de intentar detener el traslado de Navalny. La esposa del opositor de 44 años dirigió una carta al presidente Vladimir Putin para que autorizara su salida del país. Navalny, su portavoz Kira y su esposa Yulia viajaron juntos en el vuelo hacia Berlín.

Archivo: El político de oposición ruso Alexéi Navalny participa en una manifestación para conmemorar el quinto aniversario del asesinato de Boris Nemtsov y para protestar contra las enmiendas propuestas a la constitución del país, en Moscú.
Archivo: El político de oposición ruso Alexéi Navalny participa en una manifestación para conmemorar el quinto aniversario del asesinato de Boris Nemtsov y para protestar contra las enmiendas propuestas a la constitución del país, en Moscú. © Reuters

La luz verde del hospital en Rusia

El traslado de Navalny a Europa fue autorizado el viernes después de que un grupo de sanitarios alemanes, que se desplazó a Omsk en un avión medicalizado, examinara al opositor y concluyera que estaba "en condiciones" de ser transportado.

"El estado del paciente es estable y, a la vista de la petición de la familia de autorizar su traslado, hemos decidido que no nos oponemos a su transferencia al centro hospitalario que indiquen sus familiares", dijo a la prensa local Anatoli Kalinichenko, subjefe del Hospital siberiano de Urgencias de Omsk.

00:54

Kalinichenko también afirmó en rueda de prensa que "no se detectaron venenos ni rastros de ellos en los análisis de sangre ni de orina" y agregó que "el diagnóstico 'intoxicación' se mantiene en alguna parte del subconsciente", según citó la agencia Interfax.

Sin embargo, Kira Yarmysh cuestionó esa información. "Un portavoz del hospital de Omsk dijo que Navalny no fue envenenado. Es decir, hace una hora nos contaron sobre un veneno mortal que es peligroso y ahora que no se han encontrado toxinas. ¿Qué les pasa?", dijo la portavoz del político. 

Para el bloque opositor lo que se buscaba, antes del cambio de opinión del equipo médico, era retrasar el traslado del político a una ubicación segura.

"No nos enseñan los informes"

Por su parte, la médica habitual de Navalny, Anastasía Vasílieva, denunció que no le han permitido ver los informes de su evolución. En Twitter escribió que “es ilegal mantener a Alexéi en un hospital que no cuenta con los tratamientos, condiciones y equipos necesarios. No nos enseñan los informes", denunció.

En la mañana de este viernes 21 de agosto el aliado de Navalny, Ivan Zhdanov, dijo que la policía encontró rastros de una sustancia venenosa peligrosa en el torrente sanguíneo del crítico del Kremlin, pero no dijo cuál. Los oficiales de policía no lo confirmaron.

Los opositores atribuyen el estado del político a un atentado, vinculado con su actividad política y responsabilizan al Kremlin.

Desde la ONU se pronunció la oficina de derechos humanos, asegurando que el caso es "muy preocupante" y que Alexéi Navalny debe recibir todo el tratamiento médico necesario.

La oposición rusa, blanco de persecuciones

Alexéi Navalny hizo campaña para enfrentar al presidente Vladimir Putin en los comicios del 2018 antes de ser inhabilitado. En el pasado fue detenido varias veces por las autoridades rusas y acosado por grupos pro-Kremlin.

En 2017, por ejemplo, fue atacado por varios hombres que le arrojaron una sustancia en la cara, dañando uno de sus ojos.

Archivo: El opositor ruso Alexéi Navalny antes de asistir a un centro de votación para las elecciones al Parlamento de Moscú. 9 de septiembre de 2019.
Archivo: El opositor ruso Alexéi Navalny antes de asistir a un centro de votación para las elecciones al Parlamento de Moscú. 9 de septiembre de 2019. Tatyana Makeyeva / Reuters

Y el año pasado fue trasladado de urgencia a un hospital desde la prisión, donde cumplía una sentencia administrativa. En esa ocasión también hubo sospecha de envenenamiento, pero los médicos dijeron que tuvo un ataque alérgico severo.

La Fundación Navalny para la Lucha contra la Corrupción ha estado exponiendo la corrupción entre los funcionarios gubernamentales, pero el mes pasado tuvo que cerrar sus puertas por una demanda de Yevgeny Prigozhin, un empresario con estrecha relación al Kremlin.

Con Reuters, EFE y AP

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24