El Salvador: interrogado en el Congreso el ministro de Defensa por "intento de golpe de Estado"

El ministro de la Defensa de El Salvador, contraalmirante René Merino Monroy, habla durante una sesión de la Asamblea Legislativa, en San Salvador, El Salvador, el 21 de agosto de 2020.
El ministro de la Defensa de El Salvador, contraalmirante René Merino Monroy, habla durante una sesión de la Asamblea Legislativa, en San Salvador, El Salvador, el 21 de agosto de 2020. © EFE/ Rodrigo Sura

El ministro de Defensa de El Salvador, el contraalmirante René Merino, rechazó este viernes que el Ejército desarrollara un operativo militar en el Congreso en febrero, cuando el presidente, Nayib Bukele, ingresó al lugar acompañado de soldados y policías fuertemente armados para presionar a los legisladores a aprobar un préstamo para su plan de seguridad. Este es el primer interrogatorio en el Legislativo contra un funcionario por la actuación que fue criticada por organismos internacionales, pero respaldada por los simpatizantes del mandatario.

Anuncios

¿Intento de golpe de Estado en El Salvador? Eso es lo que intenta demostrar la Asamblea Legislativa. Este viernes, el Congreso instaló una sesión para interrogar al ministro de Defensa, René Merino, sobre la disposición del presidente Nayib Bukele por presuntamente tomar a la fuerza el poder Legislativo con el respaldo de las fuerzas armadas.

"Las cosas no sucedieron como ustedes han planteado", aseguró Merino durante su interrogatorio, en el que insistió en que el Ejército no realizó ninguna operación militar y que no tiene una posición política favorable a Bukele.

En cambio, responsabilizó al Estado Mayor Presidencial, encargado de la seguridad del jefe de Estado. Merino repitió la misma versión del mandatario al asegurar que la presencia de los militares se debió a la necesidad de su protección.

Además, destacó que el diputado oficialista Guillermo Gallegos, de la Gran Alianza por la Unidad Nacional, autorizó la entrada del despliegue militar al recinto parlamentario.

Para el ministro, Gallegos estaba en calidad de presidente interino de la Asamblea Legislativa, pese a que no había ninguna convocatoria oficial de sesión plenaria ni de alguna comisión a su cargo.

¿Cómo fue la acción del presidente Bukele en el Congreso?

Los hechos se remontan al pasado 9 de febrero cuando el mandatario Nayib Bukele convocó a cientos de sus seguidores a la entrada de la sede parlamentaria y posteriormente ingresó al recinto junto a decenas de soldados y policías con fusiles de asalto para exigirle a los legisladores que aprobaran un préstamo solicitado a Estados Unidos, por 109 millones de dólares para su plan de seguridad contra las pandillas, que incluía la compra de armas y equipos para las fuerzas militares y la Policía.

01:54

El mandatario dio una semana de plazo a los congresistas para que lo aprobaran o de lo contrario disolvería el parlamento. La Asamblea Legislativa calificó estas acciones como un "intento de golpe de Estado".

El accionar del mandatario fue visto de manera positiva por parte de los simpatizantes del popular mandatario que se refirieron a sus acciones como una movida necesaria para que los diputados trabajen por el pueblo.

"Los diputados de la Asamblea no quieren aprobar dinero que no es ni de ellos para garantizar la seguridad del pueblo salvadoreño. Ahora sabemos que los diputados, que no quieren aprobar el dinero para la seguridad de los salvadoreños, negociaron con las pandillas y les dieron dinero para que compraran armas", afirmó Bukele.

La oposición, mayoría en el Congreso, señaló que no avalaba el crédito debido a la falta de claridad sobre el destino de esos recursos y la Corte Suprema le ordenó al gobernante que se abstuviera de "hacer uso de la Fuerza Armada en actividades contrarias a los fines constitucionalmente establecidos" y no poner en riesgo a un Gobierno democrático.

Pero, la entrada de militares al Congreso salvadoreño fue un hecho sin precedentes desde el fin de la Guerra Civil en 1992. Un pulso entre el poder Ejecutivo y el Legislativo que prendió las alarmas de instituciones dentro y fuera del país.

Amnistía Internacional denunció en ese momento el "ostentoso" despliegue militar  y la Unión Europea, así como las embajadas de Reino Unido, Estados Unidos y Canadá, indicaron que se trató de un hecho preocupante.

Con EFE y medios locales

 

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24