Inicia el juicio para condenar al autor de la masacre en las mezquitas de Christchurch

Brenton Tarrant, responsable del ataque a dos mezquitas en marzo de 2019 en el que 51 personas fueron asesinadas, en el Tribunal Supremo de Christchurch, Nueva Zelanda, el 24 de agosto de 2020.
Brenton Tarrant, responsable del ataque a dos mezquitas en marzo de 2019 en el que 51 personas fueron asesinadas, en el Tribunal Supremo de Christchurch, Nueva Zelanda, el 24 de agosto de 2020. © John Kirk-Anderson/Pool vía Reuters.

Brenton Tarrant podría ser la primera persona condenada a cadena perpetua en la historia de Nueva Zelanda. El atacante de origen australiano observó impávido la declaración del fiscal y los testimonios de algunos sobrevivientes y familiares de las 51 personas asesinadas en las mezquitas de la ciudad neozelandesa el 15 de marzo de 2019.

Anuncios

Brenton Tarrant enfrentó con rostro inexpresivo el primero de cuatro días de juicio por los ataques que protagonizó en dos mezquitas de Christchurch el 15 de marzo de 2019. Ese día, pasada la una de la tarde, el australiano de 29 años entró a la mezquita de Al Noor y disparó indiscriminadamente contra los fieles, luego se subió a su auto y manejó 6,5 km hasta la mezquita de Linwood para realizar otro ataque mientras describía, en vivo en una transmisión de Facebook, lo que acababa de ocurrir. "El acusado hablaba y reía sobre varios aspectos de lo que había sucedido en forma de comentario", relató este lunes 24 de agosto el fiscal de la Corona, Barnaby Hawes.

En el Tribunal Superior de Christchurch, el juez Cameron Mander dijo que ha recibido más de 200 declaraciones entre sobrevivientes y familiares de las 51 personas que fueron asesinadas aquel viernes, además de otros documentos de diversas organizaciones. Tarrant ya se había declarado culpable de los 51 homicidios, 40 tentativas de homicidio y un cargo por cometer un acto terrorista. El joven supremacista blanco podría ser la primera persona condenada a cadena perpetua a Nueva Zelanda.

Brenton Tarrant quería “disparar a más personas”: Fiscalía

Los detalles que ofreció el fiscal de la Corona dan cuenta de un acto planeado meticulosamente. El australiano había llegado a Nueva Zelanda en 2017 y de inmediato empezó a comprar armamento y cerca de 7.000 municiones. Además, vigiló previamente las mezquitas, las monitoreó con drones y tomó “notas detalladas” sobre sus movimientos. Todo esto para "asegurarse de que estuviera presente la mayor cantidad de feligreses como parte de este plan que incluía incendiar los dos templos y atacar un tercero", afirmó el fiscal Hawes. De ahí que el fiscal asegura que Tarrant quería “disparar a más personas” y "causar el mayor daño posible".

La mayoría de las víctimas estaban en la mezquita de Al Noor. Tarrant fue detenido luego de asesinar a siete personas en la segunda y antes de llegar a una tercera mezquita. El plan incluyó mensajes a su familia y la redacción de un manifiesto, que subió a internet justo antes de iniciar los ataques. “Él quería infundar miedo en aquellos que describió como invasores, incluyendo la población musulmana o de manera más general, a todos los inmigrantes no europeos”, afirmó el fiscal. 

El fiscal de la Corona Barnaby Hawes lee un sumario de los hechos del 15 de marzo de 2019, día de la masacre de Christchurch, en el primer día de juicio contra el atacante Brenton Tarrant en el Tribunal Superior de Christchurch, Nueva Zelanda, el 24 de agosto de 2020.
El fiscal de la Corona Barnaby Hawes lee un sumario de los hechos del 15 de marzo de 2019, día de la masacre de Christchurch, en el primer día de juicio contra el atacante Brenton Tarrant en el Tribunal Superior de Christchurch, Nueva Zelanda, el 24 de agosto de 2020. © John Kirk-Anderson/Pool vía Reuters.

Según el investigador, Tarrant disparó “dos tiros precisamente dirigidos” hacia Mucaad Ibrahim, un niño de tres años que estaba aferrado a la pierna de su padre en el momento del ataque. Ibrahim fue la víctima más joven del atentado.

Este lunes, en el Tribunal de Christchurch las víctimas hablaron de su dolor.

“La única opción que tengo es perdonarte”: Janna Ezzat, madre de una víctima

La audiencia se realizó con medidas de distanciamiento social mientras el acusado, vestido con un uniforme de prisión gris, observaba las intervenciones desde un cubículo de vidrio, flanqueado por cuatro guardias. La televisión local registró también las estrictas precauciones fuera del recinto, donde además de oficiales, había perros de seguridad y francotiradores en las azoteas. 

Algunos de los sobrevivientes y familiares de las víctimas ofrecieron su testimonio este lunes en el Tribunal. Maysoon Salama dijo que se ha preguntado muchas veces cuáles serían los pensamientos de su hijo en sus últimos momentos, en los que estuvo “armado únicamente con su coraje”. La madre de Ata Elayyan, arquero de la selección neozelandesa de futsal que falleció en el ataque, se dirigió a Tarrant. “No puedo perdonarlo… usted se dio a sí mismo la autoridad para tomar las almas de 51 personas. Nuestro único crimen, a sus ojos, es que somos musulmanes”, afirmó. 

Amna Ali, viuda de Syed Jahandad Ali, quien fue asesinado en la masacre de Christchurch, ofrece un testimonio pregrabado del impacto que sufrió como víctima en el Tribunal Superior de Christchurch, Nueva Zelanda, el 24 de agosto de 2020.
Amna Ali, viuda de Syed Jahandad Ali, quien fue asesinado en la masacre de Christchurch, ofrece un testimonio pregrabado del impacto que sufrió como víctima en el Tribunal Superior de Christchurch, Nueva Zelanda, el 24 de agosto de 2020. © John Kirk-Anderson/Pool vía Reuters.

De otro lado, la calígrafa iraquí Janna Ezzat, madre del fallecido Hussein Al Umari, le dijo al acusado: "te perdono, la única opción que tengo es perdonarte". Algunos testigos también leyeron mensajes del Corán y reiteraron que el ataque motivó la unión de los neozelandeses y de la comunidad internacional frente al odio.

"Estuviste equivocado y fuiste engañado ... Tu odio es innecesario. Has conseguido que la comunidad mundial se una más por tus acciones diabólicas", dijo el imán Gamal Fouda, quien estaba dirigiendo el rezo en la mezquita de Al Noor cuando se produjo el ataque.

El juez Mander dijo que no emitirá la sentencia contra Tarrant antes del jueves 27 de agosto, para que los sobrevivientes y familiares de las víctimas se puedan dirigir a la corte. También se sabe que el acusado tendrá la oportunidad de hablar, pero según el juez, él tiene los poderes para impedir que el Tribunal sea usado como una plataforma para la ideología extremista.

 

Con EFE y Reuters

 

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24