La pandemia tiene en jaque a los colegios privados en México

Los colegios privados en México enfrentan una gran deserción de alumnos porque muchos padres de familia que han perdido sus empleos no tienen cómo pagar las matrículas.
Los colegios privados en México enfrentan una gran deserción de alumnos porque muchos padres de familia que han perdido sus empleos no tienen cómo pagar las matrículas. © France 24

La Asociación Nacional de Escuelas Particulares estima que 15.000 planteles están en riesgo de cerrar por la deserción de estudiantes a causa de las dificultades económicas que enfrentan los padres de familia. Por su parte, las autoridades mexicanas aseguran que existe capacidad suficiente en las escuelas públicas para dar cabida a todos los estudiantes que busquen una plaza.

Anuncios

Desde hace 21 años, Erika Terán tiene el jardín de niños y estancia infantil ‘Un mundo del nuevo milenio’. Lo que ha construido está a punto de venirse abajo, pues los papás de 80% de los niños no pueden pagar las cuotas y se han ido.    

La crisis derivada de la pandemia de Covid-19 ha impactado directamente al sector educativo en México pues hay padres que han tenido que sacar a sus hijos de escuelas privadas y cambiarlos a públicas.  

“Esta situación de la pandemia vino a afectarnos, se podría decir a un 100%. Estamos tomando la decisión de probablemente cerrar para el próximo mes por la falta de niños. Salieron 10 niños de preprimaria y este ciclo escolar nada más tengo dos inscritos hasta el momento”, lamenta Erika. 

En entrevista, la directora comenta que incluso “hay muchos niños que ya nunca regresaron ni por sus cosas personales”. 

Amanda Ayala es la madre de Natalia, de tres años de edad, y desde que tenía un par de meses la trajo al kínder-estancia de Erika. Pero ahora –dice– “ya no me alcanza para cubrir la escuela y tendría nada más que cubrir las necesidades básicas, el alimento, la leche que ella toma, es lo único que alcanza por ahora”. 

En México hay 40.000 escuelas privadas de todos los niveles; cerca de 15.000 de ellas, especialmente de primaria y secundaria, enfrentan dificultades, y cuando pase el periodo de inscripciones, se verá cuántas habrán tenido que cerrar.  

Alfredo Villar, presidente de la Asociación Nacional de Escuelas Particulares, reconoce que sí ha habido una gran deserción de alumnos porque los padres de familia no pueden pagar, luego de perder sus empleos o negocios.

La estudiante de secundaria Vanessa Villegas toma una clase frente a su televisor en la Ciudad de México, México, el 24 de agosto de 2020.
La estudiante de secundaria Vanessa Villegas toma una clase frente a su televisor en la Ciudad de México, México, el 24 de agosto de 2020. © AFP

Este lunes 24 de agosto comenzó en México el ciclo escolar para 30 millones de estudiantes, desde preescolar hasta bachillerato, y el Gobierno tomó la medida de hacerlo a través de televisión. 

Son ocho asignaturas para preescolar, 10 para primaria y 12 para  secundaria las que se transmitirán en distintos canales de televisión abierta y paga.  

Estas clases se repetirán en diferentes horarios a fin de que los padres elijan el que más se acomode.  

A este respecto, Alfredo Villar señala que para los colegios privados se complicó más la situación cuando se anunció que iban a iniciar las clases por radio y televisión. 

“Estamos hablando de cerca de 15.000 planteles particulares, especialmente de primaria y secundaria, que están en riesgo de cerrar”, asegura. 

Por ello, Villar señala que se están haciendo convenios “para ayudar a los padres de familia y que los padres de familia por supuesto ayuden a las escuelas, como sería no cobrar inscripción, ofreciendo descuentos, dando plazos para que hagan los pagos, etc.”. 

Riesgo de saturación en escuelas públicas 

Villar apunta que otro problema es que los estudiantes que se están saliendo, “que en términos generales van a ser alrededor de más de millón y medio que han estado desertando de las escuelas particulares, se están yendo a las escuelas oficiales porque tienen que estar registrados en alguna institución para que sus estudios tengan validez. Entonces, ¿dónde les van a dar cupo a todos estos estudiantes?, es lo que no se han dado cuenta”, alerta.  

Sin embargo, las autoridades aseguran que tienen capacidad para enfrentar esta realidad.  

Marcos Bucio, subsecretario de Educación Básica, sostuvo en conferencia de prensa que esa migración la ven de dos formas: "tenemos 200.000 escuelas en educación básica en el país y 1.200.000 maestros, de manera que estamos preparados para recibir esta migración”. 

Un problema con muchas aristas   

Además de los padres y madres que por dificultades económicas ya no pueden pagar colegiaturas, está también la otra cara de la moneda, la de quienes necesitan el servicio de escuelas particulares de tiempo completo o estancias infantiles para que cuiden de sus hijos mientras ellos trabajan. 

Es el caso de Mariana López Hernández, mamá de Perla. 

“Mi hija come, desayuna, aquí todos los días. De lunes a viernes. Y que lo cierren me afecta demasiado porque yo trabajo y no tengo el tiempo para poder estar con ella en las tardes. A lo mejor otras mamás pueden decir, ‘bueno, tengo a la abuela’, y se la llevan a la casa y la abuela cuida a sus nietos todo el día. Yo no tengo esa opción", lamenta en entrevista. 

Y además de dueños de escuelas, padres y alumnos, otros afectados con la crisis son los maestros, pues según la Asociación de Escuelas Particulares unos 200.000 trabajadores del sector educativo podrían quedarse sin empleo.  

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24