Los republicanos señalan futuro “oscuro” en la “tierra prometida” si Trump pierde las elecciones

La exembajadora de Estados Unidos ante la ONU, Nikki Haley, durante su discurso de respaldo a Donald Trump en la primera jornada de la Convención Nacional Republicana, en Washington D.C., EE. UU., el 24 de agosto de 2020.
La exembajadora de Estados Unidos ante la ONU, Nikki Haley, durante su discurso de respaldo a Donald Trump en la primera jornada de la Convención Nacional Republicana, en Washington D.C., EE. UU., el 24 de agosto de 2020. © Reuters/Kevin Lamarque

El Partido Republicano arrancó su Convención Nacional con sombrías advertencias sobre el futuro de Estados Unidos si el presidente Donald Trump no logra ganar un segundo mandato en los comicios del 3 de noviembre frente al demócrata Joe Biden. En su apertura, la convención catalogó a la bancada oficialista y al actual mandatario como protectores de la libertad, defendiendo el manejo de armas y el progreso económico, entre otros asuntos.

Anuncios

Un terrible escenario se le avecinaría a Estados Unidos si el presidente Donald Trump no es reelegido. Ese fue el trágico panorama que los republicanos intentaron mostrar en la primera noche de su Convención Nacional que se extiende hasta este jueves 27 de agosto.

Además de ser una cumbre virtual por primera vez en su historia, debido a la pandemia, el evento republicano marcó diferencias desde la primera jornada al no traer como de costumbre a figuras de renombre de la bancada como expresidentes, sino en cambio dar mayor protagonismo al círculo político cercano de Trump y a ciudadanos de a pie.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, reunido con un grupo de personas que estuvieron reunidas en el extranjero, durante un video para la Convención Nacional Republicana, en Washington, EE. UU., el 24 de agosto de 2020.
El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, reunido con un grupo de personas que estuvieron reunidas en el extranjero, durante un video para la Convención Nacional Republicana, en Washington, EE. UU., el 24 de agosto de 2020. © Reuters/Convención Nacional Republicana

En breves apariciones a través de videos pregrabados, el jefe de Estado se mostró reunido con ciudadanos que estuvieron retenidos en el extranjero, así como con médicos, enfermeros, aseadores y empleados del servicio postal, entre otros trabajadores cuyos oficios han sido clave durante la pandemia y quienes defendieron la gestión del presidente, pese a las cifras que hoy tienen a Estados Unidos como el país más afectado por el Covid-19.

"Como profesional de la salud, puedo decirles sin dudarlo que la rápida acción y el liderazgo de Donald Trump salvaron miles de vidas del Covid-19", dijo Amy Ford, una enfermera que fue enviada a Nueva York y Texas para combatir el coronavirus.

03:15

Y es que justamente la emergencia sanitaria y las afectaciones económicas que ha traído la pandemia son el principal talón de Aquiles para impulsar la reelección del mandatario, quien públicamente se ha mostrado renuente a las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud para mitigar la propagación del virus. La primera jornada del evento trató de salir al paso a las críticas con un discurso común centrado en la defensa de la “tierra prometida” que representaría un eventual nuevo gobierno del magnate.

Bajo ese enfoque, las apariciones en respaldo a Trump también exaltaron el derecho a portar armas, la defensa de la Policía, la libertad de expresión, la oportunidad de progreso para todos los estadounidenses, incluidas las minorías como los afroamericanos y los inmigrantes.

Al tiempo, los oficialistas tildaron a su oponente, Joe Biden, y a su Partido Demócrata como una bancada en la que ha calado la extrema izquierda. “Las mismas ideas socialistas que destruyeron lugares como Cuba y Venezuela no deben echar raíces en nuestras ciudades y en nuestras escuelas”, afirmó Kimberly Guilfoyle, exfiscal de California y actual pareja de Donald Trump Jr., cuya intervención trató de mostrar la inclusión de todos los estadounidenses en un Gobierno republicano al destacar que es hija de inmigrantes y definirse durante su discurso como una “estadounidense de primera generación”.

“Mi padre, también inmigrante, vino a esta nación en busca del sueño americano. Ahora, considero que es mi deber luchar para proteger ese sueño”, indicó Guilfoyle.

Dos de los tres oradores finales fueron personas de padres extranjeros o afrodescendientes: la ex embajadora de Estados Unidos ante las Naciones Unidas Nikki Haley y el senador de Carolina del Sur Tim Scott, el único republicano negro en el Senado, así como la exestrella de fútbol americano Herschel Walker, quien defendió al presidente de quienes lo tildan de racista.

11:25

“Me duele el alma escuchar los terribles nombres que la gente que llama Donald”, dijo Walker en declaraciones preparadas. "El peor es 'racista'. Lo tomo como un insulto personal que la gente piense que tendría una amistad de 37 años con un racista", agregó.

Nikki Hailey: “en el Partido Demócrata está de moda decir que Trump es racista”

La figura destacada de la noche fue la exembajadora de Estados Unidos ante la ONU Nikki Hailey, quien fortaleció la idea que quiere defender el Partido Republicano de que un segundo mandato de Trump incluiría a todos los habitantes del país. “En gran parte del Partido Demócrata ahora está de moda decir que Estados Unidos es racista. Eso es una mentira. Estados Unidos no es un país racista”, afirmó durante su discurso y después de recordar que es hija de padres hindúes y que haber ejercido su cargo diplomático ante la ONU durante la Administración Trump demuestra que hay espacio para todos en un eventual nuevo Gobierno del republicano.

09:11

La exdiplomática defendió las políticas de Trump en asuntos internacionales, pues para ella “los demócratas culpan primero a Estados Unidos”.

“Obama y Biden dejaron que Corea del Norte amenazara a Estados Unidos. El presidente Trump rechazó esa debilidad y aprobamos las sanciones más duras contra Corea del Norte en la historia. Obama y Biden dejaron que Irán se saliera con la suya y, literalmente, les enviaron un avión lleno de dinero en efectivo. El presidente Trump hizo lo correcto y rompió el acuerdo nuclear con Irán”, señaló en referencia a algunas de las iniciativas más polémicas del actual mandatario.

Y prosiguió en defender temas como las sanciones de Washington contra China en la llamada guerra comercial, cuyo enfrentamiento ha seguido ahondando tras el origen de la pandemia en Wuhan, China. “El ex vicepresidente tiene un historial de debilidad y fracaso. Joe Biden es bueno para Irán e ISIS, genial para la China comunista y es una bendición para todos los que quieren que Estados Unidos se disculpe, se abstenga y abandone nuestros valores”, aseguró.

Donald Trump Jr: “Biden quiere traer más inmigrantes a tomar los trabajos de los estadounidenses”

Pese a los intentos del partido por exaltar la inclusión y la oportunidad de todos los estadounidenses en un Gobierno de Trump, especialmente con la presencia de oradores que mostraron sus orígenes extranjeros, el discurso pareció tornarse contradictorio durante la intervención del hijo del mandatario, quien espetó que “Biden quiere traer más inmigrantes ilegales a tomar los trabajos de los ciudadanos estadounidenses”. Si los demócratas realmente quisieran ayudar a las minorías “limitarían la inmigración para proteger los trabajadores estadounidenses, apoyarían a la Policía que protege nuestros barrios”, dijo.

10:09

Pero más adelante matizó sus palabras al señalar que el Estados Unidos de Trump es una tierra de oportunidades, una tierra prometida, por lo que la educación de calidad debe ser para todos. “Es inaceptable que demasiados niños afroamericanos e hispanoamericanos estén atrapados en malas escuelas, solo por su código postal. Donald Trump no lo tolerará”, sostuvo.

El hijo del magnate también aseguró que con su padre en la Casa Blanca, el Partido Republicano es hogar de la libertad de expresión, donde cualquier persona independientemente de su origen puede expresar sus ideas y ganar.

“Joe Biden y la izquierda radical ahora vienen por nuestra libertad de expresión, quieren intimidarnos para que nos sometamos (…) la libertad de expresión solía ser un valor liberal, al menos antes de que llegara la izquierda radical”, expresó.

Los republicanos pasarán la semana tratando de convencer al pueblo estadounidense de que el presidente merece un segundo mandato, con apariciones del propio jefe de Estado en cada jornada. Los asistentes quieren que la convención reformule la historia de la presidencia de Trump y presente la elección como una decisión entre su visión del futuro de Estados Unidos y la presentada por Biden.

"Durante los próximos cuatro días, el presidente Trump y los republicanos hablarán sobre todo lo que hemos logrado en los últimos cuatro años y presentarán una visión aspiracional y progresista sobre lo que podemos lograr en los próximos cuatro", adelantó la presidenta del Partido Republicano, Ronna McDaniel.

Con AP y medios locales

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24