Laura avanza hacia Estados Unidos a punto de convertirse en un poderoso huracán

Las olas golpean durante el paso de la tormenta tropical Laura en La Habana, Cuba, 24 de agosto de 2020.
Las olas golpean durante el paso de la tormenta tropical Laura en La Habana, Cuba, 24 de agosto de 2020. © REUTERS / Alexandre Meneghini

La tormenta tropical Laura pasó por Cuba, causando inundaciones costeras y dejando daños en estructuras debido a sus fuertes ráfagas de viento. El fenómeno llegó al Golfo de México, donde hoy se espera que se fortalezca hasta llegar a la categoría huracán para golpear con fuerza la costa sur de Estados Unidos.

Anuncios

Después de dejar al menos 10 muertos en Haití y República Dominicana, la tormenta tropical Laura causó daños estructurales en Cuba y ahora se dirige a la costa del Golfo de Estados Unidos.  

Las autoridades del país norteamericano advirtieron que Laura podría intensificarse y convertirse en uno de los huracanes más poderosos de la región. El fenómeno natural tocará tierra en Texas o Luisiana en las próximas 48 horas, con categoría dos o tres, en una escala de cinco de intensidad. 

El gobernador de Luisiana, John Edwards, anticipó que Laura podría ser tanto o más fuerte que el huracán Rita, que golpeó en 2005, y es a la fecha uno de los huracanes más feroces que ha sacudido el Golfo, por esta razón se ha pedido a los residentes desde El San Luis Pass, Texas, hasta Ocean Springs, Mississippi, que se preparen. 

La tormenta traería consigo vientos mortales, lluvias y marejadas ciclónicas, a diferencia de su antecesora, Marcos, que se debilitó antes de lo esperado y tocó tierra este lunes, 24 de Agosto, en Luisiana. Para esta noche ya sería una depresión tropical, según reporta el Centro Nacional de Huracanes de Estados Unidos. 

 

Ya empezaron las evacuaciones 

En Port Arthur, Texas, una ciudad petrolera de 54.000 habitantes, ubicada a 137 kilómetros de Houston, se ordenó una evacuación obligatoria de los residentes con un plazo hasta las 6 a.m. del martes para salir.  

Otras ciudades también llamaron a sus ciudadanos a evacuaciones, pero de carácter voluntario, como en Harris, donde la juez del condado, Lina Hidalgo, instó a la ciudadanía a prepararse para lo peor.   

"No vamos a dejar piedra sin remover con nuestra preparación. Ahora es su turno", dijo en rueda de prensa. 

En Luisiana, el gobernador John Edwards imploró a la gente que aprovechara el debilitamiento de Marco y que usara ese tiempo extra para prepararse para la llegada del huracán Laura. 

Con Reuters y Efe.

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24